CulturaMagalí Tajes:“No es lo mismo comunicar para mil personas que para un millón”

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La joven actriz y escritora, Magalí Tajes, estuvo de gira el fin de semana por estas tierra. El viernes llegó a Venado Tuerto, el sábado a Rosario y hoy por la noche hizo lo propio en el Centro Cultural Provincial de Santa Fe. Todos sus shows, con entradas agotadas.

Desde hace algunos años, se convirtió en uno de los fenómenos del humor en las redes sociales, donde hoy supera el millón de seguidores en Facebook y casi 900 mil en Instagram. Además está a punto de recibirse de psicóloga, escribe libros y recorre el país contando desde una mirada muy particular su vida y experiencias.

En una entrevista en exclusiva para Mirador Provincial, dijo que se toma su profesión con mucha tranquilidad y que se está enfocando mucho en “cuidar” los mensajes que les hace llegar a sus seguidores. Muchos de ellos tienen entre 16 y 20 años, pero ante la masividad y viralización de sus contenidos, está atenta a lo que produce.

“Antes si había más una manía y una presión para subir videos todos los días. Pero llega un momento en el que después de tres años que vengo haciéndolo, ya no puedo subir algo todos los días. Y cuido un poco más lo que se dice. No es lo mismo comunicar para mil personas como por ejemplo ahora, hacerlo para un millón”.

Reconoce que sus fanáticos se están formando en pensamiento y que entonces “esta bueno siempre hablar con cuidado y comunicar con conciencia”. Nunca se imaginó el presente que está viviendo, donde “la realidad siempre termina ganando a la ficción”.

“Mi objetivo era publicar un libro con una editorial grande cuando empecé a hacer videos y poder vivir del stand up. Y es lo que estoy haciendo pero a escalas mucho mayores de lo que había pensado. Ya visité otros países y recorrí casi toda la Argentina. Pero en mi imaginación no era tan grande la escala”.

Los fans, se juntan de a uno

La historia de Magalí con el humor y la actuación empezó hace seis años. Volanteaba, daba shows en bares y reunía gente de esa manera, de a uno. Una función a sala llena era para 50 personas, lo que resultaba “una locura”. Pero cuando se intensificó el uso de las redes sociales, eso empezó a cambiar.

De 50 pasó a 200, luego a 500 y ahora para mil y algo más. Hasta hay veces y lugares donde las entradas se agotan en menos de un día. No sabe hasta dónde va a llegar su presente. Y admite que “internet tiene eso que te viraliza”: “De repente te está escribiendo alguien de Panamá y no entendés como llegaste”.

Pero no se confunde. Está claro que un poco de todo lo bueno que le está pasando es la perseverancia. Todas las semanas crea contenido y le suma mucho recorrer los lugares que puede. Que la gente la vea, la conozca y que “entienda” que es más copado que sea así y no por internet. “Para mi es mucho mejor. Creo que la calidad de lo que se pueda brindar sobre un escenario o libro es mucho mayor. Eso te acerca y difunde más lo que uno hace”.

Una vida en el caos

Para los shows trabaja con un director. Y para los videos, lo que hace, piensa o reflexiona es espontáneo. Trata de tener ideas todas las semanas, pero a veces –cuenta- no son todas buenas. “Es más práctica que otra cosa”.

Un dato: acaba de lanzar su segundo libro “Caos” (el primero fue “Arde”). Vendió 10 mil ejemplares en una semana. “Fue una locura. No tiene sentido por lo menos en este contexto de crisis económica”, explica entre risas. Y agrega: “Está bueno que se hable desde un lugar diferente que pueden ser los videos o los shows”.

Magalí asegura que un día en su vida es una verdadera locura. Esto es: le quedan pocas materias en la facultad para recibirse de psicóloga (va dos veces a la semana a clases) y gira durante cuatro días. Le quedan 24 horas para ver Netflix, vivir y tratar de comer algo que no sean milanesas. “Es divertido. Vivo de lo que me gusta y a la gente eso le llega”.

Y reflexiona: “Estoy haciendo un camino más que una carrera. Me parece que  cuando vos tenes algo para dar o decir eso no te lo define una moda o momento. Si bien me gusta laburar mucho y trabajo más de 20 días de gira al mes, no me desespera eso. Lo hago más de fanática de conocer lugares que de moda”.

Nota: Pablo Rodríguez/ Transmedia Venado

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter