CiudadRegiónEnrico: “El resultado de Venado Tuerto es una pequeña muestra de lo que necesitamos hacer en la provincia”

Juan Miserere15/11/2021
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

En el escritorio de Lisandro Enrico no queda casi un centímetro libre entre papeles, libros y apuntes que dominan su histórica oficina de calle Alvear, pero igual le hace lugar a una idea que le viene rondando desde hace tiempo y que el resultado electoral de ayer le afianzó: la construcción de un frente político amplio en la provincia.

Aunque admite que “sería demasiado presuntuoso” pensar que la experiencia local del frente Primero Venado debería ser imitada, sabe que el importante triunfo de la lista encabezada por Juan Ignacio Pellegrini no hace más que reforzar esa idea. De todos modos, aunque no oculta su satisfacción por lo que expresaron las urnas, avisa como un mensaje interno que “el triunfalismo es mal consejero”, llamando a redoblar los esfuerzos en las gestiones locales.

-¿Qué mensaje dejaron estas elecciones?

-No sé si hay un mensaje. Sí se abrió en Santa Fe una luz de futuro donde es fundamental la unión. No debe ser un slogan sino un mandato político para muchos dirigentes y políticos en la necesidad de confluir, que los partidos políticos no sean barreras, sino espacios de expresión de lo que piensa cada uno. Si después de 40 años de democracia no podemos sentar en una misma mesa de decisiones a un partido de centroizquierda con uno liberal, para qué tenemos la democracia. Es lo que está pasando en Europa, en Chile y es lo que tiene que pasar en nuestra provincia.

-Replicar el modelo de Primero Venado…

-Es demasiado presuntuoso decirlo así, pero fue una experiencia positiva. Hay que pensar en un espacio nuevo en Santa Fe, acá venimos de una historia de gobiernos donde el Frente Progresista tuvo una impronta muy fuerte que nos marcó a todos, Cambiemos tiene un arraigo en la sociedad, están los emergentes municipales como Pablo Javkin y Emilio Jatón. Es un escenario donde será necesario trabajar con esta construcción que arranca en 2022.

-¿Y la ve factible?

-Esta elección demostró la necesidad de hacer eso. Y Venado Tuerto fue una uña de muestra de que es posible, pero viene un proceso de lograr que múltiples actores partidarios se reúnan en un mismo proyecto de gestión. Hay que sentarse a definir políticas de gestión pública, con diferencias y debates, pero con un objetivo común que debe ser más importante que los matices de cada partido.

-¿Y cuál es su lugar en ese proyecto?

-Yo voy a ser alguien que ayude a la construcción amplia, junto a otras personas con las que venimos hablando. Pero hoy no se puede hablar de nombres propios porque es inoportuno y conspira contra la construcción que necesitamos hacer. Hay que priorizar la construcción de un frente, nunca poner el carro delante del caballo porque primero tenemos que saber qué proyecto queremos para la provincia, que hoy tiene a Perotti y el kirchnerismo y tenemos que dar una alternativa. Yo apuesto a que sea plural, es un desafío a lograr.

Castigo a la Provincia

-En el discurso que dio anoche en el comité señaló que los gobiernos nacional y provincial dejan de lado a Venado Tuerto. ¿Cree que hay una cuestión direccionada hacia la ciudad?

-Es muy evidente. Hay una falta de acompañamiento y apoyo del gobierno de la provincia a esta región, que se ve en la falta de obras y proyectos, las puertas cerradas que tienen presidentes de comuna e intendentes.

-El otro día el ministro Corach le respondió a Chiarella recordando las obras que se hacen en la ciudad, como la remodelación de El Industrial y la planta de agua potable.

