AméricaSoja: El efecto de la pelea de Trump y China podría favorecer a Argentina

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La guerra de aranceles entre China y Estados Unidos abrió un escenario inédito para la producción agropecuaria de Sudamérica. De hecho, en Brasil ya están planeando cómo aprovecharán el arancel adicional del 25% que aplicó la administración de Xi Jinping a la soja estadounidense, como retaliación por sus aranceles a bienes industriales.

En el gobierno de Michel Temer son conscientes que, al menos en el corto plazo, serán los principales beneficiados por las represalias chinas a Trump. Es que Brasil acaba de cerrar una cosecha de soja récord de unas 110 millones de toneladas.

En Brasil no solamente apuntan a la soja. El ministro de Agricultura de ese país, Blairo Maggi, estimó que la producción total de granos brasileña podría aumentar hasta un 30% en los próximos 10 años pasando de 232 a 302 millones de toneladas en 2028.

El presidente del gigante estatal chino Cofco Corp, Yu Xubo, aseguró en un claro guiño a Sudamérica que “promoverán una mayor producción local de soja, ampliando fuentes de abastecimiento de carne, soja y harinas proteicas proveniente de otros países”.

En la industria agrícola argentina incluso se entusiasman con otra posibilidad: China no importa harina de soja porque tiene una política orientada a promover la industrialización en territorio propio. Sin embargo, en el nuevo escenario global -inédito en términos históricos- no se descarta que esto pueda llegar a cambiar.

“Hay que seguir de cerca la guerra comercial porque que China reemplace la soja de Estados Unidos con más importaciones de harina es verdaderamente todo un cambio de paradigma”, comentó a LPO Pablo Adreani, analista de mercados de granos.

El precio de exportación de la harina de soja argentina se encuentra en alrededor de u$s 380 por tonelada, una cifra 13% menor respecto a la que regía dos meses atrás, justo antes que se intensifique la disputa de Estados Unidos y China que derrumbó los precios internacionales.

Donde está parada la Argentina

El tema es que, en lo inmediato, la Argentina no podrá aprovechar las oportunidades que genera la disputa entre las dos potencias mundiales. El drama de la sequía de la campaña 2017/18 dejó una cosecha de soja de apenas 36 millones de toneladas.

Se trata de unas 20 millones de toneladas menos respecto a lo que se esperaba al inicio del ciclo cuando todavía los suelos mostraban niveles de humedad aceptables. Además, lo poco que se cosechó presentó una calidad por debajo de la que requiere la demanda.

En el mercado las miradas están puestas en la próxima campaña 2018/19. En caso de que no ocurra ninguna catástrofe climática como en el verano pasado, la cosecha de soja argentina podría ubicarse fácilmente entre las 55 y las 60 millones de toneladas.

Es decir, nuestro país podría aprovechar a pleno este nuevo escenario global en el segundo trimestre de 2019, justo antes de las elecciones presidenciales.

Brasil por su parte cuenta actualmente con una cosecha récord lista para ser colocada de inmediato en cualquier mercado que lo precise.

Para el analista Adrián Seltzer “se van a generar situaciones impensadas. La Argentina podría abastecer a China con porotos y la industria aceitera deberá aumentar las importaciones de soja estadounidense para sostener el ritmo de exportaciones”.

“Esto nos obliga a repensar el mercado internacional de soja”, indicó Seltzer a LPO y agregó que “además de Argentina y Brasil, otros países como Tailandia, Pakistán, Malasia, Corea, Japón, Israel y la Unión Europea, podrían verse beneficiados”.

Como sea, la semana pasada Trump tomó cartas en el asunto y anunció que ejecutará un programa de ayuda de u$s 12.000 millones para productores agropecuarios orientado a cubrir las pérdidas de ingresos promovidas por las represalias comerciales chinas.

“Se trata de una solución de corto plazo para que el presidente Trump pueda trabajar en acuerdos comerciales de largo plazo que beneficien a los productores estadounidenses y a todo la economía”, dijo el secretario de Agricultura de la Casa Blanca, Sonny Perdue.

 

Fuente: Lapoliticaonline

 

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter