SocialesLa Universidad del Gran Rosario recuperó el Salón de Actos del Newbery

Editor13/03/2019
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Ayer, con la presencia de todas sus autoridades, la Universidad del Gran Rosario (ex IUGR) mostró finalmente el recuperado segundo piso de la histórica sede social del Club Atlético Jorge Newbery.

El edificio cumple en diciembre de este año su sesenta aniversario y, según proyectan desde UGR, todas las obras estarán terminadas antes de entonces, recuperando así su antiguo esplendor, perdido tras décadas de abandono.

Del acto de anoche participó la Comisión directiva del Club. El evento contó además con la presencia directivos de distintas casas de estudios, el intendente José Luis Freyre, legisladores provinciales y municipales, funcionarios y referentes de diferentes colegios de profesionales.

El Salón, que antaño se utilizaba para eventos festivos de carácter social, fue refuncionalizado como auditorio para conferencias y como aula magna. Según se informó desde la Universidad, será de uso público. Cuenta con capacidad para 200 personas sentadas y una de las mejores acústicas de la ciudad.

Además, anoche se decidió que el nuevo salón pase a llamarse “Mario Bosi” en honor al reconocido fotógrafo venadense declarado ciudadano ilustre en el año 2000, quien produjo hace cerca de 50 años algunos de los mejores (y en algunos casos primeros) retratos de personas pertenecientes a distintos pueblos originarios del país.

El Evento

Actuando como anfitrión, el ex director de extensión de la universidad, actual miembro asesor radicado en la Sede Venado Tuerto y arquitecto de la obra, Adelqui Borgobello, narró el proceso de recuperación del edificio, detallando específicamente el trabajo sobre el salón, originalmente un espacio destinado para fiestas sociales, reconvertido ahora en auditorio.

Borgobello comenzó describiendo el mal estado general del edificio antes de las obras iniciadas en noviembre de 2017 (“que igualmente es muy noble, de estilo, en este caso racionalista”, aclaró), y describió en particular el gravoso estado del segundo piso: “tenía vidrios rotos, el cielo raso caído, estaba invadido de palomas, con todo el piso cubierto de suciedad, con agua en el medio del salón…”. La narración de Borgobello se hacía mientras se proyectaba un video en el que se podían ver fotos del estado en el que estaba la histórica sede hace poco más de un año.

Fue en ese momento cuando recordó: “pero quizá este duro balance me terminó de ayudar a valorar el edificio como un verdadero patrimonio: tiene excelente acústica en casi todos sus espacios y en particular en el segundo piso, que tiene una ventilación envidiable –es una obra de ingeniería– y un soleamiento perfecto al estar orientado hacia el norte”.

En este marco, destacó que la decisión tomada antes de las reformas fue la de respetar al máximo la estructura original a pesar de la refuncionalización de la vieja sede en institución educativa. Afirmó que para mediados del presente año estarán terminadas todas las obras (actualmente se trabaja en la última etapa, que es finalizar con los trabajos sobre la planta baja).

Borgobello también recordó que este año, específicamente el 12 de diciembre, se cumplen 60 años de su inauguración por lo que se espera para esa fecha realizar un gran acto conmemorativo.

En el escenario  (de izq. a der.): José Tobal, director académico de UGR Venado Tuerto, el intendente José Luis Freyre, el Rector de UGR, Arturo Forecher, el pte. de la Fundación del Gran Rosario, Javier Macchi y el ex presidente del Club Atlético Jorge Newbery, Osvaldo Mori.

Panel

Poco después fueron invitados a subir al escenario el intendente, el presidente del Jorge Newbery al momento de firmarse el acuerdo entre ambas instituciones y las principales autoridades de UGR.

Quien primero tomó la palabra fue el director académico de la sede Venado Tuerto de la Universidad, licenciado José Tobal, quien, en un muy emotivo discurso, narró la llegada del entonces Instituto Universitario del Gran Rosario al edificio del Club Jorge Atlético Newbery. De acuerdo a Tobal, se trató casi de un desembarco “de emergencia” pues debía buscarse una sede edilicia a toda velocidad: “empezamos a dar clases con el edificio en obras, ni bien pudimos disponer de aulas”, recordó.

Sobre el espacio que se inauguraba destacó: “es un salón de actos que hemos diseñado respetando el espíritu original y que tiene condiciones acústicas, sonoras, lumínicas excepcionales. Será de utilidad no solo para actividades académicas, sino que también se va a constituir en un punto en común, ya que se va a brindar a la ciudad como espacio de convenciones. Estamos totalmente abiertos a la comunidad”, afirmó.

Tobal, además, resaltó el acompañamiento de la comunidad en las carreras que en el lugar se ofrecen: “solo para este año se sumaron 150 alumnos nuevos entre las licenciaturas de UGR (Kinesiología y Fisiatría, Psicopedagogía y Terapia Ocupacional), la licenciatura en Psicología del IUNIR y la nueva tecnicatura en Cosmetología Facial de UGR”. El directivo además subrayó la importancia que tiene el convenio con el Instituto Católico de Enseñanza Superior (ICES) a partir del cursado en esa institución de la Licenciatura en Actividad Física de UGR.

Por su parte, quien era presidente del Club al momento de firmarse el convenio con esta casa de estudios, el señor Osvaldo Mori, recalcó la “generosidad” de UGR en las negociaciones: “a pesar de la gravosa situación del Club, jamás impusieron su posición, tuvieron una actitud de colaboración, solidaria, de ir para adelante, estuvieron muy lejos de aprovecharse”, describió.

Por su parte, el licenciado Arturo Forcher, Rector de UGR, destacó el rol del arquitecto Borgobello y el trabajo de gestión de José Tobal, a quien definió como alguien formado en la casa –Tobal es licenciado en kinesiología por UGR y docente de la cátedra anatomía–. “Seguramente el discípulo superará a los maestros”, agregó elogiosamente sobre quien tuvo la tarea de encabezar el proyecto de traslado de la institución. Ante el público, Forcher recordó también que el pasado 2018 fue un gran año porque “UGR dejó de ser un Instituto Universitario para transformarse en Universidad sin más, lo que nos permite ampliar la oferta educativa hacia más campos del saber además del de la salud”, aclarando que éste no es un hecho muy recurrente entre los institutos universitarios.

Por su parte, el intendente de Venado Tuerto, licenciado José Freyre destacó que iniciativas como la de UGR han transformado a Venado en un polo universitario regional, y elogió el proceso de recuperación de la sede Belgrano e Iturraspe. En ese marco, resaltó la importancia que tiene el hecho de que el salón recuperado esté abierto a la comunidad. Freyre no se olvidó de resaltar el esfuerzo de la actual comisión del Newbery para “sacar adelante el Club”, enfatizando la preservación del predio deportivo de la entidad hecha por la nueva dirigencia, predio “que tiene una gran importancia social, sobre todo en el trabajo con los más chicos”, y la predisposición de la entonces nueva comisión para que el edificio de la sede social tenga un nuevo uso como espacio educativo.

Finalmente, el Rector Emérito de la UGR y presidente de la Fundación del Gran Rosario, ingeniero Javier Macchi, volvió a elogiar el trabajo de José Tobal y Adelquie Borgobello, resaltando el valor de la apuesta de ambos por el proyecto de UGR en Venado Tuerto, al que consideró fruto, no de una iniciativa individual, sino “colectiva”, resultado del “espíritu asociativo”. “Sin la sinergia que se produjo con el Club, con la Municipalidad, con el Hospital y otras instituciones, no lo podríamos haber hecho, esto es un logro de todos, de toda la comunidad venadense”, remarcó.

Nueva Semilla
Asimismo, Macchi anunció que la Universidad del Gran Rosario “ha sembrado una nueva semilla” junto al Club Jorge Newbery: “la idea es hacer del club un club educativo”, agregó. Como modelo, Macchi explicó que UGR creó en la ciudad de Funes, vecina a Rosario, “un club a partir desde la educación”  ya que, “desde su escuela secundaria, UGR fundó un club en su campus deportivo, para que deporte y educación no dejen de ir de la mano”. En Venado Tuerto, el proceso comenzará en cambio desde el Club, dijo Macchi. “Hoy, la nueva semilla implicará, si germina, que probablemente el año que viene en el predio deportivo del club tendremos primero la escuela primara y luego la escuela secundaria a partir de una nueva sociedad entre el Club Atlético Jorge Newbery y la Universidad del Gran Rosario”.

 

 

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter