PoliticaRegiónFirmat: la chica que denunció abuso sexual hablará en cámara Gesell

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El denunciado abuso sexual a una chica de 16 años en Firmat, que generó una investigación judicial y una gran movilización en la ciudad, sigue sumando capítulos. Al la polémica por los dichos y desdichos de la joven se agregó la decisión de la fiscal interviniente, Andrea Caballero, de tomar declaración a la menor en Cámara Gessell. Mientras tanto, no se ha podido dar con sospechosos del caso, lo que inquieta a la población firmatense, sobre todo a aquellos padres que tienen hijas adolescentes.

En diálogo con LaCapital, la fiscal Caballero afirmó que continuará por “la misma línea investigativa” que trazó su colega Horacio Puyrredón, quien tomó inicialmente la causa. Y comentó que personal de la PDI está recabando declaraciones a vecinos de la zona donde ocurrió el hecho a fin de sumar testimonios.

La funcionaria judicial anticipó que después de la feria judicial la menor se someterá a una Cámara Gesell para que pueda brindar en el espacio idóneo su versión de los hechos, lo que hará ante un grupo de profesionales que evaluarán sus dichos. Y a ello agregó que se está a la espera de los resultados de los exámenes genéticos que fueron enviados en los últimos días a laboratorio para su análisis.

Mientras tanto, y aunque se logró establecer el lugar del hecho, aún no hay detenidos y la marcha de la causa dejó al descubierto zonas grises que hacen aún más complejo el hecho investigado. Es que, al reconocimiento de la víctima de que el episodio no sucedió en los términos que hacía denunciado inicialmente se sumaron al expediente datos “objetivos” que alientan dudas a desentrañarse.

Nuevos elementos

Fue el fiscal Puyrredón quien se encargó de ventilar, al día siguiente de la multitudinaria movilización realizada en demanda de Justicia, lo surgido de la investigación que llevó adelante y que, desde que entró en feria, dejó en manos Cavallero.

Pese a que el funcionario fue prudente al aclarar que siempre “creyó” en la víctima y que se seguirá “buscando” a los presuntos abusadores, sus declaraciones terminaron, aunque no haya sido su intención, abriendo interrogantes en torno al sonado suceso.

Pero más allá de las especulaciones, lo cierto es que la investigación no reportó, al menos hasta ahora, resultados significativos, aunque posibilitó conocer circunstancias que intentan echar luz a lo ocurrido la mañana de Año Nuevo luego de que Camila saliera de un local de esparcimiento y momentos más tarde terminara, como asegura, siendo atacada y abusada por dos sujetos.

Las evidencias colectadas permitieron hacer una reconstrucción del hecho a partir de una línea de tiempo y espacio que sitúa al abuso denunciado dentro de un lapso “muy pequeño“. Y ello fue posible determinarlo a instancias, entre otras medidas, del relevamiento de imágenes registradas por cámaras de seguridad tanto públicas como privadas y el resultado del peritaje de comunicaciones, mensajes y hasta fotos enviadas a través de telefonía celular.

El material recogido instó a los investigadores a realizar un rastrillaje con perros que condujo al lugar donde ocurrió el hecho, lo que fue corroborado con el testimonio que brindó la víctima a una psicóloga a la que confesó que sus atacantes no la subieron un auto como había denunciado.

Y más certeza aportó una requisa realizada en el interior de la abandonada casa en construcción donde ocurrió el hecho y se secuestraron unos aros y ropa interior que pertenecería a la menor, además de profilácticos, lo que hace suponer que se trata de un espacio utilizado por parejas para mantener relaciones sexuales.

En ese lugar la chica contó haber estado con un amigo y al despedirse y salir caminando hacia su casa asegura haber sido introducida violentamente al mismo lugar por dos hombres de unos 40 años que la sorprendieron y, tras abusar de ella, huyeron a bordo de un auto gris con baúl y vidrios polarizados que aún no fue identificado.

De la investigación se desprende que desde que salió del lugar del hecho hasta ser rescatada por su hermana y su cuñado, a quienes llamó, hubo un ínfimo margen de tiempo donde podría haber sucedido el hecho.

Los estudios médicos forenses revelan golpes en parte de su cuerpo que podrían ser compatibles con un caso de abuso pero también con una fuerte caída que sufrió mientras regresaba a su casa y cuya escena fue detectada por una cámara de seguridad. A ello se suma que si bien está probado la existencia de una relación sexual pocas horas no se habrían detectado lesiones en la zona genital.

Puyrredón dijo que lo surgido en la investigación es “un dato objetivo que no tiene que ver con la subjetividad, elementos que surgen porque esta Fiscalía investiga un hecho de abuso sexual, y sigue buscando porque cree  en Camila”.

Reacción

Los dichos del fiscal generaron una fuerte reacción de la familia y del abogado que la representa, Daniel Aloe, quien dijo que lo manifestado por el fiscal generó “un manto de duda” sobre lo sucedido.

Así lo manifestó en declaraciones formuladas a la emisora local FM 95.9 donde criticó a Puyrredón al plantear la posibilidad de que las lesiones constatadas en el cuerpo de la víctima hayan sido causadas por una caída, lo que fue registrado por una cámara privada cuya filmación, aseguró el letrado, “fue aportada a fiscalía por la familia de la menor”. Sobre el particular, describió que la adolescente venía caminando y al escuchar un auto creyó que era el mismo en el que se trasladaban los abusadores, por lo que “empezó a correr dando pasos largos hasta que trastabilló y cayó pegando una de sus rodillas contra el pavimento”.

El abogado sostuvo que “ese golpe, que fue un raspón, es el único que puede vincularse a la caída, pero no las demás marcas y moretones en las zonas del cuello, espalda y los brazos”. Y lamentó que se haya generado “confusión” en torno al hecho, que “sí ocurrió”, ya que su afirmación no es fruto de la “fe y la creencia“, sino de “datos objetivos de la realidad”.

Asimismo, se valió de la evaluación de la psicóloga que calificó como “veraz” el relato con el cual la menor ratificó haber sido “abusada por dos sujetos“, testimonio fundamental para establecer el lugar del hecho que debido a su estrés traumático dijo no recordar cuando radicó la denuncia.

El abogado se quejo de “algunas deficiencias en el aparato investigativo donde no hay caminos trazados para esclarecer el caso”, así como del “periplo” que debió realizar para acceder a los registros fílmicos que el municipio ya aportó a Fiscalía.

Sobre la postura de la fiscal Cavallero de someter a la menor a una Cámara Gesell dijo que es “una medida de prueba” a la que no se opone aunque consideró más conveniente para la adolescente que “sea entrevistada a solas por profesionales de la psicología y que no haya nadie más viendo y escuchando para que (la víctima) se sienta en confianza y pueda contar más”.

En tanto, el papá de la menor, Marcelo, volvió a reclamar Justicia por su hija, y pidió colaboración a quienes “vieron o saben algo” para que aporten datos.

En el mismo rumbo, Aleo aseguró que la voluntad de la familia es “colaborar con la investigación y ser un complemento“. Y resaltó que “las pruebas aportadas surgieron por una filmación de una cámara privada que fue remitida aportada por la familia y a partir de la propia declaración de la menor”.

 

Nota: Gustavo Orellano/ La Capital

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter