// deuda

Reclamos de Córdoba y Santa Fe por coparticipación

Politica

La provincia de Santa Fe sigue buscando caminos para que la Nación le envíe el dinero adeudado en concepto de coparticipación. “La semana que viene convocamos a todos los jefes comunales y a los legisladores de la provincia en Santa Fe para acordar la devolución de los fondos de coparticipación”, sostuvo el gobernador Miguel Lifschitz.

“Hasta ahora veníamos esperando una propuesta del gobierno nacional, porque la lógica es que sea el deudor el que haga la propuesta. Pero lo vamos a hacer nosotros, con un criterio de actualización de la deuda que tiene un valor histórico de 23 mil millones de pesos y creemos que debe actualizarse con un criterio lógico, ni el más elevado ni el más bajo”, agregó. No es la única provincia con la que tiene conflicto, ya que después del contrapunto que mantuvo con el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti por los impuestos lo ubica en un lugar ríspido con al menos las provincias más grandes del país después de Buenos Aires. El jefe de Estado le pidió al gobernador cordobés la rebaja de Ingresos Brutos y éste replicó: “Cuando la Nación nos devuelva lo que nos corresponde desde hace más de 30 años”.

“A vos no te ha ido mal, gordito, como decía Alfonsín”, le dijo Macri a Schiaretti y le recordó lo que recuperó Córdoba vía fallo de la Corte por unos 6 mil millones de pesos de fondos previsionales. “Pero tuvimos que ir a juicio”, contestó Schiaretti. Sin embargo, el gobernador valoró el aporte de Nación de los dos mil millones de pesos para la ruta 36, es decir un 25 por ciento de su costo final.

SANTA FE

El gobierno provincial intenta una salida política antes que judicial y busca acordar a través de una forma de pago –con cuotas para el 2018 y 2019– con dinero efectivo para la provincia y los municipios y otra parte importante en bonos que sean negociables en el mercado y que le permitan ahorrarlos como una especie de fondos anticíclicos y, eventualmente, hacerlos efectivos.

Con respecto a la polémica que se generó cuando el Ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quiso revisar la cantidad de empleados municipales que tiene Rosario, el gobernador Lifschitz advirtió: “El ministro Frigerio puede tener una opinión sobre cómo funciona la municipalidad de Rosario. Nosotros también tenemos opiniones de cómo funciona el gobierno nacional, son opiniones políticas. En términos institucionales, no corresponde que el gobierno nacional se intrometa en las decisiones autónomas de una provincia o de un municipio porque vivimos en un país federal”.

El mandatario santafesino sostuvo que “cada uno debe respetar el ámbito de gobierno para el cual fuimos elegidos en el marco de la legislación vigente y de un país que reconoce la autonomía de los municipios y de las provincias. A partir de allí son los ciudadanos los que están legitimados para tomar definiciones”.

En referencia a las áreas donde se trabaja conjuntamente, Lifschitz aseguró que hay algunas áreas que están más articuladas como la de Seguridad, Vivienda y Obras Hidráulicas. “Estamos avanzando pero hay otros recursos que contribuyen de manera más arbitraria pero lo hicieron todos los gobiernos nacionales. Gran parte de los recursos del Estado tendrían que establecerse con criterios equitativos para distribución en la provincia y no de manera arbitraria”, remarcó.

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top