// d4b2b57a-177a-4093-b82e-a9fc27fb6739

Opinión: Lo que dejó la inauguración del Juzgado Federal en Venado

Mauro Camillato

Por Mauro Camillato

No hay duda que la inauguración del Juzgado Federal en Venado Tuerto es un hecho histórico, más teniendo en cuenta la pobreza de antecedentes de “inauguraciones” de trascendencia que ha tenido esta ciudad en los últimos años. Sin embargo algo parece cambiar con la reciente apertura del Hospital, y las ahora ya licitadas obras en el Parque Municipal y de remodelación de la sede del viejo nosocomio para la construcción de la ciudad judicial. Las paradojas del destino es que estas obras las realicen gobiernos de otro color político del que administra la ciudad, algo no demasiado común en la política argenta (aunque en el caso del Juzgado la iniciativa fue anterior a la llegada del macrismo al poder).

Pero además cabe destacar el trabajo articulado de distintos sectores políticos y de la sociedad civil venadense y regional que impulso sin mezquindades la apertura del Tribunal Federal. Modo que se viene reproduciendo desde hace años para lograr la construcción de la autopista de la 33 (dicho sea de paso, ¿empezará dicha obra este año después del anuncio del gobierno nacional del recorte en obras pública por la crisis del dólar?).

3df5e00e-3a82-420f-9f75-9d148e8daa2e

 ¿Juzgado Federal una solución al problema del narcotráfico?

No hay dudas que la existencia de un Juzgado Federal entre otras cosas le otorga otro estatus a la ciudad, a la vez permite la incorporación de nuevas fuentes laborales directa e indirectamente y le da una nueva dinámica.  Aunque lo primero que se destacó desde distintos ámbitos en la necesidad de su existencia para combatir el narcotráfico, casi sin tener en cuenta que en realidad la competencia es mucho más amplia abarcara además de lo criminal y correccional, lo civil y comercial, lo contencioso administrativo, laboral, leyes especiales y previsional.

Habrá que ver con el tiempo si su existencia permitirá combatir y en todo caso aminorar el fenómeno del narcotráfico en Venado y alrededores, aunque los antecedentes cercanos no demuestran tal cosa. Solo hace falta mirarse en el espejo de Rosario donde los casos más importantes de bandas vinculadas al negocio ilegal de la venta de drogas (Los Monos por ejemplo)  que además provocaron (y siguen provocando) una ola de homicidios culminaron siendo juzgado por la justicia provincial por delitos conexos y no por narcotráfico. Recién después que la justicia santafesina los encarcelará ingresó en el tema la Federal. Además la otra pregunta necesaria de hacerse es con qué fuerza policial se realizarán las investigaciones respectivas, cuando los cuadros de Gendarmería o de la propia Policía Federal en nuestra ciudad  son mínimos.

De todos modos y quizás para un debate posterior (y para otra nota) queda poder discernir sobre el fracaso de la persecución penal en la lucha contra la droga  y quizás la necesaria apertura de las discusiones sobre la posibilidad de ir paulatinamente hacia una legalización parcial por lo menos de las sustancias menos nocivas. A propósito ayer se celebró una nueva edición de la Marcha Mundial de la Marihuana con importante convocatorias en ciudades como Rosario y Buenos Aires.

20180504_111640_resized

Una ausencia que se hizo presente

Por otra parte, el acto de apertura del Juzgado Federal en Venado también dejó sus perlitas políticas. Es que por supuesto como en todo evento de este tipo no faltaron “los codazos” de aquellos que querían salir en la foto de ocasión, sabedores que la misma les permitirá trascender en los medios de comunicación y ahora también en las redes sociales (ese nuevo espacio de disputa política).

Fueron varios los que quisieron ser partícipes de los discursos de ocasión pero el protocolo a cargo de la Cámara Federal de Apelaciones de Rosario fue muy estricto y solo le permitió hablar como la autoridad política local al intendente, José Luis Freyre (los otros oradores fueron: Miguel Piedecasas, presidente del Consejo de la Magistratura y la camarista federal Elida Vidal). Un par se quedaron mascullando bronca porque no les permitieron decir unas palabras.

Mientras él que decidió tener un sorprendente bajo perfil fue el senador provincial, Lisandro Enrico, quien ni siquiera culmino ingresando (se quedó en el pasillo de ingreso) al primer acto que se realizó en el subsuelo de la Cámara de Apelaciones en lo Penal. Si luego, concurrió al corte de cinta en la sede del Juzgado, pero tampoco decidió tomar un rol protagónico. Paradójicamente fue el mismo Freyre quien le otorgó visibilidad intentando hacer lo contrario, ya que no lo nombró en su discurso (eso que dedicó a mencionar a varios dirigentes). Pero además el intendente hizo mención de manera indirecta su crítica al polémico proyecto de ley que desfederaliza el delito de narcomenudeo (después en rueda de prensa hizo una crítica más directa). Dicho proyecto es impulsado hace tiempo por el senador venadense y ahora cuenta con el apoyo del gobernador, Miguel Lifschitz.

Así a pesar de elegir pasar casi desapercibido Enrico consiguió tener un rol protagónico, ya que no solo Freyre lo hizo visible en su intento de ningunearlo en su discurso sino que además los distintos protagonistas  en las entrevistas  posteriores al acto se refirieron al proyecto de desfederalización de los delitos de narcomenudeo.

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top