PoliticaLa cultura no es delito: venadenses quieren que el arte “gane” las calles

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Una importante cantidad de artistas independientes de Venado Tuerto, se reunieron éste martes por la mañana en diferentes puntos de la ciudad para manifestarse en contra del proyecto presentado a nivel nacional que apunta a la actividad artística en la vía pública y a aquello que podría ser considerado un “ruido molesto”. La idea partió del artista plástico Mauro Casagrande, el actor Gustavo Álvarez y el músico Leo Casarini.

Casarini, que durante 10 años estuvo tocando el acordeón en las calles venadenses, contó que la idea en Venado, es que la movida cultural se “vuelque” a las calles, porque en la ciudad no existe un circuito de arte callejero contundente. “Hay focos. Los chicos hacen funciones en la calle, músicos en las veredas o malabaristas en los semáforos. Pero no más que eso. Por eso queremos instar a que los artistas ahora ganen la calle”.

sin título-2 (1)

El músico, también recordó que en otros lugares del país, la policía o inspectores municipales no lo dejaron tocar: “Acá (por Venado), me pasó. Pero hace mucho. Estas cosas son monedas en la gorra. Nos alborotan a todos cuando pasa eso. Yo pienso que nuestra función se va a entender mejor si es creativa, una propuesta, si es algo lindo. No vamos a cortar calles para que la gente termine malinterpretando”, remarcó.

Finalmente, dijo que fue un esfuerzo de todos (los que participaron de la actividad) de estar en la calle. Aseguró que resultó “espontáneo” y “lindo”. “No hubo rechazo de ningún sector. El problema sería si hubiese guerra de egos. El arte no viene por ahí. No es la idea de hacer de esto una bandera política”, agregó.

La actividad, culminó al mediodía sobre Plaza San Martín, en la esquina de 25 de Mayo y Belgrano. Allí, con zapada de músicos, todos los adherentes a la convocatoria continuaron con su “protesta” simbólica.

sin título-3

“Ruidos molestos”

La normativa que despertó la movilización de artistas en diferentes puntos del país, ingresó en la Legislatura porteña. Es el proyecto 1664-J-18 que, entre otras normativas modifica del Código Contravencional.

Si bien aclara que “no constituye contravención el ensayo o práctica de música fuera de los horarios de descanso siempre que se utilicen dispositivos de amortiguación del sonido de los instrumentos o equipos, cuando ello fuera necesario”, no especifica “cuando” y para “quién” la música se convierte en un ruido molesto.

Las penas en estos casos, irían de uno a diez días de trabajo de utilidad pública o multa de doscientos a dos mil pesos. Incluso se estima arresto de uno a cinco días.

 Nota: Pablo Rodríguez/ Transmedia VT
Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter