CiudadProvinciaSe puso en marcha en la Justicia Federal de Santa Fe el sistema acusatorio y asumió nueva fiscal en Venado Tuerto

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El ministro de Justicia de la Nación, Mariano Cúneo Libarona, junto con la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, y el Consejo Asesor Interinstitucional de la Reforma Procesal Penal Federal, conformado por el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y del Consejo de la Magistratura, Horacio Rosatti; el procurador general, Eduardo Casal; la defensora general, Stella Maris Martínez; y el presidente de la Cámara Federal de Casación Penal, Mariano Borinsky, pusieron en marcha ayer en Rosario el nuevo Código Procesal Penal Federal en Santa Fe que dispone el cambio al sistema acusatorio. 

A la vez, a partir de ayer también asumieron oficialmente los nuevos funcionarios en toda la provincia. En Venado Tuerto, la fiscalía seguira encabezada por Javier Arzubi Calvo y fue nombrada como coadyuvante Daniela Noe Ghiorzi (ex directora provincial de los centros Territorial de Denuncia de Santa Fe)

Lo cierto es que el Sistema Acusatorio, cuya implementación fue dispuesta por la Ley 27.150 sancionada en 2015, pone la carga de la investigación en la cabeza del Ministerio Público Fiscal y brinda a los fiscales las herramientas necesarias para llevar a cabo investigaciones complejas contra la criminalidad organizada. La implementación del Código Procesal Penal Federal (CPPF) en la Justicia Federal y Nacional Penal depende del cronograma progresivo del Ministerio de Justicia, que prevé extenderlo a todo el país.

La agilidad y la rapidez son los mayores impactos con los que contará el nuevo sistema para administrar justicia. Sus resultados en materia de eficacia y garantía van dirigidos a disminuir cuantitativamente tanto las detenciones prolongadas como los procesos sin detenidos, caracterizándose por resoluciones prontas de los Tribunales que dan certeza a las partes.

El ministro Cuneo Libarona señaló: “Este Código supera al anterior en cuanto a oralidad, inmediación, celeridad, principio de oportunidad, alternativas de resolución de conflictos, juicios orales más rápidos, expedientes digitalizados, y tiempos más limitados. Sin dudas contribuirá a una mejor Argentina. Es un enorme desafío que hoy se lanza y vamos a seguir impulsando en todo el país”.

Por su parte, la ministra de Seguridad explicó: “En Rosario nosotros hemos planteado un comando unificado y tres estrategias: la presencia permanente con un control muy fuerte, la tarea de inteligencia criminal que nos permite conocer qué bandas están actuando para tener una clara de persecución penal y este nuevo sistema acusatorio que nos va a traer una investigación más rápida. Para las causas que están abiertas, con el antiguo código, va a haber un equipo de jueces que las va a tener que cerrar lo antes posible”.

De Fiscalías separadas a una sola Unidad

Dentro del sistema acusatorio, el mayor protagonismo lo tendrán los fiscales federales que tras implementarse la oralidad dejarán de trabajar en Fiscalías separadas y pasarán a ocupar una sola Unidad Fiscal. En el caso de la ciudad de Santa Fe, el fiscal coordinador será Gustavo Onel (que estaba a cargo de la Fiscalía Federal N°1 y de Rafaela), mientras que en Rosario quedó a cargo Javier Arzubi Calvo. También habrá sedes descentralizadas con asiento en otras ciudades del interior y las cuales estarán representadas por otros funcionarios judiciales: San Lorenzo, con Claudio Kishimoto; Rafaela con Gustavo Onel y Federico Grimm; Venado Tuerto estará encabezada por Arzubi Calvo y su coadyuvante Daniela Noe Ghiorzi; y San Nicolás, con Matías Di Lello.

No obstante, quedó afuera la Justicia federal de Reconquista que, si bien se encuentra en territorio de la provincia de Santa Fe, provisoriamente seguirá bajo el sistema mixto y con un funcionamiento por demás de llamativo. Es que, en la etapa de investigación, las causas se tramitan en el Juzgado y Fiscalía federal de esa ciudad y tienen su revisión ante un tribunal superior con sede en la Cámara Federal de Resistencia, en la provincia de Chaco. Pero cuando la causa es elevada a juicio, el hecho se juzga en el Tribunal Oral Federal de calle Primera Junta y San Jerónimo de la ciudad de Santa Fe.

Con la reforma, todas las Unidades fiscales de la provincia responderán al fiscal de distrito de Rosario, Fernando Arrigo, quien se desempeñaba en la actualidad como fiscal subrogante ante la Cámara de Apelaciones de Rosario y ante un tribunal oral de esa ciudad.

El rol de los representantes del Ministerio Público Fiscal será protagónico, ya que, de ahora en adelante, comandarán las investigaciones que antes se instruían en un determinado juzgado penal, tal como sucedió en el fuero provincial, a partir de la puesta en vigencia del Ministerio Público de la Acusación que este año cumplió diez años.

Con la puesta en vigencia del nuevo sistema se pretende agilizar las causas que encabecen los fiscales y que no transiten años, entre el juzgado y el tribunal, para lograr una sentencia, tal como ocurría. Un claro ejemplo es lo que sucedió en Santa Fe capital a partir de la ley de narcomenudeo que posibilitó a la Justicia provincial juzgar los casos de microtráfico de drogas y que en los últimos tres meses logró la condena de siete personas por comercializar estupefacientes, algo que en el federal llevaba años.

De igual manera, el mayor desafío estará puesto en cómo responderán las fuerzas que asistan a la Justicia federal para así lograr investigaciones exitosas, que no se filtren y que peguen donde tienen que dar: en el crimen organizado. «De lo contrario, seguiremos investigando policías corrompidos y no a quienes manejan el negocio», comentó al respecto una fuente de vasta trayectoria en el fuero federal.

Los jueces: entre lo nuevo y lo “viejo”

En cuanto a los cimientos del nuevo sistema, la estructura arrancará con un Colegio de Jueces que contará en toda la provincia con solo cinco jueces federales que encabezarán las distintas audiencias que programe la Oficina de Gestión Judicial cuya sede central estará en Cámara Federal de Apelaciones de Rosario y que tendrá subsedes en el resto de las ciudades.

Según los altos mandos de Justicia federal, el Colegio estará compuesto por los jueces que actualmente se desempeñan en la parte de instrucción: Reinaldo Rodríguez, de Santa Fe; Marcelo Bailaque y Carlos Vera Barros, de Rosario; Aurelio Cuello Murúa, de Venado Tuerto; y Carlos Villafuerte Ruzo, de San Nicolás (Buenos Aires) que si bien es de Buenos Aires integra la Cámara Federal rosarina.

Los cinco serán designados para audiencias de distintos casos judiciales que surgirán en las distintas localidades de la provincia por lo que será primordial la utilización de la videoconferencia para impartir justicia. De todas maneras, y tal como ocurría con el sistema anterior, los magistrados serán quienes autoricen, o no, allanamientos o escuchas telefónicas, como también planteos de incompetencias jurisdiccionales.

Por su parte, los jueces de sentencia, que actualmente se desempeñan en los tribunales orales, dos en Santa Fe y nueve en Rosario, continuarán con su rol de juicio en el nuevo sistema acusatorio. De igual manera, tienen la posibilidad de ofrecerse para integrar el Colegio de Jueces de Garantías de manera subrogante.

No obstante, cada juez convivirá con el viejo sistema ya que las causas que tramitaron hasta el final seguirán abiertas.

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif