EuropaEl Papa dice que se siente “asediado” y piden que “recen por él”.

Editor27/09/2019
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

“Es importante que la gente rece por el Papa y sus intenciones. El Papa está sometido a tentación, está muy asediado: solo la plegaria de su pueblo puede liberarlo”, dijo Francisco refiriéndose así mismo en tercera persona en su reciente viaje a África.

Según la prensa especializada, la frase es una revelación de hasta qué punto el pontífice es consciente de tener “enemigos” dentro de la Iglesia. Un factor que en Argentina se omita analizar, dada la asociación de Jorge Bergoglio a la “grieta política” local.

Otro gesto que pasa muy desapercibido para mucho es que a su tradicional “recen por mí” que pronuncia al finalizar audiencias y reuniones, últimamente viene agregando que “realmente lo necesita”.

“Cuando Pedro estaba preso, la Iglesia rezó incesantemente por él”, dijo Francisco en referencia al apóstol y primera Papa según la revista Civiltá Cattolica. “Si la Iglesia reza por el papa, esto es una gracia. Yo realmente siento continuamente la necesidad de pedir la limosna de la plegaria”, aseguró el Papa, que desde su asunción en 2013 se viene enfrentando interinamente a una lucha del clero y la Curia -el gobierno vaticano-. Sus detractores lo acusan de tener ideas “izquierdistas”. A principios de septiembre, Francisco, atacado frontalmente por católicos conservadores que lo tildan de “comunista”, dijo no tener ningún miedo de un cisma dentro de la Iglesia.

Algunos obispos católicos conservadores, en particular en Estados Unidos, consideran que el papa argentino habla demasiado de desigualdades sociales, de migrantes y excluidos, y menosprecia los puntos básicos de la doctrina tradicional católica sobre la familia o la moral sexual. Algunos llegaron a pedir su abdicación, argumentando que siembra “la confusión” entre los creyentes, y otros fueron más lejos. Hace un año, en pleno viaje papal a Irlanda, el arzobispo italiano Carlo Maria Vigano provocó un escándalo al pedir junto con otros jerarcas católicos ultraconservadores la renuncia del papa por encubrir abusos sexuales en la Iglesia.

Nicolas Senèze, vaticanista del diario francés La Croix explica que hay “un sector ultraconservador del catolicismo estadounidense que intentó hacerlo dimitir”. Pero “las críticas no vienen sólo de los estadounidenses, de otras partes y también en la Curia”, reconoció el propio pontífice, quien dice que sus ideas son “copiadas” de las de Juan Pablo II. Para Francisco, quienes dicen que “el papa es muy comunista”, hacen “entrar la ideología en la doctrina”. “Y cuando la doctrina está llena de ideología, existe la posibilidad de un cisma”, aseveró. Al regresar de su gira por el continente africano, criticó a los obispos “rígidos”, que causan “problemas”.

Una parte del catolicismo de Estados Unidos se opone a un papa que “critica sin cese el liberalismo económico, condena la pena de muerte y dialoga con regímenes comunistas“, analiza Senèze. Según Nicole Finfield, de la agencia Associated Press, las “críticas fueron propagadas por medios católicos de derecha bien financiados” y explicó que “magnates católicos acaudalados han estado financiando campañas para desacreditar a los aliados de Francisco, a fin de lograr que el próximo papa sea alguien más conservador y doctrinario”.

Uno de sus críticos estadounidenses es el cardenal Raymond Leo Burke, principal conspirador contra el papa, quien juzgó de “lícita” la demanda de dimisión y, de hecho, en 2016, envió junto a otros tres cardenales una carta al papa, acusándolo de haber creado confusión al permitir que algunas personas divorciadas y casadas en segundas nupcias recibieran la comunión. Como respuesta, Francisco dijo: “me disgustan las críticas que van por debajo de la mesa, con un sonrisa que hasta puedes verle los dientes y luego te apuñalan por detrás, esto no es leal, no es humano”.

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif