PolicialesAsesinato del joven de Murphy: “Un pendejo de mierda se llevó la vida de un tipazo”

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Un pendejo de mierda que no tenía que estar en la calle se llevó a un tipazo con unos sueños terribles, con un futuro tremendo”, destacó con su voz entrecortada, Martín Ibañez el hermano  de Juan Cruz Ibáñez (23 años), asesinado el viernes pasado de tres puñaladas en su espalda cuando dormía en su departamento ubicado en Zeballos 2100 de Rosario.

Martín vive en Venado Tuerto donde  ejerce su profesión de nutricionista y su vida cambio para siempre desde la semana pasada. “Todo marchaba bien y de un segundo para otro esto cambio la vida nuestra, sobre todo para mis viejos que son los que más están sufriendo”, reflexiona.

Aunque sabe que a él y a Ignacio, su otro hermano, no les queda otra que mantenerse en pie para sostener a sus padres. “Lo único que nos queda es tratar de estar lo más fuerte posible sobre todo para mis viejos, por eso me estoy encargando de los trámites que hay que hacer en Rosario”, acotó.

Martín repite una y otra vez a lo largo de la entrevista que sólo quiere que se haga justicia. Recordando que la investigación comenzó con la búsqueda de un mayor y que luego terminaron enterándose que sería un adolescente el asesino.

En ese sentido contó que se reunieron con la primera fiscal de la causa, Georgina Pairola, pero luego dada la edad del principal sospechoso, el caso pasó a la  Justicia de Menores. “Por eso ahora tenemos cierto miedo que todo termine en nada. Pero nos quedan dos caminos: el de desconfiar, ver todo mal, bajar los brazos o por lo contrario tratar de esta lo más fuerte posible estar con fe y buscar hasta los últimos días la mayor condena para este pibe”.

De todos modos sigue manteniendo la confianza en que el hoy prófugo culmine detenido, “estamos muy agradecidos a Pullaro (Maximiliano, Ministro de Seguridad Provincial) y Enrico (Lisandro, senador departamental)  por recibirnos. Confiamos en ellos,  y en la policía, no nos queda otra cosa que confiar”, completó.

Así Martín repite nuevamente: “Estoy seguro que lo van a encontrar, me dejó tranquilo la reunión con la policía. A lo que le tengo miedo es a la condena posterior”.

Para luego ampliar: “Tenemos un sistema de mierda en la Argentina, llego la hora de cambiar las leyes, no puede ser que éste pendejo de mierda que entró doce veces a la Comisaria,  siempre haya quedado libre. No puede ser que alguien que tenía que estar en la cárcel se lleve la vida de Juan”. Para luego describir a su hermano como: “Un pibe que era un espectáculo, que tenía un corazón enorme, que era muy amigo de sus amigos, excelente hermano e hijo, muy inteligente y muy buen tipo”.

Finalmente, quebrado en lágrimas cerró insistiendo: “Un pedejo de mierda se llevó a un tipazo con unos sueños terribles, con un futuro tremendo y se lo llevó alguien que no tenía que estar en la calle. Espero que este caso de Juan pueda cambiar todo para mejorar esto”.

El caso

Juan Cruz tenía 23 años, era oriundo de Murphy, y alquilaba un departamento en Rosario. Vivía solo y estudiaba dos carreras de grado a la vez: ingeniería en sistemas en la UTN e ingeniería electrónica en la UNR y además había sido premiado por la Nasa en un proyecto de investigación realizado junto con otros compañeros de la facultad. El viernes por la tarde apareció asesinado a puñaladas al costado de su cama en su departamento ubicado en Zeballos al 2131, Rosario.

La investigación del caso decretó que el presunto autor del asesinato ya está identificado y sería Lucas Ezequiel O. un adolescente de 17 años con importantes antecedentes. Además se conocieron detalles sobre lo que ocurrió la madrugada en que Juan Cruz fue asesinado: el atacante trepó por una reja hasta el balcón, que estaba abierto, y tomó de la cocina un cuchillo con el que luego ultimó a la víctima. Antes de escapar quiso llevarse el auto de Juan Cruz, que estaba en la cochera, pero no lo consiguió y terminó rompiendo la cerradura electrónica del edificio para escapar. Posteriormente salió a la calle y tomó un taxi hasta Chacabuco al 4200, adonde se internó en un edificio. El taxista, que se enteró de lo ocurrido por los medios, avisó a la Policía sobre el joven pasajero que había tomado en el lugar con una importante cantidad de bultos.

Desde el Ministerio de Seguridad confirmaron que, entre 2014 y marzo de este año, el sospechoso sumó 10 ingresos en distintas comisaría del centro y zona sur de Rosario y de las localidades de Villa Gobernador Gálvez y Alvear, por lo delitos de robo y hurto —consumados o en grado de tentativa—, y por portación de arma de fuego. Hasta el viernes pasado, sobre él no pesaban pedidos de captura.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=-5a3hrMwDGFA&feature[/youtube]

Entrevista y foto: gentileza Radio Jota FM 98.3

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter