Sociedad y PolíticaBaja de la imputabilidad a menores: desde el Gobierno señalan que la actual ley es de la Dictadura

Editor10/01/2019
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

El proyecto busca crear por primera vez en Argentina un sistema de responsabilidad penal juvenil. La ley vigente es de la dictadura y no respeta las convenciones internacionales y la constitución nacional en este tema”, declaró Juan José Benítez (foto), Subsecretarío de Justicia y Política Criminal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos

El funcionario prosiguió: ” Hoy lo que ocurre es lo peor de todo. Ante un delito que comente un chico de 15 años no hay respuesta. O se lo declara inimputable o un juez determina que tiene que estar preso, sin un proceso adecuado”, declaró Benítez en referencia a las críticas que señalan que el gobierno busca utilizar a los menores como chivo expiatorio.

De acuerdo al escenario que tiene el oficialismo en el parlamento, la moderación del proyecto facilitaría los acuerdos con sectores de la oposición, y permitiría reemplazar lo previsto por ley 22.278 sancionada en plena la dictadura militar.

El proyecto

La iniciativa contemplaría un criterio de escalas por edad: a los 15 años, los adolescentes serán imputables únicamente por por delitos considerados graves, como homicidios, violaciones, lesiones gravísimas, secuestros extorsivos y robos con armas de fuego. Entre los 16 y los 18 años, serán imputables siempre que no se trate de un delito cuya pena máxima de prisión es igual o menor a tres años; y podrán ir a la cárcel cuando cometieran un hecho reprimido en el Código Penal con una pena máxima igual o mayor a diez años.

En el caso de los menores de 15 años (inimputables) que cometan delitos reprimidos con penas de hasta 10 por el Código Penal, el proyecto contempla un programa de asistencia a través de la intervención de equipos multidisciplinarios (integrados por médicos, psicólogos, psicopedagogos, docentes, especialistas en adicciones y trabajadores sociales) para acompañar a los niños y evitar que desarrollen una carrera delictiva.

 

La situación de los menores alojados en institutos convina situaciones de escaso control con abusos y situaciones calamitosas. Dada la falta de un regimen penal para los menores de 16 años en nuestro país, la situación de los mismos suele ser incierta, quedando a veces liberados tempranamente frente a delitos graves, pero también suele darse la situación inversa.

 

Las críticas

El proyecto recibió varias críticas, tanto de organismos de derechos humanos como de la oposición en el Congreso –en diputados tanto el kirchnerismo como el Frente Renovador y el peronismo no-k se diferenciaron del proyecto y en el Senado, hasta el “mano-durista” Miguel Ángel Pichetto cuestiónó la incidencia de la presencia de menores en la comisión de delitos–.

Según las estadísticas oficiales, la mayoría de los chicos que permanecen privados de la libertad en Argentina lo están por delitos menores “contra la propiedad” y no por delitos graves.

Por otra parte, y según un relevamiento realizado con Unicef en 2015, había 82 menores de 16 años privados de su libertad (el 6,3%), entre 16 y 17 años hay otros 789 (60,5%), es decir un total de 871 sumando ambas edades. El resto eran jóvenes que hoy tienen más de 18 años, pero que cometieron sus infracciones siendo menores. La suma total de jóvenes privados de libertad es 1305. Según Unicef, bajar la edad de imputabilidad “no suma” y sólo conduciría a “llenar con chicos” los institutos de menores.

Comentarios
Compartir esta noticia
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter