Mauro CamillatoOpiniónEl triunfo de Chiarella: ¿una diferencia irremontable?

Editor29/04/2019
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El imponente triunfo del precandidato a intendente del Frente Progresista, Leonel Chiarella, en las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) no deja dudas y será muy difícil que José Freyre pueda revertir los resultados en las generales de junio.

Más allá del antecedente del 2015 donde el oficialismo perdió también con una diferencia importante (casi 2000 votos) con Liliana Rostom (en ese momento candidata de Cambiemos y Nuevo Horizonte) y luego pudo revertirlo, hoy la situación parece ser muy diferente. Sobre todo porque será muy difícil que Chiarella cometa el mismo error que Rostom con el recordado affaire Aldasoro.

Un desgastado Freyre

En el 2015 ya la ciudadanía venadense le había advertido a Freyre que la confianza ciega hacía él se había terminado y más allá que luego pudo levantar en las Generales los resultados de las legislativas del 2017 confirmaron esa tendencia.

En el 2015 ya la ciudadanía venadense le había advertido a Freyre que la confianza ciega hacía él se había terminado y más allá que luego pudo levantar en las Generales los resultados de las legislativas del 2017 confirmaron esa tendencia

Así hoy sucedió lo que ya a esta altura era “una crónica de una muerte anunciada” que el actual intendente no supo o no quiso ver. De hecho su porfía por ir por un cuarto mandato, algo que nadie había podido conseguir en la historia de Venado Tuerto (sus  antecesores Ernesto De Mattía y Roberto Scott ni siquiera lo intentaron), por ahora, no le salió nada bien.

A la vez este resultado también remarca uno de los errores más importantes de la carrera política de Freyre, esto es no fue capaz de formar un dirigente que lo suceda (algo que sí hizo Scott con él). Es más, de alguna manera culminó encargándose de “quemar” a aquellos que empezaban a crecer, un claro ejemplo es el caso de Patricio Marenghini a quien primero le sumo demasiadas responsabilidades en el Ejecutivo y luego lo envió como candidato a concejal en la elección más difícil y encima ahora fue impulsado para una lucha perdida de antemano (con paliza) con Lisandro Enrico en la categoría senador (N de R: en el momento de escribir la nota, Marenghini también perdía la interna con Cristina Gómez, aunque faltaban muchas mesas para determinar la categoría). Algo parecido sucedió con Pedro Bustos, quien ni siquiera fue ungido como candidato a concejal en este caso.

Ahora la única esperanza que queda en el oficialismo es que en las Generales se sume más gente a votar (hubo una baja participación de la gente) porque ni siquiera pueden esperar que votos de otras alternativas culminen abrevando en ellos, ya que la elección ya se polarizó de antemano y ni siquiera Liliana Rostom consiguió sumar una importante cantidad de sufragios.

La confianza de Enrico en Chiarella

Por su parte, a diferencia de Freyre, el actual senador, Lisandro Enrico, se la jugó bendiciendo a Leonel Chiarella como candidato a intendente, cuando lo natural parecía ser su postulación, y por ahora la apuesta le salió por demás de bien.

Pero el otro gran acierto del Frente Progresista (y de Enrico que es sin duda el líder del espacio) fue por primera vez en la historia consensuar una sola lista. Acierto que le permitió imponerse en un resultado histórico de manera abultada en las cinco categorías (gobernador, diputados, senador, intendente y concejales) en la PASO.

…..

Lo cierto es que a prima facie la diferencia parece ser irremontable, aunque habrá que esperar hasta el 16 de junio para ver si en Venado Tuerto se cierra un ciclo que comenzó en 1995 con Roberto Scott.

 

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif