// carcerola

Miles de personas protestan en varias ciudades de Honduras ante lo que consideran un fraude electoral

América

El Tribunal Electoral anuncia el reinicio del conteo de votos a pesar de la ausencia de los observadores del candidato Salvador Nasralla (foto 1: durante una protesta). El recuento oficial da la victoria al actual presidente Juan Orlando Hernández, siendo que el escrutinio provisorio arrojaba la victoria para Nasralla.

En protesta, miles de personas salieron ayer a las calles de Honduras en otra jornada de  manifestaciones convocadas por los seguidores del candidato opositor, que rechazan el resultado provisional de las elecciones, que sitúa por delante al presidente, Juan Orlando Hernández. Una semana después de los comicios, y sin resultado definitivo, el Tribunal Electoral anunció el reinicio del conteo de votos a pesar de la ausencia de los observadores de Nasralla.

A todos los graves problemas de pobreza, violencia y polarización política que arrastra, Honduras suma ahora la incertidumbre electoral en la que está sumido desde hace una semana.

Las concentraciones de rechazo en las principales ciudades del país se convocaron por la mañana para poder respetar el toque de queda impuesto por el Gobierno en el país y que prohíbe desde el jueves la libre circulación de personas y vehículos durante 12 horas a partir de las seis de la tarde. Desde entonces, cuando cae la noche, los gritos de “fuera JOH, fuera JOH”, en referencia a las siglas del nombre del presidente, Juan Orlando Hernández, son reemplazados por los cacerolazos desde los balcones ante la imposibilidad de pisar la calle.

Con el toque de queda, que cede el control de las calles a los militares, el Gobierno pretende frenar la violencia desatada durante la semana en varias partes del país, principalmente en la capital Tegucigalpa. Cientos de jóvenes han protestado en los últimos días en rechazo a lo que consideran un “fraude” electoral. Junto a ellos, grupos de encapuchados han levantado barricadas, cortado avenidas y protagonizado saqueos y destrozos en comercios. Los disturbios han dejado hasta el momento un centenar de detenidos y un joven muerto por arma de fuego, según varios testigos, aunque la oposición dice que el número de víctimas asciende a tres. Por incumplir el toque de queda hay otro medio millar de encarcelados.

La revista The Economist publicó ayer una grabación sobre supuestas irregularidades de los seguidores del presidente Juan Orlando Hernández a pie de urna el día de las elecciones.

En la misma se escucha a un miembro del Partido Nacional instruyendo a otros militantes de la formación sobre cómo introducir o contar los votos para que queden registrados en las actas a favor del actual presidente sin que haya inconsistencias.

Mientras, Honduras cumplió ayer una semana sin resultado electoral y con dos candidatos, Hernández y Nasralla, que se declaran vencedores y se proclamaron presidente del país de forma simultánea. Hace cuatro años los resultados se conocieron la misma noche, pero ahora, han pasado siete días sin que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) haya declarado un ganador.

Honduras disturbios

Apagón informático

Todas las miradas están puestas en el Instituto de Formación Profesional, convertido en un fortín donde se custodian las papeletas, y en el TSE, encargado del recuento. El centro de la discordia son al menos 1.030 actas, el 5,7% de los votos, sobre las que hay dudas. Nasralla, sin embargo, insiste en que son más de 5.000 papeletas las que tienen irregularidades y que deben recontarse todos los votos recibidos desde la noche del lunes, cuando un apagón informático de varias horas volteó completamente los primeros resultados.Nasralla se declaró ganador cuando se había escrutado el 58% de las actas, con una diferencia a su favor de cinco puntos. Esta se fue acortando a medida que llegaban los votos de las zonas rurales. Cuando se restableció el sistema informático, era Hernández quien aventajaba en un punto al popular a Nasralla.

“El problema es que el TSE depende del presidente de la República y la noche electoral ya logró retrasar el conteo”, denunció el opositor. Ese tribunal —formado por cuatro miembros, ninguno del partido de Nasralla o del expresidente Manuel Zelaya, unidos en esta ocasión en una alianza electoral— está presidido por David Matamoros, designado por el Gobierno. El resto fueron nombrados por partidos como el Liberal o el Democristiano, que apenas logró un puñado de votos en las últimas elecciones.

Ante las presiones de la Organización de Estados Americanos y la UE, el Tribunal Electoral ha ofrecido un conteo especial antes de proclamar los resultados definitivos. “Les vamos a dar todo lo que ustedes pidan, pero pidan y comprométanse con fechas exactas y momentos exactos para que podamos saber cómo procedemos. Y cuando digo les vamos a dar todo, es en todo lo que tiene que ver en la parte tecnológica, porque están pidiendo básicamente una auditoria de todo el sistema y eso puede tomar de 12 a 15 días”, dijo Matamoros antes de la revisión de las actas supuestamente irregulares, a la que se negaba a asistir la oposición en señal de protesta.

Fuente:  The Economist / El País

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top