Política y sociedad“Así como nosotros vamos a pagar el bono, el gobierno debe flexibilizar la carga fiscal”

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El presidente de la Cámara Regional de Industria y Comercio Exterior (Cricex), Alejandro Antonellini, advirtió que la obligatoriedad de afrontar el bono de 5 mil pesos para todos los trabajadores impuesto por el gobierno nacional, agravará la compleja realidad que atraviesan empresas y comercios. Planteó que este pago debería tomarse a cuenta de futuros aumentos y pidió que a cambio el Estado reduzca la presión fiscal que asume en la actualidad, principalmente como una medida que contribuya a sostener los puestos laborales.

El poder adquisitivo de la gente ha disminuido notablemente con las devaluaciones y la inflación, sumado al aumento de servicios esenciales. Por lo tanto es evidente que hay un deterioro del salario, pero la situación general de las industrias y los comercios, por lo menos en nuestra región, es bastante complicada, por lo tanto sumarle el pago de este bono hace que aumente la problemática de las pymes, las microempresas y los comercios. Evidentemente el gobierno algo tenía que hacer y optaron por esto”, se despachó Antonellini en declaraciones a Radio Jota 98.3.

Luego anticipó que en las próximas horas se difundirá un comunicado oficial de la entidad que preside y el Centro Comercial e Industrial para sentar postura sobre esta medida del gobierno nacional. En tal sentido, anticipó que “lo interesante es que este bono se tome a cuenta de futuros aumentos de las recomposiciones salariales”, más aún teniendo en cuenta que algunos gremios se encuentra en plena negociación paritaria. “Se debe flexibilizar el tema del pago, entendiendo las condiciones de cada empresa en particular”, añadió.

Luego Antonellini planteó la necesidad de que el gobierno también haga un esfuerzo, mostrándose más flexible “en las exigencias de pago de contribuciones y las cargas fiscales que hacen tener cada día más problemas a las empresas para cumplir con el pago de los sueldos”.

El empresario hizo hincapié en que “lo último que uno quiere es cesantear gente, y menos en el caso de las pymes de la región, porque son empresas de dimensiones que prácticamente son familias. Pero si el Estado aparte del bono sigue siendo inflexible y empieza a haber embargos de cuentas y demás medidas, la situación es complicada”, informó.

Por último, Antonellini dijo que si bien desconoce la situación particular de cada empresa, en general no resultará fácil para ninguna pyme “hacerle frente a una erogación que no estaba prevista y viendo el panorama de baja de ventas, aumento de servicios… es muy complejo. Para la gran mayoría de las pymes la situación se dificulta. Seguramente cada empresa acordará con su personal la forma de pago”, completó.

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter