PoliticaRegiónEduardo “El Laucha” Arroyabe, el “gaucho” de los 48 mil viajes por el “viejo” acceso a San Eduardo

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si las matemáticas cuentan en la nota, el hombre protagonista de esta historia debe haber transitado el camino que une a San Eduardo con Venado Tuerto, unas 48 mil veces. Para ello, las estadísticas deben remontarse a sus 49 años al servicio del pueblo, entre chofer de colectivo, “transporte escolar” y comisionista.

Para su pueblo casi no necesita presentación, aunque para el resto de la región -quizás más al sur del “taco de la bota“-, sea un personaje “nuevo“: hablamos de Eduardo “El Laucha” Arroyabe.

Cuando se puso al servicio de sus vecinos como chofer de colectivo, tenía apenas 23 años. Hoy próximo a llegar a los 72, sigue con las mismas ganas y entusiasmo que en el comienzo. Por si sirve para agendar, el 6 de enero cumple sus 49 años como “trasportador“.

Entre las miles de historias en su memoria, quedan aún latentes un único “encajamiento” con el colectivo y dos accidentes: en el primero, volcó con una cupé Fuego y en el otro, se metió “abajo” de un acoplado. Dice que hasta no hace mucho, iba tres veces por día de San Eduardo a Venado (dos a la mañana y una a la tarde). Hoy solo hace dos  viajes en total en el día.

De joven, manejaba el colectivo que aún sigue uniendo Sancti Spiritu con Venado. En el 72, se quedó sin trabajo porque se vendió la línea y un grupo de padres compró una estanciera para llevar los chicos del pueblo a estudiar a la vecina ciudad (UPES – Unión de Padres de Estudiantes Secundarios). Y ahí estaba él, otra vez dispuesto a dar una mano.

Los primeros proyectos, seis décadas atrás

Cuando “El Laucha” terminó séptimo grado, su papá lo mandó a seguir estudiando y él no quiso. Prefirió trabajar porque le parecía “más lindo“. Se acuerda que en la década del 60, cuando tenía 15 años, un grupo de ingenieros de Buenos Aires llegaron al pueblo a marcar el camino y realizar mediciones. Y ahí estuvo él colaborando.

Se acuerda que antes de la actual traza de la ruta 4 S, para llegar a San Eduardo, había tomar la actual esquina de Ruta 8 y Sarmiento en Venado Tuerto, donde se encuentra el bar “El Coloso”. Se pasaba frente a la Feria de Boyle, de ahí hacia “El Empalme”, se cruzaban las vías, la escuelita y se doblaba hasta el camino paralelo al tren que llegaba a San Eduardo, por la zona de “La Cañada”.

El ripio era complicado. Y cuando se mejoró el camino, era peor porque tenía en las dos puntas tierra negra. Entonces se patinaba intensamente. Al medio no se podía pisar porque era tierra amarilla. Pero las dos primeras leguas, del lado de San Eduardo y de Venado, eran para llorar porque era un barrial que había que ‘darle y darle’. Con gomas lisas no pasábamos.  Entonces siempre con pantaneras“.

Dice –sorprendido- que hoy cuando se acuesta a la noche y se levanta a la mañana, ya sabe que puede viajar sin ningún problema: “Antes no sabíamos si llegábamos. Ahora es una risa. Salís y en 10 minutos estás. Aparte no rompes nada. Yo rompí muchas camionetas en este camino, porque más de 2 o 3 años no aguantaban. En otra época con la piedra, las gomas cada 30 mil kilómetros había que cambiarlas, cuando lo normal por ahí es que dure el doble. Hoy es un sueño viajar así“, agrega entre risas.

Más allá de que siempre tuvo fe, asegura que la gente de Venado está más contenta que la de San Eduardo, porque era hora de que se hiciera el asfalto. “Llegó el momento después de tantos años de renegar. Gracias a Dios lo tenemos. Yo siempre tuve fe de que se iba a hacer. Ahora esperemos que lo cuiden, para ver crecer el pueblo. Siempre lo dije, un día iba a llegar. Y llegó. Demoró un poco pero ya lo tenemos”.

Maestro de la vida

En junio del 2013, en el marco del “Querer, creer, crear”, del Gobierno de Santa Fe, “El Laucha”, fue homenajeado junto a vecinos de varias localidades de la región, porque con su quehacer diario, contribuyó a la comunidad. La elección de los homenajeados se hizo a través del voto de las personas que conforman las distintas instituciones intermedias.

Para el presidente comunal, Luis Rodriguez, Eduardo Arroyabe es uno de los principales puntales de la historia actual del pueblo. Afirma, que en su tarea de comisionista, “todo lo que se nos pueda llegar a ocurrir”, él lo conseguía en Venado.

Tuvo la enorme responsabilidad de llevar y traer chicos a estudiar, al médico, comprar remedios, cobrar bancos, traer plata para la caja de crédito en su momento, vestidos de novia o regalos si tenías un evento“, asegura.

Incluso, destaca: “Mucha gente hoy en día, le sigue dando sus tarjetas para que vaya al banco, haga los tramites y vuelva al pueblo con el dinero en la mano. La confianza que le tienen es absoluta”.

Rodriguez, dice que es una persona admirable, de confianza, especial, que siempre hace bromas, pero es serio y respetuoso. “A mucha gente le hizo favores y todos lo aprecian. Es gaucho. ‘Laucha’ hay uno solo. Es una marca registrada. Por eso no sabemos qué va a pasar el día que ya no siga más”.

* Nota: Pablo Rodriguez (Transmedia VT) en reconocimiento del pueblo y Comuna de San Eduardo

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter