// exportacion-soja

Efecto Etchevehere: el gobierno liberó totalmente la obligación de liquidar las divisas de exportaciones agropecuarias.

Sociedad y Política

sojaLa medida regía desde el gobierno de Arturo Illia y era el principal instrumento que tenía el Estado Nacional para administrar la escasez de divisas. Arguyen que el objetivo es “mejorar la competitividad de las exportaciones”. La liberación de servicios no agropecuarios ya regía desde el 30 de diciembre de 2016, ahora se extiende al sector agroexportador.

Si bien las normativas que establecieron períodos máximos para ingresar las divisas se habían reglado en 2001, fue durante los años de los gobiernos kirchneristas que los plazos se fueron reduciendo hasta llevarlo a 15 días, con el objetivo de aumentar la oferta de dólares y tratar de evitar que la escasez dispare el tipo de cambio. Esta imposición siempre fue criticada por las empresas que entendían que era de difícil cumplimiento al momento de concretar una venta en el exterior.

Cuando Mauricio Macri asumió, el plazo para la liquidación de divisas en el sistema financiero estaba en 30 días, límite que había impuesto el kirchnerismo en mayo de 2012. Durante 2016, el Gobierno fue prorrogando gradualmente el plazo de los 30 días a los 5 años.

La decisión se tomó durante la última reunión de directorio del año, el Banco Central (BCRA) oficializando la eliminación de la obligación de liquidar las divisas a exportadores de servicios, obligación que ya había sido extendida en sus plazos para los exportadores de bienes (en 2016 se había elevado el plazo a 5 años, y este año a 10 años).
Sin embargo ayer, la entidad que conduce Federico Sturzenegger desreguló totalmente las exportaciones de agrupecuarias (como antes se había hecho con los servicios), al liberarlas de la obligación de liquidar las divisas que obtienen por sus ventas al exterior, sin límite de montos y para todos los rubros por igual, incluyendo la exportación de soja, la principal fuente de divisas del país. Los exportadores no estarán obligados, ni siquiera, a depositar las divisas en el sistema financiero local.
Respecto a la posibilidad de que con esta medida ingresen menos divisas de las exportaciones y que consecuentemente una menor cantidad de dólares en el mercado local provoque un aumento del tipo de cambio, funcionarios analizaron que “en la práctica cuando llevamos el plazo a 10 años, ya no existía esta obligación” y agregó que “la tensión que pueda haber sobre el precio de dólar se va a corregir cuando alguien venda. Si hay alguna restricción, entonces el precio no es libre”.

Resta saber de qué forma repercute esta disposición sobre los agroexportadores al momento de ingresar las divisas provenientes de las ventas de granos y derivados. Por caso, la semana pasada el campo liquidó 350,7 millones de dólares por sus ventas al exterior, con una baja del 30,7% en comparación con igual período de un año antes y un 2,4% con relación a la semana previa. De esta forma, el monto liquidado por los exportadores agrícolas desde comienzos de año asciende a 18.791 millones de dólares, lo que representa una baja del 10% período de 2016.

 

 

 

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top