CiudadPoliticaIncertidumbre sobre la obra de la Autopista 33: Suspensión de los PPP y allanamientos a Eurnekian

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Dos malas noticias difundidas por los medios de comunicación nacionales en las últimas horas de ayer y las primeras de hoy alejan la concreción de la segunda etapa de la obra de la autopista de la 33. Es que por un lado el diario La Nación y Ámbito informaron que el gobierno confirmó oficialmente la suspensión del Sistema de Participación Pública Privado (PPP) en el 2019, y encima enmarcado en la causa de los cuaderno anoche allanaron la casa y oficina de Eduardo Eunekian (titular de la empresa Helport SA que se adjudicó la obra).

De esta forma se suma un nuevo capitulo de una obra largamente postergada y que en los últimos tiempos tuvo varios idas y vueltas. De hecho todo parecía que iba a avanzar cuando a pesar de versiones previas sobre la caída de los PPP, el último 12 de diciembre representantes de la firma Helport SA se reunieron con el intendente José Freyre a efectos de comunicarle sobre la pretensión de la empresa de instalar un obrador en la ciudad, como parte del inicio de trabajos de movimiento de suelo. Pero ahora estas dos nuevas informaciones vuelven a reforzar la incertidumbre sobre el comienzo de la obra o en todo caso de su continuidad en el tiempo. Es que la obra podría comenzar, a pesar de las malas noticias, pero lo problemático es su continuidad en el tiempo ante la falta de financiamiento.

Suspensión de los PPP

Así en nota de Ámbito de hoy sostienen que  los u$s21.000 millones de dólares de inversiones en obras entre 2019 y 2023 que el Gobierno pensaba impulsar a través del Sistema de Participación Pública Privado (PPP) quedaron oficialmente suspendidos. Al menos en su mayoría. Mauricio Macri decidió ayer no abrir los llamados a licitación previstos para los próximos meses debido al “incremento del riesgo país”. El primer mandatario comunicó la decisión luego de una reunión de urgencia convocada en la Quinta de Olivos a la que asistieron Nicolás Dujovne (Hacienda), Guillermo Dietrich (Transporte), Francisco Cabrera, titular del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) y Javier González Fraga, presidente del Banco Nación.

Las PPP eran, hoy por hoy, la única apuesta a la obra pública que el gobierno de Macri aspiraba a poner en marcha durante el año electoral, ya que no tenían un cuestionamiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), a pesar del programa de ajuste fiscal, y siempre que tuvieran 100% financiamiento privado.

La desgracia sobrevino con la aparición de la causa de los “cuadernos”; en combo con la crisis financiera. La mayoría de las empresas constructoras que iban a tomar parte del PPP quedaron involucradas en el escándalo de coimas en la obra pública del Gobierno anterior. Con ello, les amputaron la posibilidad de recibir financiamiento de los bancos del exterior; ya que estas no tienen permitido otorgar crédito a compañías que estén involucradas en causas penales.

Ese fue el primer golpe que recibió el programa. Trataron de rescatarlo mediante la creación de un Fedeicomiso. El mismo quedó aprobado en el Presupuesto del 2019. Se supone que los bancos deberían prestar el dinero a ese fondo y este a su vez le otorgaría créditos a las empresas.

Pero el problema también iba mucho más allá. De todas las obras planeadas, tan solo pudieron licitarse y otorgarse 6 corredores viales a través del Ministerio de Transporte. Se trata de 2800 km de autopistas y 4.000 km de rutas seguras. El plazo es de 30 a 60 meses. Las empresas constructoras que ya habían ganado tuvieron problemas a mediados de año para conseguir garantías, luego del estallido del dólar. Además, se presentaron dificultades para obtener créditos a tasas razonables. En Transporte están buscando la formas para darle más plazo a las empresas. Se supone que en 2019 deben presentar su plan financiero de largo plazo. Tan solo para cumplir con los tiempos legales, los consorcios han logrado un “financiamiento de corto”, en algunos casos con caja propia, para arrancar las obras. En la cartera de Dietrich indican que desde febrero del 2019 las empresas tienen que comenzar a presentar los certificados de avance de obra. Si no lo hacen, pueden ser multadas, y si se repiten las faltas, el Gobierno puede dar por terminado los contratos, cobrarse las garantías (de u$s100 millones) y quedarse con las obras en el nivel de avance en que estén. Pero la idea no es llegar a eso, como para salvar algo. Representan cerca el 30% de las inversiones previstas para el año próximo, que en el cronograma original era unos u$s2.789 millones. Los PPP contemplaban también licitaciones para la construcción de líneas de transmisión eléctrica; obras de agua, saneamiento y vivienda; complejos penitenciarios e inversiones en ferrocarriles. Una señal no alentadora la dieron el martes cuando se anunció mediante un sistema de licitación normal la obra de la represa Portezuelo del Viento, en Mendoza, que estaba prevista hacerla por PPP.

No hace mas de 10 días, el Gobierno anunciaba que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, iba a concentrar el manejo del programa, bajo el argumento de que había demoras en las licitaciones. Ahora directamente queda todo suspendido. Solo habrá obras con crédito de organismos.

Allanamientos a Eurnekian

Anoche trascendió que el juez federal Claudio Bonadio ordenó allanamientos en la casa particular de San Isidro, las oficias de Aeropuertos 2000 y las de Corporación América en Palermo, para buscar información pertinente como documentación que lo relacione con la causa que salió a la luz con los cuadernos del ex chofer de Roberto Baratta del Ministerio de Planificación de Julio De Vido.

Eduardo Eurnekian tenía previsto declarar hace algunos días, pero la audiencia se postergó.

En agosto de este año, su sobrino y titular de Corporación América se presentó ante la Justicia y confesó haberle pagado aBaratta para una campaña electoral. A través de un comunicado, Corporación América había publicado: “Hugo Eurnekian voluntariamente se presentó ante el juzgado que preside el Dr. Claudio Bonadio a los efectos de aclarar su situación frente a la mención de la dirección de su domicilio particular en “los cuadernos de Centeno”.

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter