// reina_isabel

Panamá Papers: cómo evadía la reina Isabel, una de las personas más ricas del mundo

Europa

Mientras en Argentina la difusión de nuevos documentos vuelve a salpicar a las más altas esferas del actual Gobierno, las nuevas revelaciones alcanzaron también a relevantes figuras mundiales.

Fue así que, según la nueva filtración, en 2005, el Ducado de Lancaster, del que proviene la mayoría de los ingresos para los gastos personales de la reina Elizabeth the Second,  Isabel II en nuestro idioma, invirtió 7,5 millones de dólares en Dover Street VI Cayman Fund LP, según los archivos de la firma de abogados ‘offshore’ Appleby. El fondo invirtió y se benefició de una compañía que desarrolló tecnologías de huellas dactilares para teléfonos móviles e hizo inversiones en farmacéuticas y otras empresas de alta tecnología. Otros inversores incluyeron universidades británicas y estadounidenses, un banco de Emiratos Árabes Unidos y fundaciones benéficas. En junio de 2008, el patrimonio de la soberana recibió alrededor de 360.000 dólares de beneficio.

El fondo en las Caimán también invirtió en una compañía de capital privado que controlaba BrightHouse, una firma británica de alquiler con opción a compra que ha sido criticada tanto por los reguladores de consumo como por el Parlamento por vender bienes del hogar a británicos en situación de necesidad, imponiéndoles para ello planes de pago con intereses anuales tan altos como el 99,9%. Desde al menos 2004 hasta 2010, el ducado también invirtió en el Fondo Jubileo de Retorno Absoluto (Jubilee Absolute Return Fund), con sede en Bermudas.

Estas revelaciones forman parte de la investigación mundial Paradise Papers, originalmente conocida como los “Panamá Papers”, basada en el análisis de 13,4 millones de documentos procedentes de dos proveedores de servicios ‘offshore’ de Bermudas (Appleby) y Singapur (Asiaciti Trust), y 19 registros mercantiles de jurisdicciones opacas. La filtración fue obtenida por el diario alemán ‘Süddeutsche Zeitung’, que la compartió con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) para dirigir el trabajo que se publica en 96 medios de todo el mundo, entre ellos, ‘The New York Times’, ‘The Guardian’, ‘Le Monde’ y El Confidencial y La Sexta en exclusiva para España.

Un portavoz de la monarca confirmó al diario inglés ‘The Guardian’ que el ducado tiene una inversión activa en el fondo de las Islas Caimán, aunque dijo no estar al tanto de la inversión en BrightHouse. La misma fuente confirmó la existencia de inversiones de este ducado en otras dos plazas ‘offshore’, aunque recalcó que la soberana paga voluntariamente impuestos por los ingresos del ducado y sus inversiones.

El Ducado de Lancaster es un portafolio que consiste en 18.454 hectáreas de tierra en Inglaterra y Gales y comprende la propiedad comercial, agrícola y residencial. Aunque está clasificado como propiedad privada de la reina y se hereda, la monarca no puede venderlo.

La reina, efectivamente, paga voluntariamente impuestos sobre los ingresos, pero las cuentas anuales no revelan la cantidad. Las ganancias de este ducado se utilizan principalmente para financiar las oficinas de los miembros de la familia real que ayudan a Isabel II en su rol de jefa de Estado: la princesa Ana, el duque de York, el conde y la condesa de Wessex, el duque de Kent, el duque y la duquesa de Gloucester y la princesa Alexandra, su prima hermana. El Ducado de Lancaster no cubre los costes de los viajes, que son pagados por los contribuyentes, y tampoco se hace cargo de las oficinas del príncipe Carlos, la duquesa de Cornualles, el duque y la duquesa de Cambridge y el príncipe Enrique, que son financiados por el Ducado de Cornualles.

reina

 Epígrafe: La reina Isabel II y el príncipe Felipe, junto a los príncipes Guillermo, Enrique y la duquesa de Cambridge, durante un desfile en Londres. (Reuters)

Por otra parte, la principal fuente del ingreso público de la reina proviene del Sovereign Grant o subvención soberana, un porcentaje fijo de las ganancias del Crown Estate o Patrimonio de la Corona, un negocio comercial inmobiliario independiente con uno de los portafolios más grandes en Reino Unido y un capital cuyo valor registró un récord histórico de 17 millones de dólares en 2014.

La mayoría de los activos de la cartera están en Londres, donde se incluye la popular Regent Street, una de las calles con más comercios de la capital británica. Pero también hay propiedades en Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Los terrenos incluyen el Gran Parque de Windsor y el hipódromo de Ascot, pero la mayor parte del portafolio está formada por propiedades residenciales, oficinas comerciales, tiendas y negocios y parques comerciales.

El Crown Estate se remonta a 1760, cuando el rey Jorge III llegó a un acuerdo con el Gobierno para que los ingresos excedentes de las tierras de la corona fueran destinados al Tesoro. A cambio de esto, el rey no tenía que pagar ni por los costos del gobierno civil ni por las deudas acumuladas por reyes anteriores, y recibiría un pago anual. Desde entonces, cada monarca que ha reinado ha renovado el pacto. En el marco del actual acuerdo de financiación, todas las ganancias del Crown Estate van al Tesoro y el 15% del dinero es entregado a la reina. En 2014, el Patrimonio de la Corona británica alcanzó un récord de ganancias de casi 450 millones de dólares.

Fuente: Agencias

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top