Mauro CamillatoOpinión¿Despertó la oposición en Venado Tuerto?

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El seis de junio último escribimos una columna con un interrogante en su título: ¿Venado Tuerto, una ciudad sin oposición? En la misma aludíamos a la inacción y la falta de ideas de una oposición política apática. Así, sosteníamos que dicha situación puede ser interpretada como un valor, que indicaría una buena gestión del actual oficialismo. O, en todo caso, como un disvalor en el sentido de lo necesaria que es la existencia de una oposición activa en un régimen democrático.

Es que esta última debe funcionar como un factor de control y limitación necesario de cualquier gobierno. Por lo tanto evita que aquellos que ostentan el poder lo ejerzan de forma monopólica.  Además, tiene un papel fundamental en el proceso de toma de decisiones gubernamentales y elaboración de políticas públicas.

A tres meses de aquella nota, hoy elegimos preguntarnos: ¿Despertó la oposición en Venado Tuerto?

El acierto de los concejales del PJ

Lo cierto es que en la semana que pasó los concejales de Hacemos Venado (Justicialismo) se anotaron “un poroto” (nada que ver con el apodo del exintendente), cuando anunciaron que consiguieron una propuesta superadora a la que tenía el Municipio para la compra de materiales para la construcción de las redes de gas en los barrios Tiro Federal, Ciudad Nueva, Iturbide, Rivadavia y Santa Fe.

Al respecto, cabe recordar que siete días antes el oficialismo hizo uso de su mayoría (con Darío Jeannot como aliado) para aprobar sobre tablas la ordenanza que le permitía la compra directa de los caños de la mencionada obra. En ese momento, desde el Ejecutivo anticiparon que el mejor precio que habían conseguido era cercano a los 78 mil dólares.  La respuesta de los concejales justicialistas fue pedir una semana más para analizar la documentación, sin embargo, el oficialismo prefirió apurar la aprobación porque temía “a la volatilidad de los mercados” y a la posibilidad que en esas pocas jornadas los precios culminen cambiando.

Posterior a la aprobación sobre tablas, tal lo pedido por el oficialismo, fue el concejal Sebastián Roma quien expresó: “nos pidieron que aprobemos la contratación directa para una obra que debería realizarse por licitación pública, que ya se hizo y se declaró desierta. Pero ahora nos piden de un día para el otro que votemos a favor de esto. Simplemente pedimos una semana para analizar la información, poder llamar y ver si hay otra empresa que pueda hacer una oferta menor”. Y seguidamente remarcó: “nos negamos a que este Concejo sea una escribanía del Ejecutivo, y sentimos que se nos impone eso a través de la mayoría que tiene el oficialismo”.

Así las cosas, el episodio culminó con la intendencia dando marcha atrás y aceptando la nueva propuesta arrimada por los concejales justicialistas con un valor de 68 mil dólares (10 mil menos que la anterior). Y por supuesto, esto provocó que tuvieran que derogar la ordenanza anterior para permitir la nueva operación comercial.

Las Mojarras, nuevamente en agenda

Por su parte, también el concejal de Ciudad Futura, Bruno Taddía, logró mover al aletargado Concejo Municipal al volver al debate público la situación del abandonado complejo Las Mojarras. En este caso, el joven edil impulsó la integración de una mesa de trabajo con el objetivo de mejorar las condiciones de las familias que habitan esas viviendas precarias desde hace más de dos décadas.

Es de recordar que este asentamiento ubicado en Comandante Espora y Roberto Cavanagh, hoy cuenta con siete familias (llegó a tener casi treinta) y es una de las problemáticas más antiguas que tiene la ciudad. De hecho, podría considerarse que lo sucedido en este espacio a fue un anticipo (salvando las diferencias) de lo que luego se repetiría, aunque en una escala muy superior, en el denominado asentamiento Villa Moisés.

Pero, además, Taddia acompañó su proyecto con una importante crítica sobre el funcionamiento del legislativo local y entre otras cosas, aceptó que en el recinto se abordan demasiados temas que pueden ser considerados banales y pocos que impliquen la intención de transformar la ciudad.

Bienvenido a la autocríticasiempre se está a tiempo y ojalá sea el comienzo de un Concejo diferente. Como sostuvimos líneas atrás, la existencia de una oposición activa es necesaria y hasta beneficiosa para el buen funcionamiento de un gobierno.

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif