CiudadSocialesTecnología industrial venadense se sigue abriendo paso en el mundo

Juan Miserere08/07/2019
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Más inversión y desarrollo es la salida que vio la empresa venadense MaqTec ante la crisis, por eso trabajó en una nueva generación de cosechadora de aceitunas y acaba de concretar la primera venta a Australia. Ingeniería y producción con mano de obra local, del Parque Industrial de Venado Tuerto hacia el mundo.

El presidente de la empresa, Martín Bonadeo, acaba de regresar de Boundary Bend, unos 400 kilómetros al norte de Melbourne, donde viajó junto a dos integrantes de MaqTec para montar y poner en marcha esta máquina que se llama Optimus y es la evolución de la Colossus, de la que hay 120 unidades por los distintos continentes. “Tiene el doble de velocidad y mayor efectividad de cosecha, con seis cabezales en lugar de dos y todo el sistema de delivery completamente nuevo”, indicó el empresario.

Nuestro cliente de Australia nos encomendó una nueva tecnología y estuvimos trabajando el año pasado en base a una cosechadora de limones que había hecho la empresa. Lo completamos y logramos vender este producto, llevarlo allá y a partir de eso tenemos comprometidas ventas a California, lo cual es bastante inusual porque son máquinas de gran tamaño y muchísima tecnología”, amplió Bonadeo.

Estas máquinas son únicas en el mundo, pesan 30 toneladas, cada una lleva unos ocho meses de producción y tienen un valor de mercado de 700 mil dólares. “Tienen más valor agregado que una Ferrari”, grafica Bonadeo, quien aclaró que el tamaño (verdaderamente imponente) se debe a que tienen que mover un árbol de olivos que son de gran envergadura.

El origen

Durante la década del ’90 en nuestro país hubo un importante incentivo para la olivicultura intensiva, permitiendo pasar de pequeñas fincas a grandes extensiones. Si bien la mayor producción mundial de aceitunas se da en torno al Mediterráneo, la Argentina suele ser modelo para otros países que quieren incursionar en la actividad: “Desde Australia vinieron a observar la tecnología y ellos no quieren hacer la cosecha con vibradores de tronco como se hace normalmente y se continúa en España y Portugal, sino con vibradores del follaje, que es lo que hacemos nosotros”, narró el presidente de MaqTec.

Fue así que la empresa desarrolló la Colossus, que además de trabajar en nuestro país, Chile y Uruguay, tiene 45 unidades vendidas en Australia, veinte en la península Ibérica y tres en Sudáfrica.

Pero ahora llegó el tiempo de la Optimus, con la posibilidad concreta de vender dos más para Estados Unidos y otra en el país de los canguros, donde MaqTec pisa fuerte. “El problema que tenemos en el mercado local es la falta de crédito y financiación”, por eso la obligación de mirar hacia afuera.

El presente

Hoy la planta cuenta con unas 60 personas trabajando, de las cuales 12 son profesionales, con un equipo de ingenieros mecánicos, electrónicos y gente de la UTN que “nos nutren de la parte técnica, porque el desarrollo es completamente local”, resalta Bonadeo. Por caso, el jefe de ingenieros, Sebastián Hernández, es oriundo de Hughes.

Por supuesto que el contexto es complejo, porque “hay recesión y falta de inversión de bienes y capital, y si la gente no invierte en nuevas plantaciones de aceitunas, difícilmente podamos vender cosechadoras”, advierte. De todos modos, a fuerza de desarrollo e innovación, las gigantescas máquinas venadenses siguen trajinando los campos del mundo.

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter