CiudadPoliticaFalleció Marcos Ferrarotti, el juez que ordenó la quiebra del BID

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

En la mañana de hoy miércoles falleció en su propia casa en nuestra ciudad el ex juez en Primera Instancia de la Segunda Nominación de Venado Tuerto, Marcos Ferrarotti.

Ferrarotti, fue el magistrado que el 24 de abril de 1996 decretó la quiebra del ex Banco BID y que continuó con la causa hasta su jubilación.

Mediante una nota de condolencia difundida en redes sociales, desde el Colegio de Abogados III Circunscripción de la provincia de Santa Fe, informaron de la muerte del ex juez.

El juez que tuvo en sus manos el caso más complicado de la historia judicial de Venado

Ferrarotti, sin tanta trascendencia mediática, fue el juez que el 24 de abril de 1996 dictó la quiebra del ex Banco BID, un año y diez días después que la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias decretará la suspensión de la entidad que tenía su sede central en Venado.

Dicha quiebra es considerada como una de las más grandes de la historia Argentina, ya que del BID se fugaron 950 millones de dólares. Además 55 mil ahorristas fueron los damnificados. Se perdieron 2300 fuentes de trabajo en todo el país, la entidad tenía numerosas sucursales desparramadas en la extensa geografía Argentina. Carlos Menen, en aquel momento presidente de la Nación, había declarado sólo un año antes de su caída, que dicha entidad era un ejemplo y había alabado en diversos lugares la capacidad de su gerente el Sr. Roberto Cataldi.

Cinco meses antes de la caída, en diciembre del 94, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) presidido en aquel momento por Roque Fernández (luego Ministro de Economía de Carlos Menem) autorizó al BID la absorción de los bancos Aciso y De La Ribera. En tanto, un exultante Cataldi declaraba a los medios locales que el banco se convertía en unos de los primeros en el país en cuanto a cantidad de sucursales. El mismo BCRA le otorgó al BID la friolera de 171 millones de dólares (superando los límites que le otorga su Carta Orgánica), un 10% de lo que recibieron los otros bancos de todo el país. Y si algo faltaba para confirmar la trama de complicidades que envuelven este caso el hijo de Manuel Domper, uno de los directores del BCRA era el abogado del BID en Capital Federal. Pedro Pou, le habría recomendado a Cataldi en el medio de la crisis que le responda a los reclamos de los ahorristas: “alpiste perdiste por depositar en este banco”.

Lo cierto es, que la causa federal del ex BID la tuvo en sus manos el hoy reconocido juez Federal Claudio Bonadío, quién dispuso en un principio el procesamiento y en algunos casos detenciones de los banqueros, luego liberados, más tarde el expediente pasó a manos de Canicoba Corral y luego a Julián Ercolini. En el 2005 terminó preescribiendo.

Por su parte, la quiebra sigue ahora en manos del juez en Primera Instancia de la Segunda Nominación de Venado Tuerto, Gabriel Carlini, y ya se encuentra en su etapa final. Solo falta una última distribución de lo recaudado por la Sindicatura a los ahorristas damnificados.

 

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter