Arte y espectáculosCulturaSe fue Mito Ganim, el fuelle mayor de Venado Tuerto

Juan Miserere14/07/2020
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

A los 85 años falleció Mito Ganim, emblema del tango y el bandoneonista por excelencia de la ciudad de Venado Tuerto. Integró varias orquestas, fue parte de la última etapa de esplendor del género en Buenos Aires y en el final se dedicó a cuidar la tradición tanguera con eventos anuales que organizaba en su ciudad.

Nacido en Maggiolo pero criado en Venado Tuerto, en la segunda mitad de la década del ’40 comenzó su vínculo con el bandoneón con el maestro Mario Canulli, luego continuó su formación en la ciudad de Rosario con Antonio Ríos.

En esos tiempos Mito compartía la pasión con un amigo de San Eduardo: Walter Ríos: “Él se fue primero y después yo también a probar suerte a Buenos Aires. Ingresé a la academia del maestro Pedro Laurenz, cuyo asesor musical era Celso Amato, un gran bandoneón que integró las orquestas de Miguel Caló y Juan D’Arienzo, de la cual fue primer bandoneón. En esa época yo estudiaba ocho horas por día”, le contaba Ganim a la revista El Perseguidor en 1999.

A pesar de la oposición de su padre, que pretendía que se dedique a la medicina y que le hizo dejar pasar algunas oportunidades en la gran ciudad, Mito decidió que su medio de vida sería el bandoneón.

De vuelta en Venado Tuerto, en tiempos donde estaban las orquestas Maipo, Odeon y Víctor, Ganim decidió armar su propia formación con el estilo de Héctor Varela, que encajaba perfecto entre los amantes del baile y el tango popular. Ya eran los finales de los ’50. “Yo tenía mucha amistad con el Flaco  Varela, pero no me animaba a pedirle los arreglos, entonces los escribía yo de oído, y tenía un cantor (el Negro Díaz) que imitaba a la perfección a Ledesma y Lezica, que eran los cantores que Varela tenía en esa época”, contaba. Luego se sumaría Raúl Soloa, otro cantor que supo acompañar a Ganim mucho tiempo.

La orquesta gustaba, hacíamos entre 12 y 14 bailes por mes”. En 1963, el venadense dirigió su orquesta grande, con la que grabó un 33 rpm simple con dos temas cantados por Soloa y Raúl Bruno, en la sala ION y editado por Odeón-Sello Azul. En 1970, y también dirigiendo su orquesta, cumplió un ciclo de presentaciones en Radio Belgrano de Buenos Aires.

Mito Ganim al frente de su orquesta.

El esplendor

Yo trabajaba en la Junta Nacional de Granos y para la Revolución del ‘55 nos echaron. Después de un tiempo me fui a rendir a la Dirección General Impositiva, y de ese examen aprobamos dos. Pero cuando me llamaron para incorporarme y me enteré cuánto era el sueldo, como yo estaba trabajando bien con la orquesta, decidí seguir con la música y rechacé el nombramiento”, contaba el bandoneonista.

En aquellos años yo viví del tango, uno lo comenta ahora y suena poco creíble, pero fue así. Yo crié a mi familia e hice todo durante más de 15 años viviendo del tango, en cambio hoy tengo que trabajar tres meses para reunir 300 o 400 personas”, le decía a El Informe en diciembre de 2009, en ocasión de ser nombrado Hijo Dilecto de la ciudad de Venado Tuerto en el Concejo Municipal.

En los albores de los ’70 cambiaron los gustos populares y Mito Ganim prefirió dejar en un segundo plano su carrera musical para desempeñarse en el Banco Provincial de Santa Fe, “porque el cabaret y los bailes ya se terminaban”.

El músico venadense junto al Polaco Goyeneche.

La reinvención

Durante las décadas siguientes, Mito Ganim siguió acompañando a algunos cantores con el fuelle, pero como actividad secundaria, casi como un pasatiempo. Sin embargo, cuando se retiró del Banco en 1994, decidió retomar su carrera musical: primero armó un trío con otras dos leyendas locales, Jovel Quinteros y el Chango Fernández; y más tarde un sexteto con músicos y cantores de la ciudad.

En esa época recibí una carta de Jorge Rolando, que fue cantor de Varela, y que me decía: ‘Mito, vos sos el único que podés remontar la orquesta de Héctor Varela’. Y a raíz de este pedido me empezaron a llamar exintegrantes de la orquesta” que lo terminaron convenciendo. Cuando reunió a los músicos  (de Rosario, Firmat y Buenos Aires) logró rearmar una orquesta típica, algo improbable por aquellos años, que tuvo mucho éxito. Más tarde volvería al formato de trío.

Con su fuelle, Mito Ganim supo acompañar a cantores de la talla de Alberto Moran, Jorge Rolando, Roberto Goyeneche, Argentino Ledesma, Rodolfo Lezica, Alberto Podestá, María Garay, Hugo Marcel, Abel Córdoba, Gustavo Varela, Néstor Rolan, Alfredo Belusi, Roberto Rufino, entre muchos otros.

Todos los 11 de diciembre, en ocasión de celebrarse el Día Nacional del Tango, Mito se abocó durante años a organizar un gran encuentro tanguero en Venado Tuerto. Entonces sus actuaciones se limitaban a esa fecha y alguna que otra invitación de algún amigo.

Mito Ganim con Enrique Dumas.

Pero también renegaba: “No quedan más bandoneones en el país, no se consiguen porque no se hizo lo que hicieron con los cuadros famosos, que no podían salir del país. En cambio los japoneses y franceses se llevaron por 4 pesos todos los bandoneones que había. Ahora se empezaron a fabricar pero no son lo mismo, ni siquiera conseguimos repuestos. Nos robaron nuestro patrimonio que es nuestra música”, se quejaba en aquel 2009.

Su última actuación fue en diciembre de 2018, en ocasión de un nuevo festejo tanguero en el Teatro Ideal, invitado por Gustavo Guerrero, quien organizó lo que Mito había desistido de hacer ante la falta de apoyo.

Con el último quejido de bandoneón, la tradición tanguera perdió a su máximo exponente en la ciudad.

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif