Mauro CamillatoOpiniónToda vacuna es política (2)

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Ante todo: perdón por lo autorreferencial, pero en nota de opinión del último 28 de diciembre dijimos que “toda vacuna es política”.

En ese sentido intentamos argumentar lo sostenido describiendo el uso “político” que se hacía de la recién llegada primera partida de la Spunik V. Además, en ese momento donde proliferaban las dudas (y las teorías conspirativas) sobre la rusa expresamos: “Es necesario un urgente plan de comunicación que incluya dejar de lado las mezquindades y especulaciones políticas. De no hacerlo corremos el riesgo de fracasar con el operativo de vacunación”. Para luego agregar que se necesita “información transparente y rigor científico”.

Por supuesto lejos estábamos en ese momento de especular sobre el escándalo desatado por la declaración (¿operación?) de Horacio Verbitsky que culminó con la eyección de Ginés González García del Ministerio de Salud.

De todos modos, a esta altura de la circunstancia el episodio no debería sorprender a nadie, en una Argentina en la que hace rato que la ética ocupa un lugar bajo en la consideración pública. De hecho, el caso Verbitsky no es el único y en toda la geografía del país existen denuncias de “avivadas” con las vacunas. Aquí nomás en Santa Fe hay varias, que datan de mucho antes, la más fuerte de todas fue lanzada ayer por un periodista santafesino sobre una posible inoculación de Omar Perotti y su familia. El gobierno provincial salió rápidamente a aclarar que no era cierto.

Aunque, esta no fue la única denuncia pública sobre el manejo discrecional de las vacunas en la provincia. Es más todavía nadie aclaró los porqués de la renuncia de la coordinadora del Programa de Vacunación provincial, Soledad Guerrero, quien decidió irse días atrás en silencio dejando que se disparen distintas versiones al respecto.

Además, en nota firmada por el periodista Luis Rodrigo el 18 de enero el diario El Litoral reveló que al menos 30 vacunas de la primera tanda que llegó a Santa Fe no fueron al área de Salud, sino a personal del Instituto de Estadísticas y Censos (IPEC).

También en los últimos días el diputado del Frente Social y Popular, Carlos Del Frade, elevó un pedido de informe sobre posible vacunación vip en Pueblo Esther. Vecinos de dicha localidad denunciaron que fueron inmunizadas personas que no pertenecen a los grupos prioritarios y tendrían vinculaciones con funcionarios municipales. Antes, en otra localidad, Arroyo Seco, hubo cuestionamientos a autoridades municipales por haber utilizado dosis para personas por fuera del sistema de salud.

A la vez en la Cámara de Senadores, aprobaron en la segunda semana de este mes otro pedido de informes, presentado por Armando Traferri (PJ-Nes-San Lorenzo), que entre sus considerandos indica que a ese departamento llegaron las primeras 300 vacunas en febrero, mientras que en Rafaela ya se ha vacunado al 93% del personal de Salud.

Del mismo tenor fue la denuncia realizada a fines de enero por cinco entidades de la medicina Las Colonias, quienes advirtieron en un comunicado conjunto que hasta ese momento no hubo vacunas para ese departamento.

En tanto, en Venado Tuerto el presidente del Concejo Municipal, Juan Ignacio Pellegrini, reveló otro episodio digno de repudiar. El actual director de Formulación y Evaluación de Proyectos Municipales de Santa Fe (¿y posible candidato a concejal?) Germán Mastri, difundió el último viernes en las redes sociales (luego borró) que estuvo recorriendo el barrio Victoria para inscribir “a vecinas y vecinos para la vacunación Covid-19”.  Luego agrega: “Registramos a mayores de 60 y personas de riesgo”. Para cerrar resaltando: “Desde la Provincia se sigue trabajando para dar respuestas a las necesidades”.

Encima “la mala suerte” del funcionario provincial fue mayúscula, ya que sobre el cierre del mismo viernes el Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe emitió un comunicado informando que circulaban falsos formularios de inscripción para la vacunación. Y luego aclaran: “Los registros del Gobierno de la provincia de Santa Fe serán comunicados a través del sitio oficial (www.santafe.gob.ar). De esta manera, se recomienda no acceder a links sin validez oficial, evitar responder correos electrónicos, llamadas telefónicas o visitas a domicilios, sin antes tener una confirmación oficial”.

Y finalizan destacando: “En los próximos días será presentado oficialmente el Registro de Vacunación contra el Covid-19, su acceso será a través del sitio web santafe.gob.ar”.

Discrecionalidad y privilegios

El caso Verbitsky y los otros son un capítulo más de la historia reciente argenta, donde abundan la discrecionalidad y los privilegios.

La cultura del individualismo (del “sálvense quien pueda”) se hizo más evidente aún en la pandemia.

Mientras tanto, en un país repleto de “vivos”, la campaña real de vacunación sigue dramáticamente lenta. Según los últimos datos oficiales apenas ha completado su esquema de inmunización el 0,5% de la población (unas 240.000 personas);  Brasil ya va por el 2,9%, y Chile, por el 12,4%.

Toda vacuna es política”: aunque en la Argentina parece que el tema se tiñó de lo peor de la política. Por eso, insistimos con lo dicho en la anterior nota: “la campaña de vacunación debe ir acompañada con información transparente y rigor científico”. Un registro público y transparente que incluya la  trazabilidad habría evitado la discrecionalidad y los privilegios.

Nada de eso, por ahora, ocurre por acá. 

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif