// DSC_0017

Murphy fue sede del primer encuentro de autoconvocados por la agroecología

Politica

El sábado, la localidad de Murphy fue sede del primer encuentro de autoconvocados por la agroecología denominado “Sembrando Vida”. Tuvo sede en la plaza del pueblo y en el Centro Cultural. Hubo muestra de fotos, talleres de huerta agroecológica y compostaje, venta de productos, presentación del documental “Vuelta al monte”, música en vivo y la feria “Tierra Noble”.

La agroecología es un sistema productivo que coloca al hombre y al ambiente como centro en las decisiones. Por ello, el diseño de los predios debe realizarse de manera tal que se promueva la fertilidad natural del suelo, la preservación de la biodiversidad y el uso responsable de los bienes comunes.

Además, no debe utilizarse ningún producto de síntesis química, ni organismos genéticamente modificados. La producción agroecológica se vale del uso de productos biológicos, elaborados con elementos de origen vegetal, animal o mineral.

DSC_0024

Pioneros

Desde la organización, rescataron el surgimiento de espacios de este tipo, de los que no hay registro en la zona. Además de abierto a la comunidad, fue pensado también para productores y consumidores. La meta es mostrar que se puede producir, hacer agricultura o ganadería desde otro punto de vista al convencional.

Dijeron que la agroecología, “es un modelo de producción que conlleva un estilo de vida diferente” y destacaron que se produce sin químicos, “teniendo en cuenta el medioambiente, la salud de las personas (que consumen y producen) y dando trabajo genuino”. “Queremos volver a la imagen del campo lleno de gente”, aseguraron.

Por otra parte, aclararon: “Buscamos dentro del paradigma, volver a juntar a las personas y al productor con el consumidor. Tiene que ver con una producción diversa, trabajando con varios cultivos, preservando el medioambiente y el suelo como base del modelo de agricultura ecológica”.

DSC_0007

Sin químicos

Uno de los referentes de la movida, Gustavo Bustamente, sostuvo que le interesa lo que está pasando, porque “hay un gran problema que es la forma de producir los alimentos y de cómo estamos viviendo”. Asimismo, remarcó que viene de un modelo productivo donde pensaba que estaba en lo correcto.

“Empecé a ver otras cosas, distintas a las que decía la ciencia. Entonces desde hace diez años me empecé a mover y a juntar con profesionales. Juntamos todas las partes y reforzamos mucho lo que es la agroecología. Y notamos que en los últimos dos años creció mucho la movida”, se explayó.

Y amplió: “No es solo producir un alimento sano. Tiene que ver con el ambiente, el agua y la forma de vivir de uno. Y aprender a mirar cuánto daño hacemos con el modelo tradicional”

A su turno, la médica Estrella Díaz, que también estuvo presente con sus productos, como jarabes para la tos, gotas relajantes, digestivas, bálsamos labiales, cremas reparadoras con caléndula y diferentes tipos de té, destacó que todo lo que elabora es “fitoterapia agroecológica”: “No tiene pesticidas ni conservantes o colorantes. Es todo orgánico y natural”, ponderó.

Finalmente, aclaró: “Es un trabajo artesanal, que no solo está pensado en el pos del cuidado de la persona sino del planeta. Por eso el uso de la agroecología como medio sustentable. La idea en el caso de las medicinas, es que sean parte de la salud y la vida diaria para reconectarse un poco con la tierra”.

Nota y fotos: Transmedia VT

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top