CiudadPoliticaParis: “Me voy con la tranquilidad de haber logrado que el partido no rife la banca que dejo en el Concejo”

Juan Miserere25/11/2021
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Francisco Paris, médico veterinario de profesión, está cerrando en estos días un ciclo de ocho años como concejal de Venado Tuerto. Ingresó en 2013 por el partido Nuevo Horizonte acompañando a Liliana Rostom, pero en 2015, luego de la alianza trunca con el PRO, abandonó el bloque y se pasó al macrismo. En 2017 fue reelecto en su banca desde Cambiemos, y ahora trabajó fuertemente para consolidar al frente Primero Venado, que le permitió al oficialismo local ampliar su base de participación y conseguir un resultado histórico en una elección intermedia.

El miércoles se concretó la última sesión ordinaria con esta conformación legislativa y en pocos días habrá cambio de caras. En ese contexto Paris se permite un tiempo para mirar hacia atrás y analizar el camino recorrido, lleno de aprendizajes, como él mismo destaca. “Yo no soy la misma persona que entró acá, es cierto que transcurrieron ocho años de vida con transformaciones desde lo personal y familiar, pero esto es la escuela de todas las cosas”, sostiene parafraseando a Enrique Santos Discepolo.

Uno es un afortunado por haber pasado por acá, no es un lugar al que se llega fácilmente y pude hacerlo gracias a la posibilidad que me brindó en su momento Liliana Rostom. Uno llega sin tomar demasiada conciencia de las responsabilidades que tiene y lo que puede generar tu palabra cuando la utilizás en forma irresponsable, y lo aprendí por decir pavadas más de una vez que no pude concretar o desarrollar. Acá se aprende la tolerancia, entender que todo se consigue a través del diálogo y no pateando la mesa”, destacó.

-¿Tuvo cosas frustrantes el paso por el Concejo?

-La política todos los días es ‘sapo, sapo, sapo y una buena’ (se ríe). Las amarguras son constantes y no siempre se obtiene lo que uno quiere, pero siempre duelen más las cuestiones internas que entre adversarios. Cuando la mordida de mano viene desde adentro uno se amarga y el veneno te queda circulando. Las reyertas internas son lo que más me ha dolido y los egoísmos dentro de los espacios.

-Dentro del PRO pagaron caras esas internas.

-Ni hablar, hemos pagado costos carísimos. A veces incluso comiéndose internas sin tener nada que ver, por estar participando. La intolerancia es lo que más me frustra.

-Fue llamativo que en el PRO primero y en Cambiemos después tuvieran tantas diferencias que nunca pudieron resolver, que por momentos parecían más personales que políticas.

-Creo que se resolvió bastante en el último tiempo, con la candidatura de Vero Ruiz. En los diferentes sectores del PRO había gente con aspiraciones de presentarse, y planteamos que no cabía la posibilidad de ir a internas porque había que estar unidos. Se consiguió la madurez de no querer hacer ninguna heroica, porque no había espacio para eso, sino que se terminaba atentando contra el propio partido. Eso se entendió y me voy con la tranquilidad de que no se rifó la banca que dejo.

Ser parte del gobierno

-¿Fue uno de los principales impulsores de la integración del frente Primero Venado?

-Internamente trabajé mucho esa idea, hace tiempo que venimos trabajando con el oficialismo desde el Concejo y había charlas para llegar a este acuerdo. En 2019 no presentamos candidatura a intendente para darle una mano a Leonel Chiarella, aunque sí presentamos candidato a concejal y perdimos una banca. En estos dos años hubo un trabajo arduo y me siento responsable de este acuerdo, por esto estuve participando activamente en la campaña para que salga de la mejor manera posible. No podíamos darnos el lujo de que el PRO no aporte su potencial, y lo hice con convencimiento.

-¿Qué lo convence del gobierno municipal?

-Estoy convencido que este grupo de pibes, porque la mayoría son jóvenes, tiene enormes ganas de laburar. Se pueden equivocar, pero lo hacen por apurados y no por tener malas intenciones.

-¿Antes no veía eso en la Municipalidad?

-El gobierno anterior tenía un desgaste que pedía a gritos que se cambien muchas cosas. La renovación de la sangre fue fundamental, con gente que tiene ganas de trabajar e ideas nuevas, como lo que se ve en Cultura y el desarrollo de los espacios públicos, como se va a dar en toda la franja de 2 de Abril junto a las vías. Todo eso me dio muchas ganas de participar en esta campaña.

-¿La participación del PRO se va a hacer explícita en el gobierno municipal? Hasta el momento no hay gente del partido en el gabinete.

-Todavía hay cuestiones que tenemos que seguir charlando con la intendencia. Yo trabajé en lo legislativo y si puedo ser útil en algún lugar del Municipio donde pueda aportar desde lo técnico por la experiencia política de estos años y desde lo profesional, bienvenido sea. También tenemos otras personas en el equipo que pueden aportar para la ciudad, pero nunca encorseté al intendente con pedidos o reclamos.

-¿No negociaron cargos?

-No. Lo que hicimos fue hablar de trabajo conjunto y que tenemos gente para aportar, con la idea de potenciar la gestión y lo plasmamos funcionando como bloque en el Concejo.

El frente de frentes

-¿Cómo se vio a nivel provincial este armado que hizo el PRO en Venado Tuerto, compartiendo un frente con el socialismo, con el cual han tenido miradas antagónicas?

-Estamos más lejos por prejuicios que por cuestiones ideológicas. Extremos hay en todos los partidos, pero los acuerdos pasan por el medio. Transitamos una campaña donde no hubo ni una coma donde hayamos ofendido a un socialista, de hecho salí a timbrear con Nahuel (Pasquinelli). Esto lo está viendo la provincia y creo que si queremos trascender como posibilidad de gobierno en Santa Fe este frente de frentes es el camino, porque gobernar una provincia no es fácil y se ve con el PJ que lleva dos años sin poder acomodarse. El radicalismo y el socialismo tienen estructura para Santa Fe y el PRO la institucionalidad y las conexiones para consolidar un armado. ¿Cuántas diferencias hay entre el PRO y el PDP?, y es un partido que integra el Frente Progresista. Por eso creo que este modelo se puede exportar a la provincia.

El triunfo que no fue

-Liliana Rostom planteó recientemente que agradecía no haber ganado la intendencia en alianza con el PRO porque entendía que no iban a poder gobernar juntos. ¿Coincide que habría sido un problema ganar en 2015?

-Si ella quería gobernar únicamente con sus ideas, sin compatibilizar con los demás integrantes de una coalición de gobierno, iba a llevar al retiro de las demás fuerzas. Ninguna de las personas que estaban en ese frente se iba a poner en la actitud de no dejar gobernar, pero si no te dan cabida te retirás. Ella iba a ser la intendente y la responsable de llegar a un marco de acuerdos. Liliana tiene su carácter, la conozco desde hace mucho tiempo, es una mujer de muy buenas intenciones y corazón noble, pero muy efervescente.

-Conclusión: no hubiese durado mucho en un gobierno a su lado.

-Me habría costado… aunque quizás ella abría la participación. Cuando uno está ocupado trabajando en su puesto, las disputas pasan de lado. En ese momento hubiese tenido al gobierno nacional alineado para gestionar, no veo por qué le iba a ir mal. Creo que habló en caliente. Yo no soy afín con las ideas del PJ y eso fue motivo de mi distanciamiento.

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif