// nueva_balacera.jpg_1572130063

Rosario: otro ataque a balazos a un edificio céntrico

Politica

Una nueva balacera que pone en alerta a los jueces y a la policía, pero en especial a los vecinos que la sufren. Este lunes por la madrugada sucedió en un edificio de San Luis 1451, entre Corrientes y Paraguay, cuyo frente fue atacado con unos 20 balazos, posiblemente con una ráfaga de ametralladora.

Los proyectiles dieron en el interior del palier, en el ascensor y en el departamento del primer piso. Dejaron un cartel que decía “dejen de meter preso a los pibes”. Según los moradores del inmueble, ahí no vive nadie vinculado al poder judicial. Sin embargo, la semana pasada también hubo un ataque en la misma propiedad.

Según el relato del periodista Ariel Borderi en el programa Radiópolis (Radio 2), el ataque no alcanzó a personas “de milagro”. Ocurrió alrededor de las 2 de la madrugada de este lunes, cuando todos en el edificio dormían.

Los disparos penetraron la puerta del edificio e impactaron contra un espejo que está dentro del palier. También dieron en el ascensor. Y dos balazos dieron en la ventana del primer piso. En total fueron unos 20 disparos de arma de fuego.

“No sabemos nada, sabemos que sería un aviso para algún caso policial”, contó Miguel, el hombre que vive en el primer piso del edificio. “Tiraron un cartel que dice «dejen de meter preso a los pibes»”.

“Fue esta madrugada a las 2 de la mañana, las balas atravesaron el ascensor, el marmol, uno de los balcones”, siguió el hombre. Y agregó que, según la primera evaluación de la policía, “podría haber sido una ráfaga de ametralladora”.

Miguel destacó que “acá no vive ningún miembro del poder judicial, jueces ni nadie vinculado a los juicios”. Pero luego hizop una revelación llamativa al decir que “el jueves de la semana pasada también hubo una balacera en este mismo edificio y tuvimos que cambiar el vidrio de la puerta”.

Luego comentó que “no hicimos la denuncia porque acá suele haber disturbios entre la gente que sale de los bares y boliches y creimos que era parte de eso”.

“En el edifico nadie trabaja en el tribunal, nadie es juez, yo hace 18 años vivo acá y no conozco a nadie vinculado con el poder judicial. Mi esposa es abogada laboralista, pero nada que ver, nunca tuvo problemas”, agregó Miguel.

Después detalló que en su departamento “las balas atravesaron la madera; las balas atravesaron las persianas pero no las ventanas de madera”. Y señaló que “somos tres familias las que vivimos acá, somos comerciantes, jubilados”.

“No conozco a nadie en la cuadra que tenga vínculos con los juicios”, concluyó. Un movil policial seguía en la puerta del inmueble.

Rosario 3

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top