CulturaCinalli, Baronio, Puñet y Morelli: Música del Alma

Editor06/01/2019
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si como pensaba Goethe, la arquitectura es “música congelada”, anoche en el Multiespacio 1927 cuatro versátiles y singulares  “arquitectos musicales” confirmaron su teoría e hicieron vibrar a su público de la mano de un  ecléctico recorrido musical.

Spinetta, Rada, Víctor Jara, George Duke, Billy Cobham fueron algunos de los autores que edificaron una experiencia que parecía olvidada: la escucha.

No debe hacerse nada. Más bien, sí. Detenerse. Detenerse y escuchar. No es poco en los tiempos que corren. Nada de Karaoke. ¡Basta Ya!

Quintino Cinalli, ha recorrido el país y el mundo tocando con grandes músicos. Cada vez que pisa suelo venadense; y pese a lo dificultoso que es para los músicos tocar un repertorio que no sea “a la carta”; reúne a sus amigos músicos y “se arma”, como suelen decir ellos.

Julián Baronio, líder de “Ojo Bizarro” excelente guitarrista, cantante y compositor, codiciado por todas y cada una de las formaciones musicales locales, le entregó al público como una ofrenda el bellísimo tema “revueltas” donde se pueden rastrear sus influencias, gustos y talentos, por supuesto.

Alejandro “Momi Morelli”, actualmente, bajista de La Sasasa, formó parte de  diferentes bandas de la ciudad sin distinción de géneros musicales, se convirtió en una pieza de valor en cualquier banda con horizontes estéticos refinados.

En los teclados y a cargo de la interpretación vocal, junto al “Flaquito Baronio”, el “Javi Puñet”. Bajista en sus inicios, también perteneció a diferentes bandas, desde su adolescencia, incansable estudioso y trabajador de los instrumentos que ejecuta. Las melodías en su voz toman vuelo propio, sin dudas, la pasión que sostiene su vida entera es la música. Experimentando y creciendo en el arte de tocar el piano desde hace unos años, ha logrado, apoyado en su gran talento, no defraudar a los que lo creemos uno de los grandes músicos que ha dado la ciudad.

La idea de contar, acotadamente, algo de cada uno de los integrantes de La Remember, se sostiene sobre la premisa de la valoración de la música y de los artistas. Contar con una  historia, es condición necesaria en cualquier rama del arte. De aquí el “No al karaoke”. El artista es alguien que camina con otros, que se esfuerza en soledad, que se enfrenta a sus limitaciones, las mira de frente, y es capaz de seguir adelante. Con convicciones éticas y estéticas, más allá del género que aborde.

Gracias, “Quintino Cinalli y La Remember” por una  noche maravillosa, donde la música, la palabra y las emociones se conjugaron e hicieron que la música sea verdaderamente “el arte de las musas”.

Colaboración: Silvina Buljubasich

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter