Mauro CamillatoOpiniónLa pandemia en VT: una semana de errores y una “reivindicación” inesperada

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No hay  dudas que la pandemia dejará una huella difícil de olvidar en la civilización actual y futura. Aunque a esta altura parece obra de adivino poder anticipar si cambiará definitivamente la historia como algunos “pensadores de moda” ya se animaron a predecir.

Pero más allá de este tipo de elucubraciones que hoy proliferan por doquier, la pandemia, como dijimos en nota anterior, también desnudó la semana que pasó a algunos de nuestros dirigentes siendo “empujados” a cometer importante errores, mientras otros gozaron de una reivindicación inesperada.

“Ir más adelante que los políticos”

Quisieron anticiparse a todos (“El problema fue que uno no puede ir más adelante que los políticos”, Sinópoli dixit) y decidieron tomar una medida extrema que hasta el momento nadie se había animado a anunciar. Así mediante un comunicado firmado por el fiscal regional, Alejandro Sinópoli; el director Regional de Salud de Venado Tuerto, Pedro Bustos y el encargado de epidemiología de la Regional de Salud, Daniel Agostinelli, decretaron que  todas las personas que ingresen al departamento General López que provenga de localidades de nuestro país con circulación viral deberán realizar “cuarentena estricta” y que en caso de tener que volver a viajar, por cuestiones laborales, “deberán efectuarse el hisopado y no pueden regresar a General López, hasta tanto no terminen de efectivizar la cuarentena”. Por supuesto, el escandalo no fue menor, sobre todo porque la decisión carecía de legitimidad (ninguno tiene potestad legal para dictaminar semejante decisión) y además el comunicado no tenía en cuenta las excepciones decretadas por el gobierno nacional. De hecho, uno de los perjudicados por dicha disposición iba a ser el propio fiscal regional que tiene su residencia en Rosario. Más allá que después Sinópoli aclaró que hubo un error de redacción, el escándalo rápidamente se multiplicó y un par de horas después tuvieron que dar marcha atrás y emitir un segundo comunicado donde dejaba sin efecto el anterior.

Comercio online y conflicto de interés

La pandemia también parece “haber empujado” al joven concejal del Frente Progresista, Leonardo Calaianov a cometer su primer error en su corta carrera política. Es que Calaianov presentó un proyecto solicitando al gobierno de Santa Fe que arbitre medidas para que los comercios de la ciudad puedan desarrollar venta online con entrega de mercadería a domicilio trabajando a puertas cerradas.

Algo que, a pesar de las prohibiciones vigentes, algunos locales habían intentado realizar en los primeros días de la semana pasada, pero terminaron con consecuencias judiciales. De hecho, uno de esos comercios infractores fue una reconocida tienda propiedad de la familia del mismo concejal.

Así más allá de las justificadas argumentaciones vertidas por el edil para realizar dicha petición, dejó la puerta abierta para que sus mismos pares le marcaran reparos éticos a su propuesta. Darío Jeannot  fue el primero que se reprochó remarcándole que “no es ético presentar un proyecto que apunta a favorecerlo en forma directa”. En el mismo sentido se manifestó después el concejal justicialista, Pablo Rada.

Camioneros “generosos”

El jueves por la mañana se concretó la firma del convenio de cesión del edificio donde funcionara el sanatorio Beroiz a la estructura de salud de la Provincia, en el marco de la emergencia generada por el coronavirus. En la presentación estuvieron presentes el director del Hospital Gutiérrez, Daniel Alzari; el director regional de Salud, Pedro Bustos, el secretario general del Sindicato de Camioneros de Santa Fe, Sergio Aladio; Emilio Venturelli en representación del Círculo Médico y el concejal Francisco Paris.

Durante el evento todos los presentes agradecieron la desinteresada generosidad del Sindicato de Camioneros en ceder las instalaciones del cerrado nosocomio. Claro, nadie en el momento pareció recordar que el ahora “generoso” Sindicato de Camioneros fue el mismo que solo dos años atrás decidió cerrar definitivamente el mismo sanatorio dejando a los últimos 26 trabajadores, que en ese momento quedaban resistiendo en el lugar, sin su fuente laboral. Pero menos rememoraron el maltrato previo al proceso de cierre que sufrieron los 49 empleados que arrancó el 16 de junio del 2017, fecha en la que el Sindicato de Camioneros decidió abandonar el lugar.

……

Así las cosas, la pandemia no sólo empuja a nuestros dirigentes a tomar decisiones apresuradas y erróneas, sino también parece borrar la memoria reciente.

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif