CiudadPoliticaRegiónLisandro Enrico: “En junio la diferencia será más amplia porque la sociedad venadense dio vuelta una página en la historia”

Juan Miserere03/05/2019
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Lisandro Enrico no sólo es el amplio ganador de la elección en el departamento General López, imponiéndose en (casi) todas las localidades para ir en busca de un tercer período como senador, sino que además es el gran constructor del triunfo en Venado Tuerto, donde Leonel Chiarella superó por amplio margen a José Luis Freyre y quedó muy bien posicionado para las generales del 16 de junio.

Para que el Frente Progresista haya dado el domingo último este paso fundamental, hubo un proceso previo que debe buscarse en los primeros años de esta década que se está yendo. Entonces había un radicalismo fragmentado, con serios riesgos de quedarse sin representación en el Concejo.

En 2013 se dio el primer paso con la unidad y Carlos Díaz Vélez renovando la banca para el partido. Desde ahí empezó una proyección hacia un futuro que parece estar próximo a llegar: “La idea empezó con la constitución del Foro de Participación Ciudadana, enhebrando la voluntad de muchos venadenses que quieren que Venado Tuerto sea una ciudad distinta. Luego en 2015 con la aparición de nuevas figuras jóvenes se fue acelerando, con un fuerte trabajo de equipo técnico semanal, haciendo un estudio pormenorizado de la Municipalidad en detalle, que terminó arrojando un documento importante que denominamos ‘Venado en planes’. Eso lo viene trabajando un equipo junto a Leonel (Chiarella) para entender el trabajo de la Municipalidad”, repasó Enrico.

Hoy el senador luce sereno y medido, piensa cada palabra antes de responder, tan satisfecho por el desempeño del Frente Progresista en la región, como expectante a lo que pueda ocurrir en la provincia en junio, donde presagia un mano a mano “entre este modelo provincial y el kirchnerismo”.

No siempre estuvo así tranquilo Enrico. En el monitor de la computadora de su oficina aparece algo despeinado, con la camisa un poco abierta y cuestionando a los cuatro vientos al Poder Judicial, en una recordada entrevista en el programa de TV “La Cocina” (Canal 8), que le valió una rivalidad que aún perdura con muchos jueces y fiscales.

-En 2015 hizo la apuesta de impulsar nuevas figuras como Leonel Chiarella y Juan Ignacio Pellegrini, a pesar que mucha gente pensaba que era un camino equivocado. El tiempo le dio la razón.

-Dudaban y era razonable porque se trataba de figuras nuevas que debutaron como candidatos a intendente y concejal. Pero lo importante no es ser conocido, sino que en la política como en todos los órdenes de la vida, lo fundamental es la actitud de superarse y aprender. Podés ser joven o nuevo -que no es lo mismo que ‘improvisados’ como dijo el intendente-, pero si tenés la actitud de hacer las cosas, se van logrando. Y este equipo la tiene.

Nosotros tomamos con mucha seriedad el oficio de la política, desde el mano a mano con la gente, la claridad de cumplir lo que se puede y no prometer lo que no se puede hacer, hasta preparar un equipo sabiendo el desafío que se viene.

-¿Por qué terminó siendo Chiarella el candidato a intendente?

-Porque era la persona más preparada para este desafío. Tiene una capacidad de trabajo difícil de igualar y está muy metido en los temas de la ciudad. Además representa a un conjunto de mujeres y hombres que pensamos más o menos del mismo modo, y se compromete de verdad con la política. Tiene muy buena esencia como ser humano y se ve cuando hace política.

-En la semana previa usted confiaba en el triunfo en Venado Tuerto. ¿Esperaba esta diferencia de 16 puntos?

-Veníamos percibiendo que había una voluntad de cambio muy grande y una recepción buena a la propuesta política del Frente. Fue todo un proceso de varios años que se completó en  los últimos días antes de la presentación de listas con la unidad del Frente. Entendimos que había que unificar a todo el Frente Progresista, el PDP que estaba en Cambiemos que vuelva para acá, el socialismo que esté todo junto, y salir a la cancha. Me sorprendió mucho la diferencia en la lista de concejales, y analizando números regionales el apoyo al Frente Progresista a nivel departamental se destaca en la provincia. Este fue uno de los tres departamentos donde Bonfatti le ganó al conjunto del justicialismo.

