// operativos-conjuntos-zona-sur-con-marca

Bandas narco en Rosario: Hubo 50 allanamientos simultáneos

Politica

En un operativo conjunto entre la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y la Tropa de Operaciones Especiales (TOE), se efectuaron 48 allanamientos en la zona sur de la ciudad.

Según las primeras versiones que deslizaron fuentes ligadas a las intervenciones policiales, se trata del corolario del marco de una investigación por la sucesión de homicidios ocurridos en los últimos tiempos por el enfrentamiento de las bandas de los Caminos, Funes y los Ungaro, que se disputan la venta de drogas en el territorio.

Según trascendió, uno e los detenidos es la mano derecha de Lautaro Lamparita Funes, referente de una de las bandas investigadas. El apresado tiene 18 años recién cumplidos, maneja armas y se le atribuyen varias muertes. Personal policial lo atrapó en uno de los bloques de calle Lola Mora.

Lamparita fue detenido en septiembre de 2017, apuntado como el líder de la banda de los Funes que asoló a vecinos de barrio Tablada con robos, escruches y venta de drogas.

Por el momento hay varios detenidos, entre ellos la novia de Funes. Se incautaron armas, chalecos antibalas y gran cantidad de marihuana y cocaína, según pudo saberse de manera extraoficial.

A través de su cuenta de Twitter, la ministra de Seguridad de la Nación celebró el éxito del operativo y ponderó el trabajo en conjunto de las fuerzas federales y provinciales.

Un barrio que amaneció conmocionado

Este jueves a a la mañana, en el horario en que muchos de los vecinos de Sánchez de Thompson al 200 bis salen de sus casas para ir a trabajar, se encontraron con una escena de película: calles sitiadas por patrulleros de la PSA, camionetas de las TOE y más de un centenar de agentes de ambas fuerzas rodeando las torres 6, 7 y 8 del complejo de barrio Municipal.

Cada una de las torres cuenta con unos 40 departamentos. Datos recogidos por El Ciudadano en el lugar por los pocos vecinos que quisieron hablar, dieron cuenta de que en cada uno de los pisos de los edificios en cuestión había al menos cuatro policías.

Por estas horas, los vecinos esperan con hermetismo el desenlace de los operativos. La mayoría no quiso salir de sus viviendas, incluso por temor muchos no fueron a sus trabajos. Con cautela, hay quienes observan el accionar policial desde las ventanas de sus casas.

El múltiple operativo de este jueves es el resultado de una investigación conjunta entre jueces federales y provinciales que libraron 48 órdenes de inspección para que se efectúen los allanamientos por asociación ilícita, venta y comercialización de droga, como también tenencia y portación de armas. “El objetivo es terminar con las disputas territoriales, ajustes de cuentas, venganzas y asesinatos entre los miembros de las bandas narco y acabar con el reguero de sangre que tiñe Rosario”, dijeron desde el Ministerio de Seguridad de la provincia.

De balas y casas usurpadas

Además de las balaceras, que son moneda corriente en la zona, hay reclamos de vecinos víctimas de usurpaciones de sus departamentos que luego son usados por grupos narcos para la venta de estupefacientes. Por temor a represalias, muchos de estos casos no son denunciados en la Fiscalía. Justamente, en la torre 6, una de las que fue allanada, se podían ver varias ventanas tapadas con ladrillos.

Saga de crímenes

El último homicidio ocurrió este martes y dentro del penal de Coronda: fue cuando agarraron adentro de su celda entre cuatro a Rubén Ariel Segovia, más conocido como Tubi. Mientras a ocho manos lo inmovilizaban con un cable alrededor del cuello, un quinto hombre le dio un facazo. Las autoridades del penal se desvincularon del crimen. Dijeron que el muchacho, de 29 años, debía estar aislado, en un sector de resguardo, pero que una orden judicial del mes pasado permitió su alojamiento en un régimen común con otros internos.

Los fiscales lo acusaron de tres homicidios cometidos en la segunda mitad de 2016, era el socio en barrio Tablada de Alexis Caminos, considerado jefe de una banda asentada en barrio Municipal. Ambos enfrentados a muerte con el clan Ungaro, dueño de barrio Grandoli, y sus socios en Tablada, los Funes. Todos barrios de zona sur que fueron testigos en los últimos 25 meses de sangrientos enfrentamientos entre facciones que más allá de las economías ilegales que se disputan (la venta de estupefacientes y los negocios de la barra brava de Newell’s) entraron en un espiral de venganzas del que no se salvan ni las madres.

Fuente: El Ciudadano

 

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top