Mauro CamillatoOpiniónToda vacuna es política

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Hoy llegaron a Venado Tuerto las primeras 500 dosis de la Sputnik V y con ellas también arribó la esperanza de lograr el fin del maldito bicho. Aunque, vale aclarar que todavía queda mucho tiempo por delante para que esto ocurra (quizás nunca nos libremos definitivamente).

Claro está que para que esto último suceda, hay un detalle no menor que habrá que superar: la mayoría de la población debe vacunarse. En ese sentido ningún favor se le hizo a dicho cometido convirtiendo todo a la lógica de la política argenta. La no invitación de autoridades municipales locales en el acto de hoy en la puerta del hospital es un claro ejemplo de lo que no debe hacerse. Para persuadir a la población a vacunarse se necesita de todos, sin importar los colores políticos.

Tratar de utilizar la llegada de la vacuna como un éxito exclusivo de un sector político determinado en una Argentina “agrietada” contribuye a alejar más a una parte de la población.

Utilizar la llegada de la vacuna como un éxito exclusivo de un sector político determinado en una Argentina “agrietada” contribuye a alejar más a una parte de la población

Y no solo nos referimos a lo sucedido por acá, tampoco en nada colabora la apuesta épica y partidaria realizada por el gobierno nacional. Los barbijos negros con la inscripción “Operación Moscú”, el saludo con los dedos en “V” al arribo al aeroparque, son parte de un montaje innecesario. Menos aún las mentiras como las de Alberto Fernández que salió a vociferar que somos unos de los 10 países privilegiados del mundo que empezamos a vacunar (otra vez: ¡estamos ganando!), cuando ya son más de 30 lo que comenzaron.

Mientras tanto, la discusión sobre la eficacia y seguridad de la vacuna de origen ruso sigue estando en el centro del debate público. Una discusión que arrastra preconceptos y las típicas teorías conspirativas. Pero, a la vez. parte de un hecho fáctico que abre interrogantes: la Sputnik V solo posee la certificación del Instituto Gamaleya, lugar donde se elaboró. Más allá del prestigio de dicho Instituto (entre sus logros se encuentran la creación de las vacunas contra el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio –MERS- y contra el Ébola), está situación muestra una debilidad que deberá ser respondida. Según los especialistas del gobierno, la fase 1 y 2 del desarrollo de esa vacuna ya se publicó en la revista The Lancet, que es la de mayor prestigio internacional. En tanto, actualmente el reporte interino de Fase 3, está en marcha. ¿Entonces, no era más atinado esperar que culmine ese reporte?

Otra vez la política, la promesa de Alberto Fernández de contar con la vacuna antes de fin de año había que cumplirla como sea. Caída la posibilidad de tener la de Pfizer por razones todavía poco claras, y el retraso de la prometida por el laboratorio AstraZeneca, culminó provocando que se recurra a la rusa.

Aclaro, por si acaso, no estamos acá enrolándonos entre los antivacunas. Es más apenas tenga la posibilidad estaré “poniendo el brazo”. Sobre todo porque peor que la vacuna es contagiarse el maldito bicho.

 Antivacunas

En la conferencia de prensa brindada esta mañana frente al hospital, fue el coordinador de la Región de Salud Pedro Bustos quien aceptó que el éxito de la campaña de vacunación requiere cerca de un 70 % de personas que acepten ser inoculadas. Para cumplir con dicho objetivo se necesita un plan de comunicación. Algo que por ahora no existe.

Es necesario tener en cuenta el dato, son demasiados los que se suben a la ola “antivacunas”. Solo hay que darse una vuelta por las redes sociales (las también malditas redes sociales) para comprobar que dicho cometido no será fácil.

De hecho, los movimientos antivacunas no nacieron ahora con el coronavirus, sino en 1998. En ese año un investigador británico publicó un artículo en el que asociaba la vacuna triple viral con el autismo. Más allá que luego se descubrió que el artículo era fraudulento y que el investigador tenía conflictos de interés, todavía hoy los movimientos antivacunas siguen apelando a ese trabajo como uno de sus argumentos para rechazar la vacunación.

Pero ahora se agrega la desconfianza que significa en todos los casos la rápida creación de la vacuna (más allá de las especificidades remarcadas líneas atrás en el caso de la   Sputnik V). Aunque vale la pena insistir que en este caso la ciencia no arrancó de 0 como en otras enfermedades (había varios grupos de investigación trabajando en proyectos de vacunas para virus similares como el ébola, el zika, el SARS, etc.). Además, el lógico avance provoca que los tiempos se acorten.

Menos política y más comunicación

Así las cosas, es necesario un urgente plan de comunicación que incluya dejar de lado las mezquindades y especulaciones políticas. De no hacerlo corremos el riesgo de fracasar con el operativo de vacunación.

Es necesario un urgente plan de comunicación que incluya dejar de lado las mezquindades y especulaciones políticas. De no hacerlo corremos el riesgo de fracasar con el operativo de vacunación

Cabe recordar que la vacunación no es obligatoria y por lo tanto es necesario convencer a la gente que se sume, para ello se necesita: información transparente y rigor científico.

A la vez, es imprescindible que los políticos se olviden de sus intereses partidarios y todos colaboren para persuadir a la gente de la necesidad de vacunarse. Es necesario sacar al tema de la grieta argenta, las vacunas no son buenas porque las defiende el actual gobierno, como tampoco son malas porque “las defiende el actual gobierno”.  Otra vez, es necesario recurrir a razones sanitarias y científicas objetivas.

Recordar, que no existe medicamento 100 por ciento seguro para toda la población, todos tienen contraindicaciones, pero eso no significa que no los utilicemos cuando una enfermedad nos aqueja. Insistimos: “porque peor que la vacuna es contagiarse el maldito bicho”.

Es decir, estamos a las puertas de librarnos del coronavirus, pero para eso necesitamos que el 70 % de la población se vacune. Los relatos épicos y partidarios poco sirven en pos de lograr dicho cometido.

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif