RegiónFemicidio de Claudia González: la querella pone la lupa sobre los otros dos policías

Juan Miserere20/09/2021
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El femicidio de Claudia González a manos del policía Iván Leguizamón, quien fuera su pareja hasta hace unos meses, ocurrido el sábado al mediodía sobre la ruta 90 entre Chapuy y Elortondo, genera un fuerte impacto porque fue ejecutado por un agente de seguridad que se encontraba de servicio y se desplazaba en un vehículo oficial, acompañado por otros dos policías de Seguridad Vial. La querella, representada por la abogada Carolina Walker, justamente pone el acento sobre el desempeño de los acompañantes de Leguizamón, que quedaron imputados y el miércoles se definirá si reciben la prisión preventiva. La responsabilidad del femicida está fuera de discusión.

Al incriminado se le atribuye el delito de homicidio triplemente calificado por el vínculo, por tratarse de un femicidio y porque lo hizo mientras desarrollaba funciones policiales. Además se le achaca tentativa de homicidio contra la persona que acompañaba a la víctima, también agravada sobre su condición de policía. Así lo dispuso el juez Aldo Baravalle ante el planteo del fiscal Julián Cochero.

Los dos compañeros que estaban con Leguizamón fueron imputados como partícipes secundarios por no haber intervenido para impedir lo que estaba ocurriendo. “A partir de la declaración del esposo de Claudia, que manejaba el auto, tras una persecución de varios kilómetros le hicieron señas para que vayan a la banquina, Leguizamón descendió argumentando que tenía que hablar con Claudia, ella bajó la ventanilla y empezaron un intercambio de palabras y le disparó ocasionándole la muerte en forma instantánea”, relató la representante de las víctimas en diálogo con VerTV.

Siguiendo con su relato, la abogada contó que el esposo de la víctima, que se había quedado a unos metros de distancia hablando con los otros policías, corrió para frenarlo y “Leguizamón le dispara en dos oportunidades sin acertar y un tercer tiro quedó encasquillado, por lo tanto intentó seguir haciéndolo , el atacado consigue reducirlo y le quita el arma”, pero finalmente el asesino “lo arroja al piso e intenta ahorcarlo. Recién en ese momento fue detenido por los otros dos policías. Pasó un tiempo prolongado hasta que actuaron”, remarcó.

Para Walker no hay dudas: “Los colegas permitieron que se use la camioneta policial para una persecución por un motivo personal y que se acerque a hablar para algo que terminó de esta manera. Hoy la discusión está dada sobre la responsabilidad de estos dos policías en el hecho para ver si lo podrían haber impedido, porque la responsabilidad de Leguizamón está por demás de clara”.

La víctima estaba estudiando para ingresar a la fuerza policial.

Los dos agentes de la Policía de Seguridad Vial no declararon por consejo de sus abogados, pero manifestaron su intención de hacerlo: “Nos interesa conocer su versión, pero consideramos que hay una participación y lo vamos a sostener durante el proceso. Entendemos que la Fiscalía va a pedir la prisión preventiva para ellos, pero también será decisión del juez”, aclaró Walker.

Mañana será la audiencia cautelar de Leguizamón y el miércoles de los otros dos imputados.

La historia

Claudia y Leguizamón habían tenido un noviazgo de alrededor de un año de duración cuando ella estuvo separada del papá de su hijo de 8 años, que es justamente quien la acompañaba en el vehículo el sábado, dado que se habían reconciliado. Obviamente la víctima había roto su relación con el asesino, quien “no asumía la situación, pero nada hacía prever una actuación de estas características porque no hubo ninguna denuncia previa por episodio violento”.

La querellante destacó que “la muerte de una mujer siempre impacta y más cuando el autor es un varón, pero en este caso estamos hablando de un efectivo policial que utiliza su arma reglamentaria con su uniforme y el vehículo oficial acompañado por otros dos agentes, porque estaban trabajando”.

Así, Walker sostuvo que “tenemos que pensar qué es lo que está pasando en nuestras fuerzas de seguridad porque no es el primer caso, hay que analizar qué sucede cuando hay una denuncia de violencia de género hacia un policía, si se le saca el arma o no… la muerte de Claudia ya no se puede remediar, pero hay otras mujeres que pueden estar siendo agredidas por sus parejas o exparejas policías”.

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif