// 58a2e9d6c4947_645x362

Vialidad Nacional decidió hacer un nuevo alteo en la ruta Nº 7

Politica

El desborde de una laguna sita en el campo de una firma particular, llevó alarma y preocupación a poblaciones afectadas por La Picasa, principalmente San Gregorio y Christophersen-. Distintas voces aclararon el panorama, entre ellas, el propio gobernador Miguel Lifschitz. Fue una laguna propiedad de la multinacional “Adecoagro” –independiente de la zona en conflicto-, que excedió su capacidad operativa por un día, rompió una especie de “tapón” y provocó el desborde del sector conocido como “El Bonete”.

Desde entonces, se generaron todo tipo de rumores en el sur santafesino, que ahora son aclarados por diferentes autoridades y conocedores de la zona. Es que si bien la ruta nacional Nº 7 sigue cortada entre las localidades de Aarón Castellanos y Diego de Alvear, se están realizando tareas de prevención y operativos de contención para evitar cualquier posible situación de emergencia ante una eventual crecida.

Asimismo, producto de un estudio del Comité de Cuenca, se estableció una línea de escurrimiento de pendiente natural, que servirá para dejar de utilizar la estación de bombeo y que el drenaje suceda por pendiente natural. Se trata de un canal de 6.5 kilómetros de longitud que atraviesa varios campos y termina confluyendo en la Altenativa Norte, que redirige el agua hacia Buenos Aires.

Además, al ser “La Picasa” una laguna que toca a tres provincias, se está aguardando  una definición del Gobierno Nacional para que Buenos Aires permita recibir los líquidos que drenan Córdoba y Santa Fe. Y esto es porque la laguna funciona con un sistema de reservorios y con dos sistemas para la salida, las alternativas Norte y Sur, respectivamente.

La primera de ellas, regulada por Teodelina, que está bajo la custodia y mantenimiento de la provincia, que la opera y mantiene. Y la Sur, que está en Buenos Aires, actualmente manejada por una empresa privada concesionada por el Gobierno Nacional, se encarga de su funcionamiento.

No hay posibilidad de derrame

El titular del Nodo 5 Venado Tuerto, Diego Milardovich fue contundente al llevar tranquilidad a los vecinos de esa zona del departamento General López: “No hay posibilidad concreta que el derrame o rebalse perjudique un casco urbano. Quien está afectado es el de Aarón Castellanos al momento, pero esta totalmente controlado. En el lugar se preparó con anticipación una defensa y estaciones de bombeo que permiten evacuar el agua en caso de lluvia”.

Además, el funcionario señaló que según los informes elaborados por especialistas en la materia del gobierno santafesino, no se vislumbran cortes ni complicaciones de ningún tipo en los tramos de la ruta 14.

“El derrame de la laguna hace que el agua ingrese sin necesidad de bombearla al canal desde la Alternativa Norte y esté saliendo una cantidad importante mayor a la que podría sacar el bombeo. Sale por pendiente natural”, explicó. Y destacó: “Lo que nosotros demostramos desde Santa Fe que simplemente lo que hacemos es un cambio de sistema de bombeo a un canal de gravedad, pero la cantidad de agua que ingresa a Buenos Aires es la misma”.

Tras cartón, recordó que otra de las medidas que se tomaron fueron las de colocar bloques de hormigos sobre los laminadores que marcan la cota de rebalse de los reservorios seis y siete de La Picasa, lo que permite que el agua que ingrese a la laguna, lo haga de forma lenta. “Proponemos en este sentido que Buenos Aires autorice a conectar este canal de pendiente natural. Y también sugerimos que custodien y manejen una alcantarilla reguladora para que el agua que ingrese no sea mayor al acordado, de cinco metros cúbicos por segundo”, amplió.

 

Fuente: Pablo Rodríguez /Transmedia VT

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top