// Visita Cavallero 20.03 (2)

Cavallero en VT: Junto con Freyre reclamaron un plan hídrico con plazos y presupuesto

Politica

El diputado provincial Héctor Cavallero mantuvo hoy un encuentro con el intendente José Freyre y funcionarios del gabinete local, con el foco puesto en la crisis hídrica, de gran preocupación en toda la región.

Profundo estudioso del tema cuencas, fruto de su extenso recorrido en el ámbito político y de gestión, la agenda regional del ex intendente de Rosario incluyó otras reuniones con jefes comunales, instituciones intermedias y productores, lo que permitirá apuntalar sus aportes en la Legislatura como presidente del bloque de diputados del Frente Justicialista para la Victoria.

El intendente remarcó que Cavallero “es alguien que nos acompañó de manera constante, en diversos temas, como seguridad, empleabilidad y producción y la cuestión hídrica, que ha gestionado, estudiado y consultado con técnicos en la materia. Por eso conoce claramente la situación de las cuencas de La Picasa y Las Encadenadas”.

Ambos dirigentes coincidieron en la falta de planificación de obras hídricas durante los últimos diez años, sin intervenciones y medidas “a tiempo”, como las del canal San Urbano, donde “recién se ha comenzado a avanzar”, pese a los once cruces proyectados.

“Es importante que el Gobierno provincial defina las obras con fecha y presupuesto, y un plan hídrico, porque quien tiene la autoridad de regular, planificar y ejecutar, de hacer de intermediario entre los distritos, es la Provincia. Y en verdad no veíamos un plan regulador. Por otro lado, tiene que haber legislación y decisiones ejecutivas en virtud de cómo se trabaja en la impermeabilización del suelo, en la retención del agua y en incentivar la rotación de cultivos, temas centrales para acompañar la situación del régimen de lluvias que estamos teniendo”, definió Freyre.

Los tres factores

A su turno, Cavallero definió los tres factores críticos que enmarcan el tema hídrico: la transformación del régimen de lluvias, que hoy llega en algunas zonas a 1.500 mm promedio (pasó en 2011 de 800 a 1.200 mm); el “grave” problema de la tierra, con el monocultivo, donde invocó la participación del Ejecutivo nacional (“con un mecanismo de premios y castigos para la rotación”) y propuso cambiar el sistema de contratación. Pero el punto neurálgico de su desarrollo fue el requerimiento de obras hidráulicas. “Yo terminé con las inundaciones en Rosario. Teníamos en 1989 la Municipalidad quebrada y lo primero que hice fue contratar a los mejores hidráulicos y formé una unidad de proyectos, que hoy no está en la provincia de Santa Fe, pese a que la tenía y de buena calidad”, recordó.

En su análisis, ese esquema fue reemplazado actualmente por un convenio con el Instituto Nacional del Agua (INA), con sede en Santa Fe, pero los estudios resultantes -y sus licitaciones- carecen en origen de un proyecto ejecutivo, reemplazándose por acuerdos con universidades.

Visita Cavallero 20.03 (1)

Y luego brindó su propuesta: “Acá hace falta un plan con un cronograma. Si hacen falta once obras en Las Encadenadas deben decirlo, y que cumplan licitando y adjudicando. Debe saberse a dónde va a parar la asignación presupuestaria. Estudiando el presupuesto vemos cómo se sacó dinero de la cuenca del Vila-Cululú para bacheo en la ciudad de Santa Fe, lo que ocurrió el 30 de diciembre del año pasado”.

El legislador apuntó que la realización de obras deberá tener “control social”, e hizo referencia al encuentro de gobernadores de tres provincias con el ministro del Interior y Obras Públicas de la Nación, Rogelio Frigerio, por La Picasa: “Escuché después las declaraciones y me parece que no hablaron seriamente. Yo fui delegado de (Jorge) Obeid en la Nación y entonces tuvimos que levantar el fallo de la Corte Suprema de Justicia porque no podíamos tirar una gota de agua en el (río) Salado. Con (Carlos) Reutemann y Obeid fuimos a ver las lagunas y notamos que es una cadena que, por su naturaleza, funcionan como presa, que retienen las aguas y las regulan, atraviesan todo el NO de la provincia de Buenos Aires y desaguan en la Bahía de Samborombón”.

Lo cierto es que a la cuenca de La Picasa “ingresan 30 metros (cúbicos de agua) por segundo, según un estudio de 2011, y están saliendo cinco metros por segundo. En un sistema cerrado como éste hay que hablar de una alternativa, como la inició Obeid, que fue la última obra hidráulica”.

Aquel proyecto se basaba en la extensión del canal San Urbano, presa contenedora mediante, con una salida al rio Paraná. “Hay que pensar cómo hacemos obras a la altura de Oliveros (desembocadura Coronda- Paraná), no sólo acá para mandar más agua, sino conductos aliviadores o presas contenedoras”, subrayó.

Procesos lentos

El experimentado dirigente afirmó que “de todo esto no existe ningún plan. Lo escucho al ministro (de Medio Ambiente, Sergio) Bergman y pienso quién lo asesora. Hace falta, en conclusión, definir el plan de obras, porque el cambio climático se va a mantener, la erosión de la tierra será un proceso lento, de cambio cultural y punitivo respecto al monocultivo; por eso digo que las obras son esenciales”.

Como cierre, aseveró a modo de crítica que “cuando se dio la mayor sequía de toda la historia (400 mm) no se aprovechó para hacer obras hidráulicas, cuando era mucho más barato y sencillo hacerlas en esa época”.

Durante su visita al Palacio Municipal, Cavallero escuchó al secretario de Ambiente, Patricio Marenghini, y al subsecretario de Obras Públicas, Pablo Rada, quienes junto al intendente enumeraron las obras realizadas por el Municipio venadense en materia hídrica, como también el plan de recuperación de caminos rurales.

“Cavallero fue el que inició la gran transformación de Rosario, y en cada lugar que estuvo siempre se ocupó del sur de la provincia; de allí nuestro agradecimiento y reconocimiento”, elogió Freyre.

 

Fuente: Prensa MVT

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top