CiudadSocialesEl Hospital Gutiérrez ratifica su apuesta al tratamiento con plasma para pacientes Covid

Juan Miserere07/10/2020
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Basta con revisar las noticias que se fueron dando a lo largo de este año para corroborar la cantidad de preceptos que se enarbolaron y se derrumbaron en poco tiempo a raíz de la pandemia. Los profesionales y trabajadores de la salud que le vienen poniendo el cuerpo a esta enfermedad transitaron en simultáneo con los pacientes este proceso de construcción de evidencias científicas para determinar cuáles son los tratamientos más efectivos para el Covid.

Un ejemplo claro se dio en los últimos días en Venado Tuerto, donde a partir de la iniciativa del Rotary Club y el apoyo de la Municipalidad (sumándose ayer el Estado provincial con otro aporte económico) se incorporó al Hospital Gutiérrez una máquina que permite hacer las extracciones de plasma de convalecientes. Desde el comienzo, el centro de salud local se incorporó al protocolo de investigación de este tratamiento, que en las últimas semanas tuvo un revés: un estudio sostiene que no es tan efectivo para determinados pacientes.

Quienes están en respirador artificial probablemente no se beneficien con el plasma, pero eso no quiere decir que no sirva para nadie”, aclara el médico Federico Baldomá, que se desempeña en el servicio de Clínica Médica del efector público y está al frente de la aplicación de este tratamiento experimental.

Los médicos también estamos expuestos a la tormenta de incertidumbre, bajón, cansancio, alegría y euforia que implica esta pandemia”, describe el profesional. Hoy el discurso es que el tratamiento con plasma sigue construyendo evidencia, con pacientes que han presentado evidentes mejoras. Por eso se sigue alentando la donación en aquellas personas que tuvieron Covid, se recuperaron y los estudios las califican como aptas. Y por ese mismo motivo el aparato que sumó el Hospital es valioso, además de tener otras utilidades que van a trascender a la pandemia cuando (de una buena vez) quede en el pasado.

Construir evidencia

La construcción de la evidencia en medicina es un proceso largo que está lleno de idas y vueltas, como se puede observar con la vacuna del Covid. Es dificultoso cuando un tratamiento no puede probarse en todos los casos contra placebo para comparar el efecto. En este tipo de tratamiento de enfermedades graves y de reciente aparición, muchos estudios no tienen esa rama placebo y se dificulta la demostración de la efectividad”, explica Baldomá.

Tenemos un montón de anécdotas de pacientes que tienen una mejoría muy grande y eso popularizó al tratamiento, pero es necesaria la cautela de ir sumando evidencia

Es que recientemente, un estudio realizado por el Hospital Italiano de Buenos Aires sobre el tratamiento con plasma da como resultado que no hay mejoría, lo que podría constituir un golpe para la esperanza de médicos y pacientes que vienen apostando fuertemente a esta opción.

Sin embargo, el médico venadense aclara: “El estudio está hecho sobre un subgrupo de pacientes que nosotros sabíamos de antemano que no tenían mejoría, que son aquellos que tienen muchos días de evolución de los síntomas o que tienen formas muy graves”. Lo cual no significa que no sirva para nadie y se deba abandonar.

Lo que nosotros vemos no tiene mucho peso desde el punto de vista de la metodología científica porque trasfundimos 55 pacientes. Tenemos un montón de anécdotas de pacientes que tienen una mejoría muy grande y eso popularizó al tratamiento, pero es necesaria la cautela de ir sumando evidencia. En el mientras tanto continuamos y alentamos la donación de plasma para que podamos seguir haciendo este procedimiento y juntando esa evidencia”, remarca.

Inversión valiosa

La máquina separadora celular para aféresis y los kits de consumibles, que implicaron una inversión superior a los 6 millones de pesos, sirve para producir hemoderivados, como plaquetas y globulos rojos, permitiendo la separación de las células de la sangre. También sirve para el tratamiento de enfermedades autoinmunes graves, donde se requiere el tratamiento de plasmaféresis.

Eso no lo teníamos en Venado Tuerto, por lo tanto en caso que se termine la pandemia o se concluya que el tratamiento con plasma no es efectivo, igualmente la máquina tiene una gran utilidad”, resaltó Baldomá.

No obstante, está claro que se la compró en este momento porque “el mundo entero tiene puesta una gran expectativa en el plasma porque es de gran utilidad en muchos pacientes. Es importante entender que el plasma no es el estándar de tratamiento, sino que un paciente que recibe plasma es alguien a quien se le ofrece la posibilidad de incluirlo en un estudio, pero el tratamiento estandarizado es la administración de oxígeno en los casos graves, corticoides o antibióticos cuando exista una sobreinfección, y otros cuidados”, aclaró.

Pocas veces nos encontramos con una enfermedad en la que vamos conociendo los tratamientos al mismo tiempo que la opinión pública

Mitos y verdades

Ante la presencia de una enfermedad pandémica y novedosa, las teorías son numerosas sobre los efectos, las consecuencias y los tratamientos. De repente medios nacionales y del resto del mundo instalan el nombre de una droga como la gran solución, y a los pocos días se desvanecen ante la falta de evidencia. En el medio generan una fuerte demanda en los pacientes y sus familiares, e interpelan a los propios médicos.

Nosotros pocas veces nos encontramos con una enfermedad en la que vamos conociendo los tratamientos al mismo tiempo que la opinión pública, que además vuelca una gran expectativa en ellos”, grafica muy bien Baldomá.

Y de inmediato, desmitifica muchos de los tratamientos que se intentan proponer como milagrosos. “La azitromicina es un antibiótico. Algunos pacientes reciben antibióticos cuando se prolongan los días de sintomatología respiratoria, porque existe la posibilidad de que se hayan sobreinfectado con una bacteria. Pero hay evidencia sólida de que la azitromicina no tiene utilidad contra el coronavirus”.

También se volvió a hablar de la ivermectina, que se usa especialmente en veterinaria: “Está en vías serias de demostrar no utilidad”, afirmó Baldomá. En tanto, la hidroxicloroquina (que alentaron líderes como Donald Trump y Jair Bolsonaro) “demostró no tener utilidad y además presentar efectos adversos graves. Al inicio nosotros lo utilizábamos porque estaba dentro del protocolo del Ministerio de Salud de la Nación, pero dejamos de utilizarlo ante la evidencia científica”.

La última novedad es el tratamiento con ibuprofeno inhalado, que “es una experiencia argentina con muy bajo nivel de evidencia, y si bien la provincia autoriza su uso, lo hace en un contexto de investigación que nosotros en el Hospital no lo tenemos”, remarca.

Concretamente, y por más que algunas localidades cercanas como Wheelwright y Arteaga lo están impulsando, el médico consideró que “hay baja evidencia de mejoría, por eso ponemos el esfuerzo en llevar a cabo los tratamientos con mejor evidencia, y de los que están en construcción nos abocamos al plasma de convalecientes”.

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif