Mauro CamillatoOpiniónEl freyrismo y “el espanto” al enriquismo

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El freyrismo volvió a demostrar esta semana que su creatividad para intentar mantener el poder no tiene límites (ni escrúpulos),e hizo honor a la repetida frase de Jorge Luis Borges en su genial poema titulado Buenos Aires, esto es: “No nos une el amor sino el espanto”. El “espanto” al enriquismo.

Así comenzó el lunes aliándose con el macrismo, espacio político al que denuestan en cada una de las declaraciones pública, para lograr (junto a la moneda) la presidencia del Concejo.

Posteriormente el viernes sobre el mediodía fue el propio intendente, José Luis Freyre, el que sorprendió anunciando en una conferencia de prensa la vuelta de Franco Balzaretti, cuatro años y medio después de su salida y pase al massismo de por medio, al nuevo cargo de Director de Adultos Mayores.

Atrás quedaron virulentas críticas y acusaciones (algunas hasta denigrantes) que se vertieron durante todo este tiempo uno al otro, sobre todo en épocas de campaña. Balzaretti fue candidato a concejal enfrentando al oficialismo en el 2015 y en el 2017.

Por una moneda

El papelón del año pasado en la elección del presidente del Concejo Municipal, era difícil de superar. Sobre todo porque parecía que nuestra clase política iba a aprender de lo sucedido para no repetir ese tipo de episodios.

Sin embargo volvieron a sorprendernos y aunque esta vez “el papelón” no incluyó despido de un secretario (párrafo aparte necesitaría este caso, ya que Federico Longobardi fue echado de su cargo por impulso del oficialismo y luego lo contrató como abogado municipal) ni nombramientos a las apuradas, como ocurrió en el 2017, sí se repitieron alianzas inentendibles. Esta vez dicha alianza fue entre dos espacios que aparentemente se encuentran en las antípodas ideológicas y hasta en la forma de entender la política, el oficialismo y el macrismo. Mientras quien participó del anterior “rejunte”, Fabián Vernetti,  ahora sí se unió con sus naturales aliados del Frente Progresista para intentar mantener la presidencia, a ellos se sumó la indómita Liliana Rostom. De esta manera el legislativo quedó dividido exactamente en dos y tuvieron  que recurrir al vergonzante recurso de la moneda para que Pedro Bustos, apoyado por propios y macristas, culmine siendo el nuevo mandamás del Concejo.

No hay duda que nuevamente a Cambiemos y al freyrismo, no los unió “el amor sino el espanto”. De hecho a los primeros los movilizó “el despecho” por no haber podido llevar para sus filas a la UCR (Los fracasos del gobierno nacional provocaron que a regañadientes se quedaran en el Frente Progresista). Para el oficialismo todo lo que puedan hacer para horadar el poder de los radicales, sin pensar en los costos políticos, es bienvenido.

En tanto, la piedra en el zapato sigue siendo Liliana Rostom, quien decidió ir en contra de todos sus antiguos aliados, es decir del justicialismo y de Cambiemos, y  se guardó una última “jugarreta” autopostulándose de imprevisto para vicepresidenta primera. Dicha decisión hizo que desde el bloque oficialista salieran a apoyarla rompiendo parte del acuerdo con el macrismo que había postulado a Viviana Downes para ese cargo. Es que en San Martín y Marconi están dispuestos a hacer todo lo posible para congraciarse con la líder de Nuevo Horizonte ya que ansían poder contar con ella como aliada o en todo caso como candidata dentro de la interna del partido para potenciarse frente a la UCR. Una muestra de esto fueron las apreciaciones laudatorias lanzadas por el propio intendente, José Luis Freyre, con respecto a la ordenanza de terrenos municipales impulsada por Rostom y aprobada en el Concejo. O hasta distintas declaraciones vertidas últimamente por el mandatario tratando de ensalzar la figura de ex funcionaria.

Lo que parece no puede entender el freyrismo es que a mayor intento de seducción, Rostom lo responde con mayor alejamiento. Sobre todo si esos intentos vienen del propio Freyre, a quien le tiene una tirria muy especial.

Sin escrúpulos

Pero si faltaba algo para cerrar la semana de despropósitos oficialistas, el viernes sorprendieron llamando a una conferencia de prensa sin anunciar el tema a tratar. Allí acudieron los distintos cronistas venadenses para encontrarse, no sin asombro, con Franco Balzaretti sentado al lado del intendente. Mayor fue la sorpresa cuando Freyre anunció el nombramiento de Balzaretti, director de Adultos Mayores.

Es que el mismo, ahora nuevo funcionario, se fue en el 2014 de un cargo similar pegando un portazo y además a partir de ese momento se convirtió en uno de los más acérrimos opositores. De hecho fueron muy fuertes sus declaraciones en contra del oficialismo en las dos campañas del 2013 y 2015 en las que encabezó una lista primero con el Frente Renovador de Massa y luego con el sello de un partido local denominado Venado Renace. Pero también las devoluciones del propio intendente para su ex funcionario fueron virulentas y hasta lo caratuló entre otras cosas como “desleal”.

A esta altura la historia política reciente demuestra que “las idas y vueltas” de los dirigentes se convirtieron en una costumbre, pero es difícil de entender cuál es el sentido de esta vuelta. Qué fue lo que  hizo que Freyre dejara de lado las antiguas reyertas dialógicas mutuas y decida nombrarlo nuevamente funcionario es algo a desentrañar. La respuesta quizás pase por la necesidad de seguir sumando espacios para afrontar la próxima elección donde el rival a vencer sigue siendo el enriquismo. Claro que si la idea es sumar por sumar, solo vale recordar que Venado Renace en la última elección sacó solo 1800 votos y que además la política no es matemática y que nunca 1 +1 es 2.

Y en todo caso, habría que ver a qué sectores dentro del mismo PJ esta incorporación termina restando, sobre todo si se tiene en cuenta que Balzaretti  fue principalmente crítico a todo lo que fuera kirchnerismo. De hecho junto a Oscar “Cachi” Martínez fue uno de los massistas que se aliaron al macrismo en su primer año de gestión para obtener un cargo en la empresa estatal ARSAT.

A su vez el flamante director de Adultos Mayores fue uno de los dirigentes locales que se sumó a la campaña de los pañuelos celeste contra la ley del aborto y también se manifestó en contra de la perspectiva de género de la ley de Educación Sexual Integral (ESI). Dos temas sensibles para los ultraK, aunque a esta altura ya no hay dudas que (como sostuvimos en nota de opinión anterior) Freyre confirmó su vuelta a las fuentes de su comienzo en la política (al viejo y tradicional PJ) de ahí su apoyo irrestricto a Omar Perotti como candidato a gobernador y en menor medida este nuevo nombramiento.

Si hablamos de falta de escrúpulos:  ¿La próxima foto será con Ricardo Spinozzi?

Capítulo aparte para el  decreto 090/18 denominado plan de racionalización anunciado el último 2 de julio, que en uno de sus puntos sostiene el congelamiento de la planta de personal y no cobertura de vacantes. Parece que rápidamente se olvidó.

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter