Mauro CamillatoOpiniónNuestros gobernantes y la pospandemia

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Algún día habrá un pospandemia (esperemos que así sea) y entonces se terminarán las excusas para todos los gobernantes quienes tendrán que mostrar sus atributos para enfrentar una crisis que algunos analistas ya comparan con la que atravesamos en el 2002.

Sólo basta darse una vuelta por las calles de Venado Tuerto para vislumbrar lo que se puede venir: negocios cerrados, otros que languidecen con unos pocos clientes que se ven en su interior, carteles de venta o de alquiler que se suman en diversas propiedades, clasificados en los que abundan los pedidos de trabajo, y sobre todo caras compungidas que traspasan el parcial ocultamiento otorgado por los molestos y horribles (aunque necesarios) barbijos. “Lo peor está por venir”, advierten agoreros de todos los estilos. Ojalá no sea así, pero los indicadores son demás de preocupante.

Mientras tanto, los gobernantes que hoy están casi exclusivamente dedicados a “administrar la pandemia”, en algún momento tendrán que salir a enfrentar sus consecuencias y a la vez deberán empezar a “gobernar”.

Así las cosas, al presidente Alberto Fernández se le terminarán las filminas, esas que ya la han traído más de un dolor de cabeza (quejas de Brasil, Chile, Suecia y ahora del País Vasco)  y deberá exponer cuál es su verdadero proyecto de país. Ya no valdrán las dudas, o idas y vueltas como las que tuvo hasta ahora por ejemplo en el tema Vicentin o sobre el posible establecimiento de un nuevo impuesto a la riqueza. Y en todo caso también deberá definir si finalmente se desprende de la sombra de Cristina y construye su propio proyecto.

Pero fundamentalmente, tendrá que solucionar el tema de la deuda con los acreedores externos. Hasta ahora la oferta realizada sigue sin ser aceptada por la mayoría de los acreedores y no nos podemos dar el “lujo” de ir hacia un nuevo default.

Por su parte, los desafíos del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti no son menores, sobre todo porque hasta ahora todas sus acciones y sus discursos giran sobre la pandemia, no mucho más.

De hecho el sábado por la mañana realizó una entrevista online con periodistas de toda la provincia y volvió a repetir el mismo discurso, el de la queja por la escasez de recursos. Es más, el mandatario santafesino parece un interesante comentarista de la realidad pero cuando llegue la pospandemia, y con ello los medios de comunicación y la propia opinión pública dejen de hablar exclusivamente del coronavirus, deberá empezar a mostrar resultados. Entre ellos principalmente en seguridad, sobre todo porque su llegada al gobierno fue bajo el eslogan de “paz y orden” y por ahora estamos lejos que eso se cumpla. A pesar de la cuarentena, los homicidios en Rosario y Santa Fe en lo que va del año ya son récords. Con el tiempo la excusa de la herencia perderá efecto (“Los problemas en seguridad llevan tiempo, no se arreglan de un día para otro”, aseguró el sábado) y los reclamos se harán sentir. Encima como el mismo Perotti aceptó, la crisis incrementan los problemas de inseguridad.

Pero además no podrá mucho tiempo más seguir sin arreglar paritarias con los distintos gremios estatales, es insólito que a esta altura del año todavía no se hayan cerrados las discusiones salariales. Si bien es cierto que la pandemia es una buena excusa, también lo es que tuvieron oportunidad de cerrar las paritarias antes que comenzara todo y no lo hicieron. La paciencia de los gremios, a pesar de ser la mayoría del mismo color político, se empieza a resquebrajar y ya los sindicatos docentes y municipales  “exhibieron sus dientes”. UPCN y ATE todavía se muestran complacientes, pero las bases tarde o temprano los van a empujar al conflicto.

También en algún momento deberá  empezar a realizar obras públicas, o por lo menos continuar con las ya comenzadas por sus antecesores. Es inédito, más allá de la pandemia (otra vez la excusa), que casi no haya obra pública de la provincia por estos lares.

Las generales de la ley también le corresponden al intendente local, Leonel Chiarella y los suyos. Por ahora la gestión del novel mandatario local puede exhibir logros fundamentalmente en las áreas que tienen que ver con el control. Y es que en ese sentido supo interpretar que era uno de los máximos reclamos que la población le realizaba a la anterior gestión. Así como nunca había sucedido en la historia reciente de la ciudad, se acumulan toneladas de mercadería en mal estado incautada en distintos comercios, a la vez se logró un importante avance en la lucha por lograr que los motociclistas venadenses adopten una vez por todas el uso del casco.

Pero a la vez, Chiarella y los suyos empiezan a sentir las críticas por los errores en el área de Servicios Público y también por la falta de obras públicas. Es que como ya dijimos en nota anterior el principal error del mandatario local fue la de crear una “supersecretaria” a cargo de Alberto Armas que se encargaba de ambas áreas (demasiado peso para una sola persona). De hecho ya tuvo que “meter manos en el asunto” y realizar cambios en búsqueda de solucionar los inconvenientes, pero mientras le abrió la puerta a opositores para las críticas.

Así el principal debate del alicaído Concejo Municipal esta semana fue un pedido de informe presentado por el edil de Venado Renace, Darío Jeannot que reclamó por el estado de las calles de la ciudad. El legislador opositor “dio en el clavo” cuando sostuvo que no hay argumentos para postergar algunas obras, “utilizando a la pandemia como excusa, al tiempo que insistió con que “hay un notable abandono en la ciudad de servicios públicos, la ausencia del camión regador en las calles de tierra no tiene vinculación con la cuarentena”. La respuesta llegó del presidente del cuerpo, el oficialista Juan Ignacio Pellegrini quién respondió “Es de público conocimiento mundial q estamos en una pandemia que complicó todos los planes de gobierno, en todos los niveles. Y si bien hubo un retraso, hoy se está avanzando en el arreglo de calles y los vecinos lo están notando”. Y además Pellegrini contragolpeó asegurando que Jeannot “es evidente que se pasó al PJ, nos demanda todo al Municipio sin reconocer que estamos en una situación extraordinaria, mientras le justifica todo a la Provincia con el mismo argumento”. Aseveración esta última que debería preocupar al propio PJ, y es que más allá del grado de verosimilitud de las palabras lanzadas por el presidente del Concejo, no hay dudas que el ex titular del ANSES Venado Tuerto esta de a poco copando el rol de opositor en un legislativo por demás de tibio. Es decir, Jeannot avanza hasta donde el bloque del PJ por su inacción o errores le permite.

……

En definitiva los desafíos pospandemia parecen ser muchos para todos los gobernantes. Habrá un país, una provincia y hasta una ciudad para reconstruir en el medio de una profunda crisis, que ojalá sea menor a la que la mayoría de los analistas anticipan.Y encima no habrá más excusas, y no existirá margen para seguir echándole la culpa a la pandemia. Por lo tanto, habrá que gobernar.

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif