// dujovne-27042018-266026

Nicolás Dujovne: “Argentina va a estar en recesión por un tiempo”

Política

La economía argentina está en recesión y va a estar en recesión durante un tiempo”. Crudo, sin vueltas, el ministro de Hacienda reconoció públicamente los problemas que tiene el país y las dificultades que estarán vigentes durante los próximos meses en la Argentina.

Pese a este panorama complejo, el funcionario que negoció y firmó el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional resaltó la figura del presidente Mauricio Macri como “un piloto de tormentas que ha decidido avanzar con las medidas que hacían falta para acelerar el camino hacia un equilibrio fiscal”.

Con la misma franqueza, el funcionario reconoce que no está prevista una ayuda excepcional a los jubilados ni un programa de emergencia de reactivación. La esperanza –explica– es que el país salga fortalecido de este proceso, con una economía más sana que de una vez por todas comience a ganarle la batalla a la inflación.

En esta nota, la transcripción de la entrevista realizada por Luis Novaresio en radio La Red. 

—Primer día del sistema de flotación, con bandas, ¿lo consideran exitoso? ¿Cómo lo evalúan?

Fue un buen día para empezar. El sistema funcionó; se hizo una primera licitación de las letras de liquidez que emite el Banco Central para ir retirando pesos. Fue un día de estabilidad cambiarla. Queremos ir reforzando el concepto de que la base de una moneda sana y la estabilidad cambiaria vienen de la mano de la fortaleza del peso y no de una política de intervención.

Se trata de eso, cambiar las condiciones de cómo funciona el mercado monetario de manera tal de dar la señal de que la emisión de pesos va a estar totalmente controlada por un período largo, hasta junio del año que viene. La cantidad de dinero no va a crecer por ningún motivo. Hasta ahora lo que estaba claro era que no podía crecer porque no íbamos a financiar desde el Central al Tesoro; ahora no puede crecer por ningún otro motivo.

Si vencen Lebacs, y no se renuevan , hay que retirarlas de otra manera, y eso da una certidumbre a los que tienen pesos de que los pesos que hay circulando siempre son los mismos. Eso tiende a fortalecer la moneda después de meses de volatilidad.

—Sandleris en las últimas semanas dijo que “ni loco” compraría dólares, ¿comparte eso?

Es una opinión del presidente del Central, Sandleris. Comparto con Sandleris en que tenemos un tipo de cambio en niveles extremadamente competitivos. Hoy la Argentina tiene uno de los tipos de cambio ajustado por inflación más competitivos de los últimos 10/12 años. Por otro lado, junto con eso, estamos implementando una política monetaria muy dura, muy sana, que tiene que tender a fortalecer la moneda.

—El Presidente de la Nación definió como “momentos difíciles” los que vienen; se habla de una recesión, de un enfriamiento de la economía. A la par de esto, que es el plan para estabilizar la macro, en lo que es la micro, con la caída de las actividades (consumo, compras y demás), ¿tienen previsto algún tipo de proyecto para reactivar?

Hay algo que es inevitable: estamos atravesando una recesión. La Argentina este año tuvo un conjunto de eventos: la sequía, la volatilidad internacional que llevó a la salida de fondos de países emergentes que a nosotros nos pegó muy fuerte porque realmente no habíamos terminado de corregir los desbalances de nuestra economía… La crisis de los cuadernos: cuando Brasil enfrentó una situación similar, su economía se contrajo durante dos años seguidos a una tasa muy muy fuerte. No son eventos que podemos minimizar y tenemos que convivir con los efectos de los shocks que hemos atravesado.

La economía argentina está en recesión, va a estar en recesión por un tiempo. Lo importante es que tenemos un piloto de tormentas, el presidente, que realmente con mucha valentía ha decidido avanzar en las medidas que hacían falta para estabilizar la situación, que es acelerar el camino hacia el equilibrio fiscal, por eso la Argentina tiene hoy un proyecto de ley de presupuesto para el año que viene con equilibrio fiscal primario. Y ahora sumamos una política monetaria muy restrictiva, por muchos meses, de manera tal de estabilizar la moneda que venía muy golpeada en los últimos meses.

Nosotros sabemos que tenemos meses duros por delante, así como han sido meses duros los meses que hemos atravesado desde abril. Pero también sabemos que sin esas medidas hubieran sido mucho más duros; que hemos logrado evitar una crisis. Estamos atravesando una recesión que es dura y difícil, pero manteniendo las reglas de juego con las que entramos en este proceso.

Mientras tanto, ¿cómo protegemos a los más vulnerables? Bueno, por ejemplo con el bono que estamos dando para la AUH en septiembre y en diciembre. Por otro lado, la propia fórmula de ajuste de las jubilaciones y de la AUH, en la medida que la inflación va descendiendo genera un aumento real en el pago de estas prestaciones. Y luego el Ministerio de la Producción está trabajando con programas de tasas subsidiadas para las pymes, para colaborar a que se les haga menos duro este momento de restricción crediticia.

Son programas puntuales, pero sabemos que más allá de estas cuestiones puntuales que tienen que estar enfocadas en los más vulnerables, porque el presupuesto no es infinito, estamos atravesando una situación difícil que va a llevar todavía un tiempo.

—¿Va a recibir un bono-ayuda la clase pasiva, los jubilados?

Por ahora no está previsto, pero estamos evaluando siempre la situación y en caso de que fuera necesario lo evaluaremos. Pero por ahora no hemos tomado ninguna decisión en ese sentido.

—Hoy hay 5 millones de jubilados que cobra $8.500; ¿no es imperioso a los jubilados, a la clase media, a los que le han aumentado los impuestos, a los que no pueden pagar, buscar una solución? ¿no es un momento de extremada vulnerabilidad como para que los jubilados al menos tengan una ayuda?

Por un lado, los jubilados tiene el ajuste en las jubilaciones por inflación, con lo cual todo el aumento de precios que ha ocurrido este año ha sido cubierto por el ajuste en la fórmula, que afortunadamente hoy se mueve justamente con la inflación. El presupuesto no es infinito. Así como tenemos jubilados que cobran realmente una mínima muy baja, tenemos también desempleados, tenemos a los niños por debajo de 14 años donde más del 40% está por debajo de la línea de pobreza. Realmente no es que no seamos sensibles a la situación de cada uno de los grupos que están afectados, pero el presupuesto no es infinito; hay prioridades y tenemos que ir viendo, paso a paso, cómo las asignamos.
Si el Presupuesto fuera infinito, no solo a los jubilados de la mínima, habría muchos otros grupos que también serían pasibles de recibir también compensaciones adicionales. ¿Quién no querría lleva adelantes ese tipo de políticas con un presupuesto infinito?.

– No dudo de las buenas intenciones, pero se devaluó un 120% la moneda, ganan $8.500. ¿A usted le parece que la corrección de la ley al menos emparda o se acerca a la pérdida de poder adquisitivo?

Por otro lado lo que te debo decir es que la Argentina tiene una cobertura casi universal en los adultos mayores, cosa que no existe en otros países. Si uno mira la incidencia de la pobreza en los mayores de 70 años en la Argentina es de 4% y es del 48% en menores de 14 años.

Entonces, yo entiendo tu punto, pero vos tenés que tener en cuenta que en buena medida parte de los problemas que sufre la Argentina vienen dado por un déficit fiscal muy alto. Si uno se enfoca siempre en curar el síntoma y no curar la enfermedad, es como el perro que se muerde la cola. Ante todas las necesidades, que son infinitas, tenemos que ir cerrando el déficit de presupuesto porque es lo que nos va a asegurar que no volvamos a tener una depreciación de la moneda como la de este año.

– Con este ajuste, que el año que viene serán $500 mil millones menos que este año, y esta política de secar la plaza de pesos, ¿cuándo se puede ver una reactivación de la economía?

El ajuste en el déficit se hace una parte por menores gastos, una parte por recursos. Ustedes saben que hemos decidido utilizar un impuesto extraordinario a las exportaciones. Y yo no quiero hablar de fechas. Hoy tenemos que concentrarnos en pilotear esta tormenta, salir de ella y vamos a salir fortalecidos, con equilibrio fiscal y una moneda mucho más sana.

Lo que hemos hecho y en donde hemos tenido que acelerar el ritmo de convergencia es sembrar para el futuro aun cuando tengamos que pagar costos en el corto plazo.

– ¿Cuándo se van a conocer los detalles de este nuevo acuerdo con el Fondo y cuándo estarían firmando los papeles? Recién cuando todos los directores del Fondo hayan firmado podría llegar el dinero…

Es probable que el fondo realice una reunión de directorio en las próximas dos o tres semanas. Una vez que eso se realice, a los pocos días se liberan los desembolsos, también se da a conocer la carta de intención del memorando. El acuerdo es similar al que teníamos firmado anteriormente, solo con el cambio que en lugar de tener un déficit primario de 1.3 puntos del PBI del año próximo, es equilibrio primario más los cambios que hemos decidido llevar adelante en nuestra política monetaria.

De no haberse firmado el acuerdo, ¿corríamos riesgo de default?

No, corríamos riesgo de tener que hacer un ajuste fiscal más duro del que estamos haciendo. Lo que le estaba pasando a la Argentina es que escaseaban los fondos para financiar nuestro programa. Lo que hemos decidido es emitir menos deuda, acelerando el proceso de convergencia al equilibrio fiscal.

Por otro lado, pidiéndole al Fondo que dentro del programa vigente adelante parte de los desembolsos del año 2020 y 2021, a los años 2018 y 2019. Eso nos permite que el ajuste fiscal que hayamos tenido que hacer sea este que menciono. Argentina nunca hubiera entrado en default bajo esta gestión, lo que hubiéramos hecho es hacer un ajuste mucho más duro y la verdad es que lo hemos evitado gracias al apoyo del mundo, expresado en la la acción de los accionistas del FMI, que son los principales países del mundo que nos han apoyado para llegar a este acuerdo.

– ¿Cuáles son las estimaciones para la inflación de este año, teniendo en cuenta que en pocos días vamos a conocer el número de septiembre que, según los privados, estaría entre el 5 y el 7 por ciento?

Yo, por ahora, trabajo con las estimaciones que hemos enviado junto con el proyecto de ley de presupuesto que son de 42% interanual para este año.

– Le puede hablar al oyente y no a ese beneficiario de la ayuda necesaria más desesperada como la AUH, sino al comerciante, que no puede pagar los impuestos, que le aumentaron los servicios, que no le alcanza para fin de mes ¿qué puede esperar en esta etapa de recesión, que va a durar? ¿cómo zafa? ¿qué expectativa real tiene que con la misma receta tengamos otra solución?

Le diría que tenga paciencia, que sabemos que está pasando por un momento difícil, pero que recordemos también que en el año 2017 la economía argentina estaba creciendo al 3% anual, con una fuerte baja de la pobreza. Una economía en la cual, por primera vez desde el 2010 las exportaciones estaban creciendo, la inversión estaba creciendo, el desempleo caía. Eso se mantuvo hasta el primer trimestre de 2018 cuando empezamos a atravesar circunstancias excepcionales que nos obligaron a tomar medidas excepcionales y que por un tiempo vamos a pasar por un momento difícil, duro, pero que gracias a estas medidas también, que con la valentía del presidente estamos llevando adelante, estamos evitando tener una de esas crisis que está teniendo la Argentina cada 10 años. Y que una vez superada esta crisis, lograremos tener una economía mucho más sana y donde vamos a retomar el crecimiento que perdimos en el primer trimestre de este año, y vamos a lograr tener una economía que nuevamente vuelve a generar mucho empleo, bajar la pobreza, y ya de una manera también más perdurable puesto que hemos terminado de corregir los desbalances crónicos que tiene la economía argentina no de estos últimos años, sino de los últimos 60 años.

Infobae

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top