-No es la manera de encontrar los consensos que se están pidiendo. El intendente dice que el gobierno municipal no tiene el apoyo de la Provincia para proyectos en conjunto. Que la Provincia mantenga una comisaría, una escuela o el hospital es lo elemental porque son sus edificios. Pero a Labordeboy, que es un pueblo de mil habitantes, le entregaron 82 contenedores de residuos y 20 cuadras de asfalto, y está perfecto. Pero pedimos que el criterio sea igual para todos, y eso no se ve. Pedimos apoyo para la planta de tratamiento de residuos, como se lo dio Lifschitz a Freyre en su momento con un monto muy importante, pero recibimos el no de la provincia. Eso es lo que se está viendo y por eso la gente votó como lo hizo, castigando esas formas.

-¿Por qué considera que la gestión local logró superar el 55 por ciento de los votos?

-Cuando dijimos que queríamos ser gobierno teníamos una concepción de la gestión en la ciudad, que la resumimos en limpia, segura y ordenada. Se lograron ordenar las cuentas públicas, se evitan las irregularidades y el descontrol que se daban dentro del Municipio, y en la calle de a poco se va logrando el orden. Se empezaron a resolver cosas que siempre se pateaban para adelante como hacer el área recreativa norte, el contrato de concesión con la Cooperativa Eléctrica y empezar a tener una política ambiental en el tratamiento de residuos sin recibir ni un peso de la Provincia, todo con fondos municipales. Hay un gabinete unido que trabaja concentrado y un intendente que trabaja muchísimo y le responde al vecino en forma directa con un trato personal. Al vecino le gusta ver una gestión así, pero yo no soy triunfalista y ayer dije que ganamos, nos damos un baño de humildad y a seguir trabajando.

-¿Cómo analiza la elección regional, donde perdieron cuatro localidades?

-Veníamos con muchos gobiernos locales y es difícil que no llegue el desgaste. Igual se mantiene una conformación importante en el departamento, especialmente en las localidades más grandes. En la provincia se definían 14 intendentes y el peronismo ganó tres y el radicalismo once, incluidos bastiones del PJ como Roldán y El Trébol. Lo peor que nos puede pasar es caer en el triunfalismo, es mal consejero, porque mientras más votos tenés, hay que trabajar más y darle mejores respuestas al vecino.

El presente peronista

-¿Le sorprendió el resultado del peronismo en la ciudad?

-Sí, porque es la primera vez en la historia que sale tercero. La mezquindad de Perotti se vio.

-¿El resultado es responsabilidad de la gestión provincial?

-El venadense siente que no hay apoyo, pedimos una obra de conexión de la circunvalación y la respuesta fue tirar 200 metros de piedra. Queremos que se haga algo con el viejo Hospital donde hay una obra paralizada y no se hace, pedimos que se termine el Parque Municipal que queda muy poco, y no se hace. Pedimos fondos para hacer pavimento y mejorar barrios y nos dicen que no. Pedimos seguir invirtiendo en el consorcio de tratamiento de residuos sólidos urbanos y no nos dan aportes. Y el ministro de Gestión Pública lo reta al intendente…

Saín y después

Después de la destitución de Marcelo Sain y el rol protagónico que asumió, ¿cree que tendrá la lupa puesta encima desde el peronismo?

-Ya la vengo teniendo desde hace rato, con operaciones políticas. A esta altura tengo la conciencia limpia y el cuero duro, pueden salir con una FM de Rosario o una página trucha, pero la realidad es una sola.

-¿Estuvo bien el proceso de destitución? Muchos cuestionan que sólo se basó en comentarios en Twitter.

-Se hizo en base a pruebas que reuní y demostré, que era una de las causales de su destitución. Un miembro del Poder Judicial no puede hacer política partidaria, es un principio que está en el artículo 89 de la Constitución de Santa Fe. Tomando las expresiones de Sain demostré lo que todos sabíamos, que hacía política dentro de la Justicia. Pero había otras cuestiones como las denuncias penales en curso en su gestión como ministro, la persecución a los periodistas que piensan distinto, el espionaje político, el mal desempeño con las relaciones rotas con sus superiores y sus subalternos. Yo tomé un aspecto y lo demostré porque era evidente, incluso fue a la audiencia para defenderse haciendo la ‘v’. La votación salió 50 a 13, con un tratamiento amplio y transparente de la causa.

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif