// a70f1e66-a0f8-4bd2-b778-fe841003d11d

Opinión: A 42 años del golpe, la concesión eléctrica sigue siendo la gran deuda de la democracia venadense

Mauro Camillato

Por Mauro Camillato

Hace dos años exactos escribíamos: “A 40 años del último golpe de estado (hoy 42) no hay dudas que la democracia todavía tiene muchas deudas. Quizás como nunca existe un consenso general en la Argentina detrás del Nunca Más, solo quedan algunos pocos trasnochados que extrañan aquellas épocas. Ese es el gran triunfo de la democracia en nuestro país, más allá de algunas consideraciones puntuales al respecto que todavía quedan por discutir”.

En ese sentido, posteriormente agregamos: “(…) es necesario más que nunca ir por las deudas pendientes. Por ejemplo la derogación de más de 600 leyes/decretos que fueron pergeñados por la dictadura y todavía siguen vigentes (la ley de entidades financieras, entre otras)”.

Para luego contextualizar con la realidad local y rememorar: “Pero si hablamos de leyes/decretos por acá también tenemos nuestras deudas y en Venado Tuerto existen muchas ordenanzas/decretos vigentes que nunca fueron derogadas y que perjudican a la población venadense. Un claro ejemplo que viene al caso  en estos últimos días es el decreto/ordenanza 1145/83 que otorga la concesión del servicio de prestación de energía eléctrica por 20 años a la Cooperativa Eléctrica (CEVT). Y que encima en plena democracia en 1999 fue confirmado mediante la ordenanza Nº 2726  y extendido su vigencia por 18 años más”.

 fcc933bb-8946-4cde-9505-b612ff2ebbc7

Por supuesto, la nota es más extensa y hasta podríamos repetirla tal cual para demostrar que por aquí nada cambió, todo sigue igual. De hecho en aquel momento nos ilusionábamos ya que parecía que la clase política se “había puesto los pantalones largos”  y obligaría a la CEVT a sentarse en una comisión redactora del nuevo contrato de concesión. Así fue como presionados por la gente que había salido a la calle a protestar por los aumentos de tarifa (lo mismo que sucedió días atrás) los eléctricos acudieron a un par de reuniones, pero luego desaparecieron dejando a concejales y miembros del Ejecutivo “pintados al óleo”.

Sin embargo los legisladores avanzaron solos con el nuevo contrato y lo culminaron de redactar  (se puede ver en el siguiente link) pero el que  después  también se “borró” fue el propio Ejecutivo, que nunca más dio su opinión al respecto. Ahora, presionado por las nuevas protestas el intendente, José Luis Freyre, acercó una serie de consideraciones al respecto (claro que después de un año y medio que los ediles lo terminaron).

De todos modos a esta altura de las circunstancias no hay dudas que la clase política sigue teniendo (cuanto menos) una actitud genuflexa hacía la CEVT.

La historia

Me sigo autoplagiando: el decreto/ordenanza 1145/83 fue sellada un  21 de octubre del 83  a pocos días del final del gobierno de facto (¿casualidad?) y tiene la firma del entonces intendente, Héctor Pelosso y entre otros del, en aquel momento,  secretario de Hacienda, Carlos Bondone (el mismo que después volvería al mismo cargo de la mano de Roberto Scott). Luego ya en plena democracia en 1999 se aprobó a las apuradas la ordenanza  Nº 2726 que estipulaba en su principal punto: Extender la vigencia de la concesión municipal de que goza la Cooperativa Ltda., de Consumo Popular de Electricidad y Servicios Anexos de Venado Tuerto, y cuyo vencimiento operará el 21 de octubre del año 2003, por el término de dieciocho (18) años a contar de dicha fecha (…)”.

 firmas2232

La excusa esbozada en aquel momento para apurar la extensión de la concesión (a pesar que todavía tenía cuatro años por delante) fue que era inminente la privatización de la Empresa Provincial de Energía y que por ende, había salvaguardar a la CEVT como entidad supuestamente sin fines de lucro. También vale la pena rememorar que la votación en el Concejo fue reñida y que casi la totalidad el bloque scottista votó en contra (en aquel momento Roberto Scott y la CEVT/ Luz y Fuerza estaban enfrentados por los intereses políticos del gremio, después se aliaron), a excepción del entonces concejal Alberto Turcato (hoy delegado del Defensor del Pueblo en la región), que culminó acompañando. Otro de los concejales que levantó la mano fue el hoy senador provincial, Lisandro Enrico. Actores que se repiten.

Así el contrato de concesión al cual se aferra la CEVT tiene solo seis páginas (una simple comparación para tener en cuenta, el contrato de concesión de la Cooperativa de Obras Sanitarias supera las 220 páginas)  y le permite literalmente “hacer lo que quiera”, casi sin obligaciones y por supuesto autoriza a la entidad a fijar la tarifa sin necesidad de consultar a nadie. Esto es un hecho insólito teniendo en cuenta que la electricidad es un  servicio público esencial para nuestras vidas y por ende la responsabilidad de su prestación le corresponde al Estado que tiene la obligación de velar porque el servicio se preste en las mejores condiciones y que su costo para el ciudadano sea el menor posible (en todo caso debe garantizarlo para todos).

tarifas3334

Por supuesto, no es el caso de nuestra ciudad, donde un gobierno de facto definió otorgar una concesión por demás de precaria y que, encima, los consiguientes gobiernos democráticos no hicieron nada  (todo lo contrario) para cambiar esta realidad.

La clara consecuencia es un servicio carísimo (algunos sostienen que es uno de los más alto del país) que golpea principalmente a los que menos tienen y que hoy vuelve a estar en el centro de la polémica después de la (lamentable) decisión del gobierno nacional de la quita de subsidios a la energía eléctrica. Claro está, cuando se parte de una base alta, el incremento en los bolsillos es más impactante.

……..

Insisto con afirmar una y otra vez que “la culpa” más importante de los aumentos la tiene la durísima decisión del gobierno nacional de quitar los subsidios a la tarifa eléctrica sin ningún tipo de salvavidas a mano. Una verdadera locura de un gobierno al que le falta sensibilidad social y cree que un país se maneja con planilla de Excel.

a7882282-8ea1-4aad-9e6e-72be43777c14

Pero es lógico que la gente se manifieste contra la CEVT, primero por una cuestión de cercanía (cuando las protestas fueron por el tema de seguridad, los ciudadanos reclamaron en la Municipalidad, a pesar que la seguridad es potestad de la provincia): segundo porque la entidad local con su histórica forma de proceder ha provocado cierto distanciamiento de los asociados y tercero, fundamentalmente porque la tarifa nuestra sigue siendo una de las más cara del país.

De hecho el hermetismo eléctrico es tal (a pesar de ser una entidad cooperativa que es de los asociados, o sea de todos nosotros)  que nunca dejaron trascender la estructura de costo que tienen. Es más se niegan a dar los datos a los propios concejales o a cualquier asociado cada vez que se lo piden. El presidente del Concejo, Fabián Vernetti, sostuvo que el valor del kilowatts comprado a la Empresa Provincial de la Energía “a veces lo quintuplican”.

Mientras a pesar de la limitación que impone el precario contrato de concesión, la clase política local deja (¿solo deja?) que la CEVT se le “ría en la cara”. Lo hacen cuando acuden absolutamente todos (ver foto al final del párrafo)  como “ovejitas” sobre el cierre del 2017 al auditorio del edificio de Mitre y Belgrano a escuchar a los representantes de la entidad que les avisan que se venían los aumentos. Como dijimos también en nota escrita como balance del año pasado: “es increíble que la misma entidad que sigue negándose a suscribir un nuevo contrato de concesión que reemplace el precario vigente (que entre otras cosas les permite variar las tarifas sin consultar a nadie) logre sentar a la mayoría de  nuestros políticos en su ámbito sin que nadie, aunque sea,  les recuerde semejante falta”.

2017122608434151c17932987438db34310ed9cb6bd36c_med

O recientemente, cuando el ahora ex representante del Concejo Municipal en la CEVT, Francisco Paris, termina renunciando, aduciendo que a veces ni lo dejaban entrar a las reuniones del consejo de administración de la entidad. ¿Por qué no lo denunció antes?.

No hay dudas que la actitud de la clase política (con pocas excepciones)  fue históricamente en muchos casos de complicidad o de genuflexión y solo actúan espasmódicamente ante el reclamo de la gente. Lo hicieron en el 2015 y después sacaron el tema de la agenda, de hecho no figuró en ninguna de las propuestas de la campaña del año pasado.

A 42 años del golpe cívico-militar quizás venga bien recordar también que en nuestra ciudad todavía perdura un decreto/ordenanza realizado por un gobierno de facto y que encima fue refrendado de manera “sospechosa” durante la democracia.

af683125-003e-435e-9014-13c8e40edeb9

 Ver notas citadas y relacionadas anteriores en Venado 24: 

El problema eléctrico: La tarifa como consecuencia de la precaria concesión y el encubrimiento político

La concesión eléctrica, la gran deuda de la democracia venadense

La Cooperativa, vos, yo y ellos

Comentá esta nota!

comentarios

También te puede interesar:

Back to Top