El paísNiños y videojuegos: recomendaciones para padres

Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Los videojuegos no son una novedad, sino que forman parte de la infancia de algunos chicos desde hace varios años. Después de todo, muchos de quienes hoy tienen hijos pasaron su adolescencia disputando partidas junto a sus amigos.

Por este motivo, es habitual que los niños tengan diferentes dispositivos en sus hogares y que los utilicen por largas jornadas, a menudo compartiendo la actividad con sus padres y hermanos.

A pesar de que las consolas tienen aspectos positivos, también conllevan algunas desventajas. Como consecuencia, al igual que sucede con los adultos y los juegos de casino, su uso debe ser controlado, para que sea una experiencia totalmente positiva.

Consecuencias positivas y negativas del uso de videojuegos

La utilización excesiva de las consolas de juegos puede ocasionar problemas de salud tales como tendinitis, molestias e irritación en los ojos o dolores musculares y de cabeza derivados de las malas posturas corporales.

Además, los videojuegos en ocasiones inducen al sedentarismo, y su uso desmedido podría ocasionar problemas de sobrepeso u obesidad. Por otro lado, dado que habitualmente se juegan de manera individual, pueden provocar aislamiento, depresión o ansiedad.

En contraposición, el uso de videojuegos potencia la memoria y la retención de conceptos espaciales y numéricos, así como también favorece la coordinación manual y visual.

Adicionalmente, ayuda a tolerar el fracaso y ayuda a la toma de decisiones. Y, si la actividad se comparte con amigos, impulsa el contacto social y el involucramiento en prácticas colectivas, incrementando el sentimiento de pertenencia a un grupo.

Consejos para el uso responsable de los videojuegos

Para potenciar los efectos positivos que la utilización de consolas implica para los niños y adolescentes, es necesario tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Delimitar el tiempo de juego

Aunque sea fin de semana o estén de vacaciones, los chicos no deberían pasar demasiadas horas jugando.

Es recomendable delimitar su uso a 3 o 4 horas a la semana y, adicionalmente, es preferible que no pasen más de 60 minutos seguidos utilizando la consola.

Verificar a qué juegan

Vigilar el contenido de los videojuegos es fundamental, sobre todo cuando se trata de niños pequeños.  Es necesario controlar que no posean palabras o imágenes violentas, agresivas o inapropiadas para su edad.

Caso utilicen juegos en línea, es muy importante controlar con quién juegan y qué tipo de lenguaje utilizan, así como también enseñarles a detectar comportamientos o vocabulario abusivos para que puedan dar aviso a los adultos.

Propiciar el juego en espacios comunes

Para evitar que se aíslen o pasen demasiado tiempo solos, es imprescindible colocar la consola en un ambiente de uso común, como la sala de estar o cualquier espacio de uso compartido dentro del hogar.

Vigilar que el juego no interfiera con su rutina

Aunque disfruten de los videojuegos, es necesario evitar que esta práctica interfiera con sus ocupaciones cotidianas.

Salir con amigos, pasar momentos en familia, hacer los deberes o practicar deportes son  actividades que no deben posponerse o dejarse de lado por quedarse conectados a los videojuegos.

Jugar con ellos

Para fortalecer la relación con tus hijos la clave es compartir actividades. Y si ellos prefieren pasar sus momentos libres jugando videojuegos, acompañarlos es una excelente opción para fomentar la comunicación y crear experiencias en común. 

Leave a Reply

https://www.venado24.com.ar/archivos24/uploads/2019/07/ESTEVEZ-BANNER-WEB-OKEY.gif