-¿A qué lo atribuye?

-Hay una gestión provincial muy presente y hacedora de obras, donde los que estamos en la región gestionamos y logramos. Hay una seriedad donde lo que se dice, se hace. A eso hay que sumar la unidad que se logró en el departamento con el candidato a senador, con la lista de diputados y en cada una de las localidades (sólo tuvimos interna en Rufino y Carmen).

-¿La cuenta pendiente es que el Frente Progresista funcione como tal en Venado Tuerto más allá de esta unidad electoral?

-Eso va a cambiar porque ahora el desafío es mayor. El Concejo va a cambiar, claramente, y el Frente funcionará en unidad porque la gestión municipal será del Frente. La integración política será más amplia, más sólida y tiene que verse en la gestión, lo mismo que se ve en la provincia.

-¿Considera que el resultado en la elección de intendente puede revertirse?

-Creo que no. La diferencia se va a ampliar, creo que el apoyo va a ser más decidido. La sociedad venadense dio vuelta una página en la historia de la ciudad.

La provincia, otra realidad

-¿Quedaron preocupados con el resultado provincial?

-No, porque hay que trabajar. Fue una elección primaria donde hubo mucha concentración de esfuerzos en internas. Santa Fe y Rosario, que son las principales tractoras de votos, estuvieron atravesadas por internas. Ahora que están definidos los candidatos, con Pablo Javkin oxigenando Rosario y Emilio Jatón en la capital, podemos lograr que se concentre el apoyo a Bonfatti en la provincia. Hay que traccionar de abajo hacia arriba.

-En las dos últimas elecciones, tanto Bonfatti como Lifschitz ganaron por un escaso margen, pero nunca tuvieron un panorama tan complicado como el que se presenta ahora.

-Yo confío en que la sociedad santafesina tiene ante si tres caminos: el de Cambiemos con Corral y lo que representa la gestión que no concretó la esperanza de cambio de millones de argentinos; el kirchnerismo con Perotti, Rossi y Cristina; o el modelo santafesino que cumple, hace obras y no tiene ninguna observación en materia de transparencia. Los santafesinos creemos que se van a pronunciar más por ese modelo que les asegura lo que tiene construido Santa Fe, con un gobierno que materializó promesas.

-¿Los votos de María Eugenia Bielsa son los que definirán la elección?

-No sólo los de Bielsa. Hay casi 200 mil personas que no votaron, más de 200 mil votos en blanco y algunos sectores que ya no tienen candidato a gobernador, de izquierda o filojusticialistas. Habrá movilidad en el voto de Corral y el de Bielsa, porque hoy el escenario es distinto.

Peso regional

En 2017 Lisandro Enrico ganó las elecciones en cada una de las localidades de General López, algo que repitió el domingo pasado con la única excepción de María Teresa, donde se impuso la local María Cristina Gómez. El actual senador afirma que este fenómeno se explica “por la presencia y el trabajo; y por tomar con seriedad el oficio de la política, porque si no sos serio en lo que decís y hacés…”.

-De todos modos, al ver los números, en casi todos los departamentos ganó el senador que está ahora. ¿Hay una ventaja para quienes ocupan el cargo por la disponibilidad de recursos?

-Es cierto que la mayoría logró prevalecer, menos en La Capital y San Jerónimo. De todos modos, yo esperaría a junio porque puede haber otros cambios en la conformación del Senado.

-En junio ya va a estar mucho más instalado el escenario nacional. ¿Puede influir en la elección de Santa Fe?

-Yo creo que Santa Fe se puede meter en lo nacional, es al revés. Porque el modelo de gestión santafesina es ponderado en todo el país, en la historia argentina han aparecido frentes políticos que no lograron sostenerse. El Frente Para la Victoria del 2007 tenía peronistas, sectores de izquierda, algunos radicales. O Cambiemos en 2015. Son casos que no lograron permanecer vigorosos. Nosotros tenemos diferencias importantes dentro del Frente Progresista, yo con Bonfatti las he tenido incluso públicamente, pero eso no puede ir por encima de un interés general. Incluso permitimos que esas diferencias convivan, se amplió la base de participación, en este departamento el Frente pasó de tener ocho localidades en 2007 a veintidós con Venado Tuerto.

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter