Mauro CamillatoOpiniónEl candidato imputado: repercusiones políticas y especulaciones sobre el caso

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

José Luis Freyre siempre fue un especialista en esto de ‘poner un huevo en cada canasta’, lo hizo históricamente dentro del PJ, sobre todo cuando se acercan los procesos electorales, y esta vez no va a ser la excepción. De la misma manera, su otro habitual proceder es bendecir a todos los que quieran ser candidatos a concejales (o senadores, podríamos agregar ahora)  y por supuesto tributen a su aspiraciones a intendente”, decíamos en nota realizada el 21 de enero último cuando se empezaban a configurar las candidaturas para el actual proceso electoral.

Esta forma de hacer política (que alguna vez también llamamos “la lógica de la palmadita en la espalda”) no hay dudas que le ha servido para permanecer en el poder durante un largo tiempo, pero también le ha provocado uno que otro problema. De hecho no hay que irse muy atrás para recordar “el caso Corralón”, donde apareció involucrado Norberto “Pity” Payrú, un ex líder de agrupaciones de remiseros que culminó siendo empleado municipal y como tal condenado por los hechos ilícitos que luego trascendieron.

Ahora, a pocas semanas de la elección general, se sumó otro problema, con el ex precandidato a senador del PJ Juntos, Juan José Goitea. Hoy devenido en imputado por dos robos a mano armada a repartidores y que encima en uno de ellos hubo un disparo que rozó la cabeza de una de las víctimas. Aunque es cierto que no fue Freyre quien acudió buscarlo para ofrecerle la postulación y que “su candidato” en ese cargo fue Patricio Marenghini; sí, se encargó de bendecirlo con abrazo y foto incluida (“La fotografía es una evidencia extrema”, resaltaba, Roland Barthes, cuando todavía no existían las redes sociales que además ahora las viralizan). Encima en casi la única cobertura que tuvo el acto, realizada por Radio Jota, en su improvisado discurso tildó a Goitea como “gente honesta y de trabajo”.

Y por más que ahora Freyre insista que conoció al imputado durante la campaña (lo cual parece ser verdad), su lógica de intentar “poner un huevo en cada canasta”, esta vez le trajo un nuevo problema.

El caso: las dudas y las acusaciones

Por supuesto las especulaciones políticas y las acusaciones cruzadas apenas trascendió el caso abundaron. El primero en salir a hacer declaraciones fue el actual senador, Lisandro Enrico, quien hasta vinculó al caso con un posible plan de desestabilizador para provocar sensación de inseguridad por parte del PJ en plena campaña electoral. Algo parecido, aunque con mayor cautela, sostuvo el director provincial de Investigación Criminal, Pablo Polito.

Mientras en el oficialismo local, eligieron manifestarse por separado, el propio intendente, José Luis Freyre; el secretario de Gobierno, Jorge Lagna y el concejal y ex precandidato a senador (perdió la interna con María Cristina Gómez), Patricio Marenghini. Los tres se despegaron de Goitea e intentaron contragolpear acusando al gobierno provincial por la inseguridad. Y casi imitando a lo dicho por Enrico, el edil venadense salió a denunciar una operación política, pero en este caso del Frente Progresista.

Todos además hicieron eje en tratar de salvaguardar la figura del candidato a gobernador del PJ, Omar Perotti (otro que se sacó una foto con Goitea).

 

Mientras tanto la investigación a cargo del fiscal, Mauro Blanco, tendrá que desentrañar un caso con algunas aristas que, por lo menos, llaman la atención.

Así en primera instancia es difícil de entender que alguien que acababa de cometer un robo a mano armada, que casi le cuesta la vida a una de las víctimas, se encontrará comiendo un sándwich y viendo el partido de River en un bar céntrico, no demasiado lejos de donde había sucedido el hecho. Menos aún que haya dejado su auto (que a la vez es el vehículo con el que se cometió el delito) estacionado en los alrededores.

Fueron los fiscales Mauro Blanco y Horacio Puyrredón, quienes se acercaron al bar a identificar al presunto delincuente y luego llamaron a la policía. Antes lo había hecho la policía pero descartaron que quien estaba sentado en un bar pueda ser el autor de los hechos, a pesar que el auto que poseía (del cual aceptó ser el propietario en todo momento) era demasiado similar al buscado. Peugeot 206 color gris oscuro, sin la patente trasera, con una calcomanía visible de un venado blanco; el único dato previo que tenían y no coincidía, era que poseía vidrios polarizados.

A la vez la conducta del imputado según todos los testimonios fue demasiado tranquila, no negándose nunca a ninguna requisa, a pesar que en el auto tenía demasiadas evidencias que lo involucraran. En el baúl estaba parte de la ropa que se había utilizado en el robo (había un pañuelo bandolero con el nudo incluido que se había utilizado para taparse la cara) y hasta encontraron vainas de balas. Y luego en su propia casa encontraron todas las otras evidencias que lo inculpan aún más: la patente que no llevaba el vehículo, una escopeta recortada calibre 16, un revólver calibre 32 cromado, una tasa de la rueda del Peugeot 206, dinero en efectivo en una cifra similar a la denunciada en uno de los robos y otra documentación de interés para la causa. Entre ella los ya famosos volantes de publicidad política que alguien “picaramente” se encargó especialmente que salgan en la foto enviada a los medios de comunicación. Al respecto, el fiscal Blanco aceptó que requisaron esos volantes como evidencia para demostrar que la propiedad que fue allanada era alquilada por Goitea, Es que éste había declarado que vivía en otra casa, la cual fue primero allanada pero se encontraron que allí moraba la ex mujer del imputado.

Lo cierto es que, más allá de la espuma política derredor y las distintas especulaciones, quedan muchos datos que se irán develando principalmente con las pericias del celular, del por ahora, único imputado. En tanto, en estas últimas horas podría haber un nuevo detenido.

 

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter