Mauro CamillatoOpiniónEl viajante con coronavirus y el boomerang de la desinformación

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La información cayó como un baldazo de agua fría, justo en una de las mañanas más fría del año, después de varios días que en Venado Tuerto no teníamos casos de coronavirus apareció uno. Claro está, que el contagiado en la oportunidad estuvo de paso por nuestra ciudad y por lo tanto no se puede considerar el caso como local (aunque paradójicamente justamente esta persona es venadense de nacimiento y tiene residencia oficial acá pero actualmente vive en la Ciudad de Buenos Aires).

Por supuesto apenas se conoció el hecho, las redes sociales se inundaron de versiones, la mayoría de ellas erróneas o “medias verdades” sobre el tema. Rápidamente, como ya sucedió en oportunidades anteriores, la gente se dedicó a estigmatizar al enfermo y a realizar distintas elucubraciones echando culpas a diestra y siniestra. A esta altura hay que insistir una y otra vez los venadenses parece que no aprendimos de lo sucedido con los casos anteriores.

Pero más allá de esto,  sorprendió la falta de información oficial al respecto, fue difícil en la mañana del sábado lograr que algún funcionario contestará el teléfono y que brindará datos certeros y completos sobre el caso. Es que aunque todos los consultados confirmaban la información, ninguno quería ser nombrado como el informante.

Así recién casi sobre el cierre de la tarde del sábado apareció un parte oficial brindado por la Municipalidad de Venado Tuerto, pero a esa altura ya las redes sociales culminaron funcionando como un verdadero hervidero de versiones. También llamó la atención la falta de comunicación por parte del gobierno provincial, quien al final y al cabo es la responsable del tema salud. Las preguntas son: ¿por qué tardaron tanto? ¿Por qué no informaron ayer del caso? No hay dudas que eso quizás no hubiera callado los rumores, pero por lo menos los hubiera atemperado.

De esta manera lo que podría haber sido difundido como un buen proceder culminó convirtiéndose en un bumerang.

El programa venadense

El 7 de mayo último en conferencia de prensa encabezada por el intendente, Leonel Chiarella y director científico para Latinoamérica de la organización de lucha contra el Sida AHF, Miguel Pedrola (también participaron los médicos infectólogos Daniel Agostinelli y Pablo Perotto y los bioquímicos Marcelo Luca y Adolfo Fox, en cuyos laboratorios se realizarán los exámenes, además de autoridades locales y regionales), anunciaron el programa de Ampliación de Test Diagnóstico. Para llevar a cabo los testeos el Municipio invirtió en la compra de mil reactivos con parte del dinero recaudado por la millonaria multa al supermercado La Anónima. También colaboró con su aporte el Colegio de Magistrados.

De esta manera dicho programa, que hasta fue difundido en medios nacionales como ejemplar, apunta a aumentar la cantidad de testeos en la ciudad incluyendo a aquellas personas con síntomas leves o asintomáticos que posiblemente no consulten en los efectores de salud. Por supuesto el objetivo final es que con un diagnostico precoz se disminuye el número de posibles nuevos contagios.

Así las cosas, primariamente se definió que se iba a testear a “los contactos estrechos de personas con COVID-19 que estén asintomáticas al séptimo día, al personal que trabaja en los geriátricos y a los adultos mayores sintomáticos sin foco”. Con ese motivo se elaboró un protocolo que contemplaba que durante las cuatro horas que tarda los resultados (los test de PCR utilizados bajo este programa tienen ese lapso) las personas consideradas sospechosas (según la definición del Ministerio de Salud de la Nación) deberán aguardar en un centro de espera y, posteriormente aquellos que den positivo, se trasladan a un centro de aislamiento.

Posteriormente ante la decisión del gobierno provincial de permitir la reapertura de los hoteles, atinadamente, se decidió realizar testeos al azar entre los huéspedes que llegan a nuestra ciudad, principalmente desde zona de riesgo.

De esta manera, fue como el viernes llevaron a cabo una serie de hisopados a personas asintomáticas y sorprendentemente uno de ellos resultó positivo. La versión oficial sostiene que cuando le avisaron al viajante del resultado, éste ya estaba regresando a la Ciudad de Buenos Aires. Acá es importante insistir, que el viajante al no ser una persona considerada sospechosa (no tenía síntomas, a pesar que la primera información que circuló sostenía lo contrario) no era necesario que esperará las 4 horas el resultado del test.

Es decir a partir de ahí lo que queda es seguir con el protocolo y asegurar el aislamiento total de todos los que tuvieron un contacto cercano con la persona infectada.

Desinformación e infodemia

Ahora como sostenemos al principio de la nota, lo que podría haber sido difundido como un buen proceder culminó convirtiéndose en un bumerang, ya que ante la desinformación (o en todo caso la falta de información oficial) proliferaron los fake news o en todo caso hasta versiones mal intencionadas. Lo que la Organización Mundial de Salud (OMS) define como infodemia.

Es que las redes sociales como manifestó crudamente Umberto Eco poco tiempo antes de morirse, “le dan el derecho de hablar a legiones de idiotas que primero hablaban sólo en el bar después de un vaso de vino, sin dañar a la comunidad. Ellos eran silenciados rápidamente y ahora tienen el mismo derecho a hablar que un Premio Nobel. Es la invasión de los necios“.

Tal fue así que empresas de la ciudad que son asesoradas por el viajante (en realidad es un profesional del marketing) tuvieron que salir a realizar aclaraciones públicas para no terminar estigmatizadas.

Pero más allá de todo esto, este caso tiene que servir de ejemplo para insistir con la importancia en tiempos de pandemia de contar con información oficial que sea a la vez precisa, completa, oportuna, relevante y que ayude a la comprensibilidad.

De hecho como sostienen todos los organismos internacionales las fuentes recomendables de información en estos momentos son las oficiales, pero claro esta: es necesario que estas brinden dicha información, sino lo que proliferan son las versiones y triunfa la infodemia.

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif