// hqdefault

Opinión: ¿La ola reeleccionista llega a Venado?

Mauro Camillato, Sin categoría

Por Mauro Camillato

La mejor noticia de los últimos tiempos para la alicaída administración municipal llegó desde la capital provincial, es que el miércoles finalmente la legislatura provincial aprobó el pedido de la gobernación para endeudarse por la friolera de 300 millones de dólares con el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, organismo del Banco Mundial. Un importante porcentaje de ese dinero (algo más $50 millones de pesos) va a ir a parar a los Municipios y comunas para la ejecución de obras de pavimento de calles urbanas.

De esta forma, José Luis Freyre, encontró sin mover un dedo el sueño de lograr fondos para realizar obra pública, esa misma obra pública que por aquí se da en cuentagotas. Una clara muestra de esto último es toda la fanfarria que realiza el Ejecutivo local cada vez que comienza (si leyó bien: que comienza) una cuadra de pavimento. Hacer una cuadra de pavimento debería ser lo común en una administración como la venadense, pero ante tanta pereza al respecto en la historia reciente de nuestra ciudad, se muestra como una “gran obra”. De hecho Freyre cree que desde que empezó a incrementar las cuadras de pavimento (vale aclarar, la mayoría pagada por los propios vecinos) su imagen de gestión comenzó a subir

En días donde todos comienzan a sincerar las pretensiones de lograr la reelección  esta noticia le viene como anillo al dedo a Freyre  y su entorno empiezan a “mirar con buenos ojos” alguna posibilidad de ir por un nuevo mandato. Claro que con lo la caja que hay en casa, más allá que el desendeudamiento le permitirá al Municipio lograr algún crédito, no alcanzaría. Además, saben que para obtener financiamiento propio necesitan la aprobación del Concejo y la experiencia pasada en el tema de la refacción del Centro Cultural le demostró que sin mayoría en el legislativo local les va a ser difícil lograr la aprobación de los ediles.

Los dos parecen querer la reelección

Los dos parecen querer la reelección

El auge de la reelección

Una cumbre partidaria del PRO realizada el viernes último se transformó en la cuna de lo que será el armado político pensando en la reelección del presidente Mauricio Macri y también de la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal y del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. El macrismo en pleno comprendió que no puede perder más tiempo y debe evitar especulaciones que provoquen internas innecesarias y ya definieron que sus principales dirigentes irán por un nuevo mandato. Poco importa la situación económica que no despega y la baja que viene sufriendo el presidente en la consideración popular, leen que por ahora no aparece contendiente que le pueda disputar el sillón de Rivadavia.

En tanto, Miguel Lifschitz, viene diseñando una complicada alquimia para lograr el cometido, el gobernador santafesino la tiene más complicado ya que a pesar de mantenerse alto en la consideración pública (algunas encuestadoras marcan una adhesión de más del 50 %)  la actual constitución no se lo permite. Por eso lanzó a los apurones un llamado a reformar la carta magna provincial, pero parece bastante difícil que lo alcance en menos de dos años y en todo caso si lo logra también tendrá que conseguir que en dicha reforma conste que el actual gobernador (a pesar de haber jurado en la constitución anterior que impedía la reelección) puede volver a presentarse.

En tanto por estos lados, Freyre prometió que este sería su último mandato, de hecho luego del “susto del 2015” parecía cernirse a armar y bendecir una posible sucesión (la persona elegida era Patricio Marenghini) que pudiera pelear mano a mano con quien sea el candidato enriquista a la intendencia en el 2019. Pero el pobre resultado de la lista que encabezada justamente Marenghini, en la última elección legislativa, provocó que ese plan se desbaratará.

Por eso el nuevo diseño del gabinete freyrista parece adaptarse a este nuevo mapa político, desaparecen las supersecretarias y con ello la posibilidad del surgimiento de un nuevo protagonista con pretensiones de poder llegar a la intendencia. Vuelven a toman protagonismo absoluto los halcones (ver nota de opinión anterior al respecto), quienes tienen como principal objetivo conservar su propia y acotada “quinta de poder”.

De hecho a esta altura de las circunstancias el intento de una reelección parece ser la única opción que tiene el oficialismo para impedir que el enriquismo se quedé con la intendencia. Paradójicamente quien le hizo el mayor favor de cara a esta estrategia fue el gobernador frenteprogresista con el crédito que le posibilitará inyectar una importante cantidad de obra pública en Venado Tuerto.

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top