PoliticaLifschitz: “el Plan Abre es un verdadero cambio de paradigma del Estado para abordar la política pública”

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, participó este martes en Santa Fe del cierre del Foro Territorios de Vida “Plan Abre: un viaje por políticas sociales innovadoras”. La actividad tuvo por objetivo realizar un viaje a través del Plan Abre como política social innovadora que busca la integralidad, generando espacios de encuentro e intercambio entre diversos actores del Estado y la sociedad civil, que abran puertas a repensar cómo innovar en políticas públicas en diversos ámbitos y problemas comunes que atraviesan a las ciudades latinoamericanas.

“El Plan Abre es revolucionario desde el punto de vista de las políticas de Estado, del enfoque conceptual con el que está planteado y de los resultados que estamos obteniendo”, Lifschitz.

“En Argentina venimos de 30 o 40 años de fracasos en las políticas para erradicar la pobreza y enfrentar la problemática social vinculada a la desigualdad y la exclusión. Desde el gobierno provincial abordamos esta problemática fortaleciendo el rol del Estado, a partir de la salud y la educación pública, jerarquizando estos servicios y garantizando la gratuidad, la accesibilidad y su calidad”.

Además, destacó que “también avanzamos con la cultura, tomándola como un derecho social que debe ser accesible para todos los ciudadanos; hemos desarrollado el deporte social, no solo en términos de competencia sino como cultura de integración social; y avanzado con políticas de hábitat y vivienda social, pero aún con todo eso veíamos que no era suficiente. Necesitábamos darle una vuelta, cambiar el paradigma de la intervención sobre los territorios y poner en eje todas estas políticas públicas que habíamos desarrollado con éxito y esto fue el Plan Abre, un verdadero cambio de paradigma del Estado para abordar la política pública”.

“Una de las características de este programa es la permanencia en el tiempo, no es hacer dos o tres cosas y después nos vamos a otro lado. No es el Estado en tú barrio, es el Estado presente todo el tiempo en tú barrio”, resaltó Lifschitz.

“Abordar el problema de la pobreza en contextos de políticas nacionales que están mirando otra cosa, que tienen otras prioridades, tiene limitaciones. Sin embargo, el Plan Abre y todas sus herramientas: Abre Familia, Nueva Oportunidad, Vuelvo a Estudiar, Abre Vida, están mostrando todo lo que puede hacer un gobierno subnacional con sus propios recursos cuando tiene un modelo claro, un paradigma exitoso de intervención en lo social y cuando lo sostiene en el tiempo”, añadió.

“La intervención urbana dentro del Plan Abre es muy importante porque mejora condiciones de vida reales y, al mismo tiempo, actúa simbólicamente para marcar el inicio, la decisión y voluntad del Estado de transformar la realidad de ese barrio. Junto a ello viene lo social y allí el gran avance ha sido el Plan Abre Familia, porque en esos territorios vulnerables no todo es igual, no todas las situaciones son similares, que cada familia o núcleo habitacional tiene sus propias particularidades y problemas que hay que abordarlos de manera puntual y focalizada”.

“En Argentina venimos de 30 o 40 años de fracasos en las políticas para erradicar la pobreza y enfrentar la problemática social vinculada a la desigualdad y la exclusión. Desde el gobierno provincial abordamos esta problemática fortaleciendo el rol del Estado”

Al respecto, Lifschitz mencionó que “tenemos una diversidad de problemáticas y para todas ellas tenemos respuestas, tenemos planes, programas, efectores, si no tuviéramos todo eso no tendríamos las herramientas para intervenir. Por eso es importante que una política de estas características la llevemos adelante desde un Estado que ha asumido desde hace tiempo su responsabilidad social y que la ha transformado en políticas concretas”.

Del mismo modo, el gobernador marcó otra diferencia con las políticas sociales de Argentina, el “Plan Abre es un programa de política pública que es llevado al territorio por técnicos y profesionales del Estado, que no está mediado por punteros políticos o por estructuras políticas”.

“El Plan Abre y todas sus herramientas se llevan adelante desde el Estado de manera directa. Este es un gran cambio que, por otro lado, no excluye a la militancia social y política, pero le da un lugar dentro de la política pública y lo hace de manera transparente y no partidista, sino abriendo el juego a todas las expresiones del trabajo social y político en el territorio”.

Luego, expresó que “si nosotros podemos sostener durante diez años este programa, extenderlo a la totalidad de los barrios vulnerables de la provincia de Santa Fe, contar con más recursos y contar con una política social nacional alineada con estos objetivos, en diez años nos estaríamos acercando al objetivo de disminuir sustancialmente la pobreza en la provincia de Santa Fe y también si lo hiciéramos en la República Argentina. Es posible quebrar el círculo perverso de la exclusión social y la pobreza del cual la Argentina no puede salir desde hace más de 30 años. Para quebrar ese círculo hay un modelo exitoso que se llama Plan Abre”.

“Tenemos que seguir aprendiendo y aplicando innovaciones al desarrollo de este programa, fortaleciéndolo como proyecto integrador y de empoderamiento de los niños y de los jóvenes, para construir una nueva generación que realmente pueda salir de la pobreza, no sólo por las condiciones materiales sino sobre todo porque tenga mejores condiciones culturales y pueda imaginarse un futuro distinto”, concluyó Lifschitz.

PLAN SIN COMPARACIÓN
En la actividad, además, el director del Observatorio de la Deuda Social Argentina, Agustín Salvia, realizó una valoración sobre los resultados de la implementación del Plan Abre en barrios de la capital santafesina.

Salvia sostuvo que “no podemos tener una mirada al margen del país que tenemos, con una Argentina atravesada por pobrezas estructurales”, y destacó que en Santa Fe “hubo voluntad de llevar adelante una política que atienda la problemática de los más vulnerables desde un enfoque alternativo, desde una política integral y multisectorial, que no sólo piense en las cuestiones de infraestructura material sino también que pongan como objeto lo que ocurre con la participación de la comunidad”.

“Se puede realizar algo similar en dos o tres barrios y mostrarlos como casos testigos de que algo se podría hacer distinto. Eso es relativamente fácil, concentrar recursos económicos y humanos y mostrar el éxito de la acción a los dos o tres años. Acá se planteó desde el inicio en 33 barrios y actualmente se llegan a 66 en las áreas más importantes de Santa Fe”, explicó el investigador.

Salvia insistió diciendo que “este plan no tiene comparación, porque no hay ninguna política de integración social que haya puesto como objetivo de su propia evaluación semejante escala. La escala hace la diferencia de esta política de inclusión social, que atiende condiciones de infraestructura social, convivencia e integración, que los simples ingresos no modifican en una población que requieren de un Estado preocupado y ocupado en crear incentivos para que las propias familias participen en un proceso de construcción colectiva. Es un diseño innovador”.

“La complejidad política de gestión de la articulación interministerial de acciones que orienten esos objetivos también es una innovación”, agregó y afirmó que “en un país que carece de innovaciones político-institucionales llevar adelante semejante logística no es fácil”.

“Los desafíos siguen siendo grandes. Los déficit siguen siendo importantes. Las mejoras son significativas, y el mayor aporte es mostrar que efectivamente en este caso se pudo. Los resultados se podrían haber conseguido porque la bonanza económica general podría haber ayudado, pero acá se supo intervenir en un contexto en donde las condiciones no eran las más favorables”.

“Desde una valoración objetiva, desde el campo científico académico, son resultados ciertos, que si uno pusiera en escala a nivel internacional diría que son resultados interesantes aunque no se destaca, pero en el contexto nacional, en donde día a día vamos teniendo indicadores de retroceso, que sobresalga un indicador positivo no es un hecho ordinario. Es un hecho extraordinario”.

En cuanto a los resultados de las intervenciones del Plan Abre, Salvia sostuvo que “nuestro último informe muestra resultados significativos en materia de mejoramiento social de esos barrios. Ha sido significativo en materia de pavimento, alumbrado, servicios sanitarios, actividades recreativas, de cómo retener e integrar a los jóvenes que no han terminado el secundario, y relevante en cómo hacer participar a las personas en actividades comunitarias y sociales, tanto como la reducción de los hechos de violencia en los barrios”.

“Esto quiere decir que cuando un gobierno lleva adelante acciones que no dejan que las simples relaciones de competencias ocupen el espacio de los barrios más pobres de nuestra sociedad, puede intervenir y modificar positivamente la vida de la gente”, concluyó el investigador.

PRESENTES
De la actividad, llevada a cabo en La Esquina Encendida, participaron también los ministros de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías; de Medio Ambiente, Jacinto Speranza; de Desarrollo Social, Jorge Alvarez; y de Trabajo y Seguridad Social, Julio Genesini; el secretario de Estado del Hábitat, Diego Leone; el senador Miguel González; el diputado provincial Jorge Henn; el especialista Marcelo Cavarozzi; el subsecretario del Plan Abre, Mariano Granato; el concejal de la ciudad de Santa Fe, Emilio Jatón; entre otras autoridades.

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter