Política y SociedadRegiónCon emociones fuertes, el gobernador Lifschitz dejó inaugurado el acceso a San Eduardo

Juan Miserere12/05/2019
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Con un multitudinario y emotivo acto, este mediodía quedó inaugurado el acceso asfaltado a la localidad de San Eduardo, con la presencia destacada del gobernador Miguel Lifschitz entre otras autoridades. Luego de los discursos y el corte de cintas, la jornada prosiguió con un almuerzo para 700 personas y diferentes números artísticos. Previamente, el mandatario dejó habilitada la nueva comisaría de María Teresa.

El nuevo acceso es la promesa para sacar del ostracismo y el aislamiento a San Eduardo, un pueblo que supo tener casi 5 mil habitantes y hoy no llega a mil. Con un acceso que se tornaba intransitable los días de lluvia o con guadales que se convertían en una trampa mortal en tiempos de sequía, el reclamo por contar con pavimento fue una constante de décadas, que recién se concretó ahora a través del gobierno provincial.

Además de Lifschitz, estuvo presente el candidato a gobernador Antonio Bonfatti, el ministro de Infraestructura, José Garibay; el senador Lisandro Enrico, los diputados Oscar Pieroni, Julio Eggimann y Gabriel Real, autoridades comunales y de toda la región, más el coordinador del Nodo, Diego Milardovich, quien fue uno de los principales impulsores de la obra.

El presidente comunal Luis Rodríguez fue elocuente para graficar la relevancia de esta obra para San Eduardo: “No le agradecemos por el pavimento, sino por dejarnos ser parte de la sociedad, queremos ser parte de esta Argentina y hasta ahora no podíamos serlo”, sentenció al tiempo que se dirigía al gobernador.

Reconocido durante el acto como una de los principales gestores de la obra, el expresidente comunal y actual coordinador del Nodo, Diego Milardovich, ofreció un extenso discurso donde recorrió paso a paso cómo nació y se fue concretando la pavimentación del acceso, matizando sus palabras con algunas lágrimas de emoción.

Los saneduardeses nos sentimos reconfortados y reconocidos por esta obra por la que todos luchamos desde distintos lugares. Especialmente aquellos que en momentos muy difíciles supimos mantener en alto la bandera de la esperanza cuando todo era desesperanza, de la ilusión cuando todo era desilusión”, comenzó.

Luego realizó una extensa lista de agradecimientos que fueron desde su familia hasta el gobernador Lifschitz, el senador Enrico, el ministro Garibay y el administrador de Vialidad, Pablo Seghezzo. “Siempre corrí detrás de este sueño, que no era solo el mío, sino el de todos ustedes que ahora pueden disfrutarlo”, cerró su discurso.

Inversión en un pueblo

El senador Enrico, que también insistió para que se concreten estos 17 kilómetros de asfalto, repasó cómo San Eduardo quedó aislado por quedar demasiado lejos de las rutas 8 y 33, situación que recién logra subsanarse ocho décadas más tarde: “Hoy parece lógico estar inaugurando este acceso, pero si lo analiza un economista con poco corazón, esto no se hace porque la inversión por habitante es muy alta. Esta obra es una inversión en un pueblo, dignifica a San Eduardo, por eso hay que destacar que tengamos una concepción así de la política y que se haga justicia después de tanto tiempo, como será en breve con Lazzarino y seguramente se logrará también para San Francisco”, avizoró.

A modo de anécdota, el senador recordó: “Un día vino un gobernador acá, hace tres años, se bajó del helicóptero y dijo que iba a hacer el asfalto en San Eduardo y se fue. La gente pensó ‘otra vez…’, pero ese gobernador volvió hoy para inaugurar el asfalto”, haciendo referencia a Miguel Lifschitz.

Mirada hacia adentro

El último discurso, previo al corte de cintas, estuvo a cargo del gobernador: “Hay que mirar a la provincia de manera integral, no podemos quedarnos solamente con las grandes ciudades, sino que debemos potenciar el desarrollo donde faltan obras de infraestructura”, señaló.

Luego recordó que desde el gobierno provincial “hemos hecho treinta accesos a localidades de dimensiones similares a esta, porque pensamos en una Santa Fe equilibrada, donde el desarrollo llegue a todos los rincones”.

Para finalizar, cuestionó las promesas incumplidas de diferentes gobiernos nacionales en torno a la autopista 33, marcando que “nosotros somos lo que hacemos, porque las palabras se las lleva el viento, las buenas intenciones se van olvidando, pero las obras quedan”, finalizó.

 

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter