PoliticaRufino: el femicida tenía restricción judicial

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Él hace un año y medio me apuñaló a mi primero, dos puñaladas me metió”, relató acongojado, Francisco Quinteros el padre de Caterina la joven madre de tan solo 18 años que fue asesinada anoche en Rufino por su ex pareja.

Para luego agregar: “No sé cómo es el tema, cuando me apuñaló a mi yo estuve tres días en el Hospital internado y él estuvo 20 minutos en la Comisaria. Vino la madre con un abogado puso una buena moneda (sic) y se lo llevó a San Gregorio y allá lo tuvo hasta a noche y ahora vino y mató a mi hija”.

De todos modos posteriormente, el fiscal actual de la causa, Horacio Puyrredón, dio una versión diferente y dijo que se trató de un altercado entre el padre y el ahora femicida, donde “solo hubo lesiones leves”.

A pesar de todo esto, Francisco todavía cree en la justicia y repite una y otra vez que solo pretende eso: “No tengo palabras para hablar, solo quiero justicia, no pido más nada”.

Lo cierto que no solo para el padre de Caterina es difícil de entender este nuevo femicidio que sacudió a la población de Rufino. La misma ciudad que el 10 de mayo de 2015 vivió otro historia escalofriante cuando fue asesinada Chiara Páez, la adolescente de 14 años que murió a raíz de diversos golpes y el cuerpo fue hallado en la casa de sus suegros. Por el crimen fue condenado a 21 años de prisión su expareja, Manuel “Morzi” Mansilla. Ese caso fue el causante del de las marchas bajó la consigna “Ni una menos”, que se repitieron a lo largo y ancho de todo el país.

2ec8427d-5516-4f91-869c-5092202fe53d (1)

Caterina se había mudado el último 20 de diciembre de San Gregorio, donde vivía con su expareja y ahora asesino, Walter C (25 años) y sus pequeñas hijas mellizas de apenas nueve meses, luego de soportar durante el tiempo de convivencia diversas amenazas. “Le decía que si lo dejaba iba a matar a ella y a la madre y al padre”, resaltó el propio Francisco.

“Ella nos contó que el tipo en San Gregorio le pegaba y la madre se reía. Nunca trabajó, mi hija vivió más de una año y medio con él y siempre lo mantuvo la madre y la abuela. Mi hija a veces no comía porque le daban de comer a las mellizas pero a ella no”, completó.

Walter C. de hecho ya había demostrado de lo que era capaz en aquel episodio que relató Francisco: “Un día venia de trabajar del campo y el tipo le quiso faltar el respeto a mi señora, pero cuando supo que yo venía se fue”. Y continuó sin precisar fechas: “Así que lo salí a buscar e iba con mi señora en moto y él me apuñaló dos veces, si no era  por un vecino el tipo me mataba a mí”.

Luego de ese hecho que según Francisco solo tuvo como consecuencia los “veinte minutos en prisión”, se interpuso una medida perimetral que ayer no cumplió.

Caterina había buscado refugio en la casa al lado de sus viejos ubicada en Carlos Gardel al 1500 en Rufino, allí estaba con sus dos niñas y con un hermano de solo 13 años cuando Walter ingresó y le propinó tres certeras puñaladas que le produjeron la muerte.

e429c1f2-1e1a-44b5-9162-4429c2788be7

Yo estaba acostado y estábamos conversando en la pieza cuando de golpe se empezaron a escuchar unos gritos desesperados de mi hijo diciendo que Walter la estaba matando a la Cati (sic) y cuando nosotros salimos ya lo había hecho. Él entró patió la puerta de la casa y la apuñaló delante de sus hijas y de mi hijo”, resumió tratando de contener las lágrimas Francisco.

Y siguió: “El tipo corrió para la ruta 7 (la casa está a solo 500 metros de dicha arteria)  y se metió en un campo. Mi hijo más grande y el otro lo corrieron y se escabulló dentro de la soja. Pero no lo siguieron más porque estaba oscuro y era peligroso porque él tenía dos cuchillos”.

El padre de Caterina volvió a pedir: “Solo espero justicia que no sea como cuando me apuñaló a mí, que no vaya la madre con un buen abogado y después lo larguen”.

Para finalmente sostener: “Esto lo venía planeando durante mucho tiempo, porque acá anduvieron autos y mi hija me decían que eran amigos de Walter y nosotros la cuidábamos en todo momento pero anoche en cinco minutos me la mató”.

26740b7d-7b40-41d8-bcce-7d620676fe94 (1)

El informe oficial del caso

Caterina Quinteros fue atacada por quien sería su ex pareja en su casa en calle Carlos Gardel al 1500. La agresión ocurrió pasadas las 23 de ayer. La chica, ingresó pasada la medianoche al Sanatorio Modelo de Rufino, donde falleció producto de una puñalada a altura del corazón. También tenía un corte en el brazo izquierdo, reportaron fuentes policiales.

El fiscal Horacio Puyrredón llegó al lugar del hecho pasada la medianoche y ordenó la detención de Walter C. Se estableció un intenso operativo cerrojo que incluyó policías, bomberos y el alerta a remiseros; horas después el sospechoso cayó en las inmediaciones de una estación de servicio en la intersección de la ruta 33 y la 7. Estaba con el torso desnudo y quedó detenido en la alcaidía de Melincué.

El fiscal, dijo que investiga si el sindicado agresor tenía una orden de prohibición de acercamiento y adelantó que  prevé imputar a Walter C. el delito de homicidio agravado, con posibilidad de cuadrar la calificación en femicidio. El sospechoso será acusado este viernes por la mañana en audiencia a realizar en Venado Tuerto.

Entrevista y fotos: Santiago Córdoba/ Carlos Barbarich

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter