PoliticaPullaro cuestionó la feria judicial y generó polémica con magistrados penales

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La violencia registrada los primeros días del año en Rosario, con siete homicidios en dos días, disparó una controversia a partir de declaraciones del ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro, quien ayer cargó contra la Justicia y abogó por “discutir algunas cosas” como la feria judicial.

El funcionario sostuvo que durante el mes de enero “quedan muy pocos funcionarios judiciales llevando adelante el servicio de Justicia y eso impacta sobre la seguridad pública”, al tiempo que afirmó que su gestión no permite a los funcionarios y jefes policiales bajo su órbita tomarse licencias en diciembre, enero y febrero porque “son los meses más críticos”.

La respuesta desde el Poder Judicial no se hizo esperar. El coordinador del Colegio de Jueces de Primera Instancia, Luis María Caterina, cuestionó que se atribuyan a la feria judicial, “que igualmente puede discutirse si funciona bien o mal”, los problemas de seguridad pública.

“La feria no implica que la Justicia deja de funcionar. Todos los días hay audiencias, jueces de turno, revisiones de cautelares que vencen. Creo que reducir el tema de la seguridad a la feria judicial es desviar el foco de los problemas”, apuntó Caterina.

Licencias

Luego de un año en el que volvió a disminuir la cifra de homicidios dolosos en Rosario, el comienzo de este año sorprendió con siete crímenes entre las últimas horas de 2017 y el primer día de este año. En ese marco, días atrás se expresó un malestar desde la cartera que dirige Pullaro cuando se conoció el caso del joven de 23 años que fue detenido armado dos veces en cinco días en la misma esquina de Tablada, la segunda vez con una importante cantidad de droga.

El hecho de que el joven fuera liberado la primera vez —no tenía antecedentes— motivó un comunicado del Ministerio de Seguridad en el que expresaba su preocupación y malestar por lo que entendían como “retrocesos” que habilita a “delincuentes peligrosos” a sentirse “impunes”. Si bien entonces Pullaro adelantó su intención de reunirse con funcionarios del MPA y del Poder Judicial para conversar sobre esos temas, ayer realizó declaraciones a distintos medios que motivaron la reacción de los jueces penales rosarinos.

“Nos sorprendió a todos tener dos homicidios en las primeras horas del primer día del año y otros dos más posteriormente cuando estaba terminando ese día, y la violencia extrema de los mismos, porque se disparó sin medir las consecuencias”, señaló Pullaro, agregar: “También vemos como cae la administración de Justicia por la feria judicial, que está pensada para que se reordenen las causas de los juzgados y las fiscalías, para que se estudien en profundidad la política judicial que se va a llevar adelante, pero lo que pasa en realidad es que quedan muy pocos funcionarios judiciales llevando adelante el servicio de justicia y eso impacta en la seguridad pública”.

“Nosotros no le permitimos a los jefes tomarse licencia ni en diciembre, ni en enero ni en febrero. Lo resolvimos el primer año, porque necesitamos que los responsables de las unidades regionales estén en los meses más críticos. Lo mismo hacemos los funcionarios políticos”.

Asimismo, el ministro consideró que “la violencia se profundiza en los últimos días del año y tiene que ver algunas cuestiones estructurales, como pueden ser las salidas transitorias por las fiestas”.

Todos los días

La respuesta inicial de una polémica que tal vez continúe fue aportada por el juez penal de primera instancia Luis Caterina, quien comenzó aclarando que la actividad en los Tribunales “no desaparece durante la feria, todos los días se trabaja”.

“Hay jueces de turno que atienden audiencias, revisiones de cautelares, resuelven urgencias. La feria es un sistema de organización de trabajo que se puede discutir, pero que está implementado desde hace mucho tiempo y hay muchos actores del Poder Judicial que consideran que funciona bien. En mi opinión, reducir el tema de la seguridad a la feria judicial es desviar el foco de los problemas”, sostuvo el magistrado.

Respecto del malestar expresado por el Ministerio de Seguridad sobre el caso del hombre detenido dos veces en cinco días, el juez sostuvo que era un joven sin antecedentes y el arma con el que lo hallaron tal vez ameritara su excarcelación, cosa que “no pasó la segunda vez, cuando lo apresaron con un arma más poderosa y droga, y se le dictó prisión preventiva”.

“Los jueces estamos para evaluar cada caso, no se puede generalizar a partir de un hecho. No todos los casos son iguales ni tampoco los jueces tenemos los mismos criterios, por ejemplo, respecto de la prisión preventiva, lo cual está bien”, sostuvo Caterina.

En esa línea, el magistrado pidió “no achacarles a los jueces cuestiones que son de política criminal y del Estado. Hay muchos factores que hacen a la seguridad, no sólo la Justicia. Si no hay vivienda, educación ni tratamientos serios para las adicciones, por ejemplo, será muy difícil que no haya problemas de seguridad”.

“Reducir el tema de la seguridad a la feria judicial es desviar el foco de los problemas”, dijo el juez Luis María Caterina.

La Capital

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter