Mauro CamillatoOpiniónContrato de concesión eléctrico: una deuda de la democracia venadense a punto de saldarse

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El nuevo contrato de concesión de la Cooperativa Eléctrica (CEVT) está al caer, por lo menos así la anunciaron en los últimos días desde el Concejo Municipal. Y por más que la noticia hoy pasó casi desapercibida, lograr cerrar dicho contrato es ponerle fin a una de las deudas más importantes que tiene la democracia venadense.

Es que  la precaria concesión todavía vigente fue sellada a través de la ordenanza 1145/83 el 21 de octubre del 1983, pocos días antes del fin del gobierno de facto. Aunque después en 1999, en plena democracia fue confirmado mediante la ordenanza Nº2726 y extendido su vigencia hasta el 21 de octubre próximo.

Así, vale recordar que el dicho contrato tiene solo seis páginas y, entre otras cosas le permite a la CEVT manejarse a su antojo, casi sin posibilidades de control del poder concedente. Pero esto sucedió por la evidente complicidad de la clase política local que solo le empezó a poner coto a la situación a partir de las espasmódicas manifestaciones públicas del 2016 y del 2018. De hecho fue posterior a tales protestas que encontraron un atajo al tema y por lo menos obligaron a la entidad (presentación judicial de por medio) a realizar audiencia pública antes de implementar cualquier modificación tarifaria.

Por eso, más allá de aceptar el trabajo llevado a cabo en los últimos tiempos por concejales e integrantes del Ejecutivo municipal, fue la gente con sus espasmódicas manifestaciones la que debería colgarse las medallas por poner el fin a una de las deudas más importantes que tenía la democracia venadense.

La historia

Todo comenzó con la ordenanza 1145/83  firmada por el intendente de facto, Héctor Pelosso y el secretario de Hacienda, Carlos Bondone (el mismo que después volvería a idéntico cargo de la mano de Roberto Scott). Posteriormente, en plena democracia en 1999 se aprobó a las apuradas la ordenanza  Nº 2726 que estipulaba en su principal punto: “Extender la vigencia de la concesión municipal de que goza la Cooperativa Ltda., de Consumo Popular de Electricidad y Servicios Anexos de Venado Tuerto, y cuyo vencimiento operará el 21 de octubre del año 2003, por el término de dieciocho (18) años a contar de dicha fecha y conforme los términos del contrato de concesión que oportunamente apruebe el Concejo”.

La excusa esbozada en aquel momento para apurar la extensión de la concesión (a pesar de que todavía tenía cuatro años por delante) fue que era inminente la privatización de la Empresa Provincial de Energía (EPE) y por ende había que resguardar a la CEVT como entidad sin fines de lucro. También vale la pena rememorar que la votación en el Concejo fue reñida y que casi la totalidad el bloque scottista votó en contra (en aquel momento Roberto Scott y la CEVT/ Luz y Fuerza estaban enfrentados por los intereses políticos del gremio, después se aliaron), a excepción del concejal Alberto Turcato, que culminó acompañando.

Aunque, la ordenanza 2726/99 sostiene en su segundo artículo textualmente: “Crear una comisión redactora para la determinación de los términos del nuevo contrato de concesión, que estará integrada por un miembro del Departamento Ejecutivo Municipal, un miembro por cada bloque de Concejales el Concejo Municipal y un miembro de la Cooperativa de Electricidad. Las nuevas condiciones del contrato de concesión deberán ser elaboradas por dicha Comisión, la que deberá expedirse en un plazo de ciento ochenta (180) días”. Por supuesto, los 180 días pasaron y nunca se creó la comisión redactora, es más todos los tibios intentos realizados en estos años por algún integrante de la clase política para llevarlo a cabo naufragaron rápidamente.

Así las cosas, el contrato vigente le permitió en todo este tiempo a la CEVT manejarse a su antojo y esto incluye fijar la tarifa sin la necesidad de consultar a nadie. Cuestión que fue subsanada parcialmente recién en el 2016, en el contexto de las manifestaciones de protesta, con la aprobación de la ordenanza Nº 4859/2016 y su decreto reglamentario Nº 084/18 (avalada luego por el  fallo judicial de la jueza civil Celeste Rosso) que obliga a las empresas concesionarias de servicios públicos locales a realizar una audiencia pública obligatoria previo a decretar aumentos.

Nuevo contrato

Lo cierto es que estamos a días del vencimiento del precario contrato y ahora sí parece que se sellará uno nuevo.

Claro está, pasaron demasiadas cosas en este lapso para que la situación cambiará. Entre otras, la actual CEVT está muy lejos de aquella poderosa entidad que gozaba de la genuflexión de una clase política timorata y a veces cómplice. En el medio quedó la lucha de aquellos que pretendieron cambiar la situación y no lo lograron (entre ellos es de destacar el movimiento encabezado por el exconcejal Roberto Meier y el grupo denominado UNIRSE).

Mientras tanto, no hay dudas que fue la gente saliendo a la calle, manifestándose, quien logró cambiar la situación y en todo caso empujar para que finalmente la ciudad culmine saldando una de las  deudas más importante de la democracia venadense.

 

Ver notas anteriores en Venado 24: 

El problema eléctrico: La tarifa como consecuencia de la precaria concesión y el encubrimiento político

La concesión eléctrica, la gran deuda de la democracia venadense

La Cooperativa, vos, yo y ellos

A 42 años del golpe, la concesión eléctrica sigue siendo la gran deuda de la democracia venadense

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif