Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

No hay dudas que el denominador común de los resultados de las elecciones generales de hoy es el fin de ciclo, tanto en nuestra ciudad como en la provincia.

En Venado Tuerto, luego de 24 años de dominio absoluto del peronismo, se impuso el radical frenteprogresista, Leonel Chiarella; mientras en lo provincial, después de 12 años de gobiernos del socialismo frenteprogresista, ganó un peronista, Omar Perotti.

Ambos casos, con sus particularidades diferentes, mostraron una vocación de cambio de los votantes que decidieron “castigar” a los respectivos oficialismos.

Venado Tuerto

Por aquí se repitió el resultado de la Primaria  y hasta la diferencia de votos de Chiarella sobre Freyre fue casi idéntica (6674 votos en abril, 6530 hoy). La particularidad fundamental en este caso fue la baja de votos de Liliana Rostom, que no hay dudas quedó entrampada en la polarización (3408 contra 2161 de hoy).

De este modo, la elección de hoy determinó el fin de un ciclo que comenzó hace 24 años cuando Roberto Scott logró quedarse con la intendencia local luego de tres periodos consecutivos del radical Ernesto De Mattía.

Al respecto, como ya señalamos en nota escrita luego de las Primarias, Freyre sufrió el lógico desgaste de una prolongada gestión y no supo (o no quiso) comprender las señales que la población ya le había enviado en la elección del 2015 y en la del 2017. De hecho su porfía por intentar lograr un cuarto mandato, algo que nadie había podido conseguir en la historia de Venado Tuerto, culminó fracasando.

De poco sirvieron los anuncios realizados desde abril hasta acá y menos aún la alegoría tribunera lanzada por el mismo Freyre aquella noche que sostuvo que recién había terminado el primer tiempo.

Lo cierto es que nuestra ciudad se encamina a realizar un giro de 180 grados con un nuevo y joven intendente que promete una impronta completamente diferente a la impuesta en estos 24 años por Scott y Freyre, respectivamente. Habrá que esperar para comprobar si esa nueva impronta significa una mejoría o todo lo contrario.

Lo cierto es que nuestra ciudad se encamina a realizar un giro de 180 grados con un nuevo y joven intendente que promete una impronta completamente diferente a la impuesta en estos 24 años por Scott y Freyre, respectivamente. Habrá que esperar para comprobar si esa nueva impronta significa una mejoría o todo lo contrario.

En tanto, Chiarella, a poco de andar se enfrenta con un enorme desafío que es administrar una localidad que tendrá un color político diferente al que gobernará la provincia. En ese aspecto Venado Tuerto, vuelve a quedar a contramano de lo que sucede a nivel provincial, aunque en este caso el aliciente es que igual sucederá con las mayoría de las principales ciudades santafesinas (el Frente gobernará los municipios de Santa Fe, Rosario, entre otros).

Santa Fe

A nivel provincial finalmente Perotti logró lo que hasta hace poco parecía imposible, uniendo a todas las variantes del PJ detrás de su figura y se alzó con la gobernación. Un devaluado Cambiemos y un Frente Progresista que sufrió el desgaste de 12 años de gobierno (con la inseguridad como la principal problemática que no supo enfrentar) colaboraron para que lo lograra.

El rafaelino resistió los reparos que tenían para con él principalmente los votantes de raíz kirchneristas y a pesar de las aparentes diferencias ideológicas los logró sumar.

El rafaelino resistió los reparos que tenían para con él principalmente los votantes de raíz kirchneristas y a pesar de las aparentes diferencias ideológicas los logró sumar.

De todos modos también tendrá que enfrentar un importante desafío con una Cámara de Diputados totalmente en contra y con las intendencias más importantes de la provincia también en manos del Frente Progresista.

A la vez habrá que esperar lo que sucederá a nivel nacional, para ver si lo acompañara en la Casa Rosada un gobierno del mismo color político. Aunque es cierto que Perotti todavía no se manifestó públicamente a que candidatos apoyará, y que en todos los casos las posibles fórmulas ganadoras tienen un PJ como integrante.

Claro, está a esta altura no descubrimos nada nuevo si recordamos que el peronismo es principalmente un extraordinaria máquina de construir poder.

 

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter